¿Podrá Biden hacer que Estados Unidos "lidere" el mundo nuevamente?

Hoy existe un mundo multipolar, en donde EE. UU. dejó de ser un país hegemónico. ¿Habrá forma de que el presidente electo le dé la vuelta a esa situación?

Por: Carlos Santa María
noviembre 25, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Podrá Biden hacer que Estados Unidos
Foto: Christopher Dilts for Obama for America. Flickr CC BY-NC-SA 2.0

La creencia en el Destino Manifiesto, en tanto una doctrina de fe según la cual a una nación o pueblo le ha sido encomendado por Dios dirigir el mundo como policía castigador, es el más grave flagelo a la humanidad, que condujo a genocidios, guerras, crisis económicas, ecológicas, de salud, desempleo, golpes de estado y todas las acciones más aborrecibles que puedan suceder a los seres humanos.

El principal representante de esta ideología ha sido Estados Unidos, el cual consecuentemente con esta filosofía antihumana comenzó con el exterminio de los indígenas para colonizar el "oeste", ocultado a través del proyecto fílmico que cambió la percepción histórica haciendo creer que los soldados y colonos fueron los "buenos" y las etnias los "malos’" con lo cual se escondió el primer holocausto del periodo denominado Edad Contemporánea.

Actualmente, con la elección de Joe Biden como candidato de las élites transnacionales a la presidencia de EE. UU., y dado el declive que ha tenido este régimen en el sistema planetario atribuido erróneamente solo a Donald Trump, el nuevo mandatario ha realizado un discurso en el cual ha sostenido que Estados Unidos está presto para “liderar el mundo” y “regresar a la arena internacional”. Asimismo, aseguró que volverá a sentarse a la cabeza de la mesa, para desafiar a sus adversarios, no rechazar los aliados y preparado para defender sus valores, especialmente al recibir llamadas de líderes internacionales que le expresaron expectativas de que EUA reafirme su papel como líder global "en el Pacífico, el Atlántico y a lo largo del mundo".

Al respecto, si por liderazgo se entiende haber permanecido en guerras más de 200 años de su vida institucional, descargar la primera bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki, apoyar todos los golpes de estado en países que buscaban su soberanía con dignidad, sostener bloqueos en forma de crímenes de lesa humanidad contra decenas de pueblos como Irán, Cuba, Venezuela, Corea del Norte, o coaccionar a Siria, Irak, El Líbano, entre otros, es absolutamente cierto.

Sin embargo, en este sentido afortunadamente siempre han existido naciones que no se han dejado amedrentar pese a los castigos y crímenes impuestos a sus gobiernos democráticos, estando muchas de ellas en pleno ascenso pese a las sanciones unilaterales.

Hoy día, EE. UU. no lidera las más grandes organizaciones económicas y políticas como Naciones Unidas, el grupo BRICS, la organización de Cooperación de Shanghái, el G77 más China, el Pacto Nuclear con Irán, la APEC (Cooperación Económica de Asia y el Pacífico), así como el mayor acuerdo comercial del mundo llamado la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el cual excluye a Estados Unidos. Las recientes derrotas de este régimen en la ONU son cada vez más dicientes.

El FMI o el BM ya han sido expuestos como instituciones dedicadas a la explotación de territorios y riquezas a través de contratos y préstamos leoninos, injustos. La OMC se encuentra en contradicciones internas también.

En América Latina, los pueblos se han cansado de ser esos patios traseros y hoy desean convertirse en protagonistas de la vida internacional para lo cual eligen gobiernos no corruptos ni sumisos. Hay nuevos vientos de cambio y más allá de exigir investigaciones de asesinatos que nunca fructifican, lo que piden es cambio de presidente como en Chile, en Ecuador, en Brasil, Guatemala, incluso existen corrientes cada vez más fuertes en Colombia pese al riesgo mortal para los líderes o lideresas. Bolivia es la radiografía más clara del descalabro del régimen estadounidense y marca una tendencia multilateral por sobre el unilateralismo.

En términos reales, EE. UU. no ha podido con Venezuela, sometido a ataques terroristas o golpistas, congelación y robo de fondos, quien ha convocado a las urnas el próximo 6 de diciembre a fin de elegir a los 277 diputados de la AN (Asamblea Nacional) para el período 2021-2026, independiente de EUA, la Unión Europea o los debilitados miembros del Grupo de Lima.

En la práctica, China maneja su mar territorial y ha detenido el afán expansionista de EE. UU. con principios sólidos ante cualquier atentado a su integridad; Rusia ha dado un golpe tremendo al presunto poder norteño con Crimea y hoy día con la vacuna Sputnik V; Corea del Norte se ha vuelto intocable, Irán continúa su desarrollo integral y la alianza con países soberanos, lo que demuestra que el mundo no admite un gendarme macabro en este hogar llamado Tierra.

Es evidente que hoy existe un mundo multipolar en sus perspectivas y donde EE. UU. dejó de ser país hegemónico al ser superado por China en el campo de la economía, la tecnología 5 G y ahora 6G; por Rusia en lo científico como superpotencia nuclear, tecnológica, militar, junto a una posición común de esperanza y soberanía de naciones con fervor popular que han derrotado al terrorismo de ISIS- Al-Qaeda en el Medio Oriente como Irán, Siria, Irak. Parece ser que en la arena política mundial las decisiones trascendentales están en la vereda opuesta de EE. UU.

Biden, en un reconocimiento que EUA ya no es el líder hegemónico, destacó la importancia de la diplomacia y que Washington no perderá a partir de ahora el tiempo en “intervenciones innecesarias”, aunque mantendrá “a los enemigos bajo control y a los terroristas a distancia”, complementado por Kamala Harris, la vicepresidenta, quien ha asegurado que el país debe reincorporarse al mundo y reconstruir sus alianzas. Se esperaría que el nuevo gabinete tenga una visión similar y honesta, sobrepasando la retórica coyuntural.

El anuncio de regresar a los Acuerdos del Cambio Climático es importante, aunque el campo del geopoder es donde se perfilan las verdaderas intenciones profundas de este nuevo gobernante y las élites que representa, ya que lo único correcto es compensar a los países víctimas por los daños causados. Lo que sí es cierto es que nunca más serán los líderes globales "en el Pacífico, el Atlántico y a lo largo del mundo" castigados por proponer la guerra o el menoscabo de lo humano como su primera enmienda a los derechos de las personas que habitan este planeta.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Biden aumenta su ventaja sobre Trump en las intenciones de voto

Biden aumenta su ventaja sobre Trump en las intenciones de voto

Nota Ciudadana
El nuevo conflicto entre Rusia, Turquía y la OTAN

El nuevo conflicto entre Rusia, Turquía y la OTAN

Nota Ciudadana
Caricatura: Hasta nunca, Mr. Trump

Caricatura: Hasta nunca, Mr. Trump

Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares por la cabeza de Iván Márquez

Estados Unidos ofrece 10 millones de dólares por la cabeza de Iván Márquez