¡Que viva la tutela!

"¿Qué pasaría con nosotros y las relaciones de poder que nos median sin aquella maravilla jurídica?"

Por: Manuel Alejandro Angulo González
febrero 08, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Que viva la tutela!
Foto: Pixabay

"Yo no sé cuántos aquí han hecho uso de la tutela, la tutela es una vaina peleadísima, un instrumento del cual cada ciudadano tiene derecho a pelear contra ese estado" (Jaime Garzón).

Las dinámicas de crecimiento y progreso de todas las sociedades en el mundo han estado mediadas por el conflicto. Luego, también es de indicar que bajo este paradigma la civilización ha entendido que: “mejor sociedad no es la que carece de conflicto sino la que encuentra los medios más eficientes para dirimirlos”.

En este sentido, es de considerarse que las dinámicas de la sociedad colombiana históricamente no han estado caracterizadas por la búsqueda y concreción de los medios que posibiliten aliviar las tensiones individuales y colectivas y que el estado, lejos de ser un catalizador de las diferencias, ha mostrado sistematicidad en sus formas incomprensibles, en su poder abusivo y en su olvido permanente.

Ahora, teniendo en cuenta este difícil contexto, como ciudadano considero que merece la pena detenerse después de tres décadas de su vigencia y realizarle un homenaje al que quizás es el instrumento más importante para la democracia colombiana, la tutela.

Dicho homenaje, me gustaría consolidarlo a través de un ejercicio lógico. Será básicamente suponer su inexistencia como mecanismo de protección de derechos fundamentales en el devenir de cotidianidad del colombiano de a pie. ¿Qué hubiese pasado con los más de 220.000 colombianos que año a año acuden a la administración de justicia, confiando en la capacidad del juez para la recepción de un medicamento impagable o un procedimiento médico no reconocido por las EPS?, ¿qué hubiese sucedido si les fuese tan fácil y arbitrario suspender a un estudiante porque el color de su pelo no es compatible con los manuales de convivencia, si fuese imposible suspender el embarazo para una mujer violada, o decidir despedirse del mundo dignamente porque el estado lo prohíbe?

Así mismo, ¿cuántos acueductos construidos en la periferia?, ¿cuántas opiniones respaldadas por la carta? ¿Qué hubiese sucedido con la libertad de un reo?, ¿un alcalde arrestado por incumplimiento?, ¿animales y fuentes hídricas que ahora poseen derechos y en efecto protección?, ¿personas que hoy haciendo uso de su libertad de expresión en la mitad de un parque se fuman un bareto? Ninguno de estos escenarios fuese posible sin esta figura jurídica.

Dicha inventiva de nuestros constituyentes nos permite hacer un balance hacia una sociedad mejor o por lo menos más civilizada, una que se permite confrontar la amenaza y el abuso a su dignidad teniendo como mediador al estado con suficiente celeridad. Así pues, valdría la pena preguntarse: ¿cuántos ciudadanos en los diferentes países cuentan con la fortuna de protegerse de los abusos?, ¿qué pasaría con nosotros y las relaciones de poder que nos median sin aquella maravilla jurídica?

Señores, lejos de cualquier caudillo vociferante o aquel modelo representativo que no representa a nadie, el milagro de la democracia colombiana es la acción de tutela. Nuestra tarea como ciudadanos será protegerla ante las infaltables amenazas por parte de grupos que reconocen su poder y entienden la necesidad de reducirla o limitarla a través de reformas en aras de contrarrestar la magnitud. Se puede tener en una sociedad empoderada que se conduce a la modernidad y respeta la libertad individual, ¡que viva la tutela! Y se quede para siempre.

-.
0
La hija de Gabo, el secreto mejor guardado

La hija de Gabo, el secreto mejor guardado

John Claro, el exconcejal que tiene a raya a Rodolfo Hernández con 35 procesos disciplinarios

John Claro, el exconcejal que tiene a raya a Rodolfo Hernández con 35 procesos disciplinarios

La historia oculta de Mayorquín, el asesor descabezado de María Paula Correa

La historia oculta de Mayorquín, el asesor descabezado de María Paula Correa

El trago amargo de Luis Carlos Restrepo en su asilo en Canadá

El trago amargo de Luis Carlos Restrepo en su asilo en Canadá

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus