¿Para dónde va la alianza de Colombia Humana con la Unión Patriótica?

La fusión va más allá de las elecciones de octubre, lo que le da más trascendencia a este hecho político

Por: Tiberio Gutiérrez Echeverri
mayo 27, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Para dónde va la alianza de Colombia Humana con la Unión Patriótica?
Foto: Twitter @AidaAvellaE

La fusión entre la Colombia Humana de Gustavo Petro y la Unión Patriótica —UP— encabezada por Aída Avella se anunciará muy pronto, después de llegar a un acuerdo que se viene gestando desde hace varios meses y en los que algunos hombres cercanos a Petro jugaron un papel clave. La movida va más allá de una alianza electoral para octubre, con la que además los candidatos de Colombia Humana podrán tener aval, será una especie de nuevo partido llamado Colombia Humana-UP, con logo incluido, con lo que tendrán personería jurídica, algo que el senador no logró obtener en los dos intentos en que la buscó, pero el Consejo Nacional Electoral.

Las2orillas, mayo 24 de 2019.

Lo que viene ahora es la metodología para elegir las coordinadoras municipales del partido y los candidatos a los concejos municipales, lo mismo que a las asambleas departamentales, así como candidatos de coalición a las alcaldías municipales y a las gobernaciones departamentales que, además de divulgar el programa, sirvan para jalonar la votación de las listas a los concejos y a las asambleas.

Además habrá reforma de estatutos, nuevo logo, y actualización del programa. Como dice la noticia, “la fusión va más allá de la alianza para las elecciones de octubre”, lo que está relevando la importancia y trascendencia del hecho político.

De tal manera que en la ciudad de Medellín, en el departamento de Antioquia y en todo el país se abre un espacio político nuevo, con grandes perspectivas para avanzar en la construcción del frente amplio por la paz con justicia social, desde luego si se trabaja con espíritu unitario, con la organización y movilización de masas, y con una política de alianzas con los sectores democráticos orientada hacia construcción del poder local y regional, en la perspectiva de un próximo gobierno nacional democrático y popular.

Es decir que se ha creado una nueva situación política, con amplias perspectivas de desarrollo para el movimiento popular, donde los militantes y los dirigentes tendrán que demostrar en la práctica su capacidad de iniciativa, audacia, creatividad y organización para conducir colectivamente el reclamo y la movilización unitaria de las masas populares, elaborando las consignas apropiadas del momento político. Para esto es necesario el estudio concreto de las realidades económicas, políticas, sociales, culturales, ambientales e institucionales de las regiones y localidades, de tal manera que la Escuela Regional Socioeconómica de Medellín y del Área Metropolitana del Valle de Aburrá adquiere una relevancia de primer orden para plantearla en los nuevos términos organizativos del nuevo partido político y de los demás sectores progresistas de la ciudad.

La idea es que en cada comuna de Medellín, de los demás municipios del área metropolitana y en general en el departamento de Antioquia, haya un nodo coordinador del nuevo partido compenetrado con el conocimiento de la junta administradora local, con los problemas más sentidos de la gente del común, de los espacios y mecanismos de participación ciudadana como los presupuestos participativos, las veedurías ciudadanas, las consultas populares, las revocatorias de mandato, los comités de usuarios de servicios públicos domiciliarios y demás espacios de participación consagrados en la Constitución del 91.

En este sentido, hay que aprovechar la experiencia con el Polo Democrático para saber manejar las contradicciones no antagónicas en el seno del pueblo con métodos democráticos que nos permitan superar las dificultades, recogiendo lo bueno que permite avanzar y desechando lo malo que impide el desarrollo.

En esta nueva etapa hay una diferencia esencial que pone al movimiento popular en otro plano más avanzado y de mayor calidad política: el apoyo franco a la implementación y desarrollo de los acuerdos de paz, y la personalidad de su dirigente nacional, quien sacó ocho millones de votos en la segunda vuelta presidencial, aglutinando un sector muy importante de la indignación y de la oposición democrática nacional.

Es decir, tenemos el dirigente nacional, la personalidad, el líder y el programa democrático popular para poder congregar en un frente amplio la opinión democrática nacional para un gobierno de transición hacia un nuevo estado, una nueva economía y una nueva democracia en Colombia.

Por supuesto que hay que asumir un nuevo estilo y unos nuevos métodos de trabajo y de relación con las masas populares, que permitan crecer renovando el lenguaje y la conducta práctica de los militantes de base y de los dirigentes regionales y locales. En este aspecto jugará un papel trascendental en la batalla de ideas por la creación del nuevo movimiento democrático, la utilización de las nuevas tecnologías de la informática y de las telecomunicaciones de punta. El manejo de la de radio, de la televisión y de las redes sociales será definitivo para posicionar la nueva imagen del nuevo partido.

La Colombia Humana-UP tendrá que saber aprovechar la profunda crisis multiforme que atraviesa el gobierno y el sistema político dominante, teniendo a la mano las propuestas concretas de solución a los problemas más acuciantes de las masas populares y de los grandes problemas nacionales, y elaborando un programa mínimo para las elecciones locales y regionales.

Al nuevo partido podrán ingresar todas aquellas personas y movimientos que acepten su programa, estén relacionadas con un centro coordinador de la comuna o del barrio, y aporten en cualquier forma al desarrollo del movimiento democrático, respetando la idiosincrasia de los distintos sectores sociales, religiosos, LGBTI, afros e indígenas que estén a favor de construir la paz democrática.

El nuevo partido deberá practicar una clara política de alianzas con los sectores democráticos que luchan por la paz, diferenciando muy bien el verdadero contradictor en el momento político que estamos viviendo, a nivel nacional e internacional.

  • Deberá apropiarse de la cultura popular alternativa excluida y marginada en las comunas populares de las grandes ciudades para convertirla en herramienta de lucha por la vida, la paz y la democracia, propugnando por la organización de los trabajadores del arte y de la cultura.
  • Trabajará intensamente por crecer en el movimiento estudiantil universitario y de secundaria, además en el sector de los desempleados, ambientalistas, defensores de los animales, trabajadores del comercio, los independientes e informales.
  • Participará en las elecciones para las juntas administradoras locales y estará atento al desarrollo de una política para superar el problema de las bandas de narcotraficantes y extorsionistas en las comunas populares.
  • Denunciará y hará propuestas concretas frente al problema de hacinamiento y falta de calidad en el programa de cobertura en la educación primera y preescolar, elaborará una propuesta para la financiación de la educación de los sectores juveniles de las comunas más deprimidas económicamente, en las tecnologías modernas de comunicación y telecomunicaciones.
  • Se preocupará por la creación y desarrollo de las organizaciones populares y de las capas medias, ayudando a formular programas y plataformas de lucha para los sectores económicos y sociales respectivos.
  • Tendrá una política de denuncia frente a la corrupción nacional, regional y local; impulsará las veedurías ciudadanas para el control de la inversión de los dineros públicos en los planes y programas de obras públicas; denunciará la corrupción en Hidroituango, así como la defensa de una de las empresas públicas más importantes del departamento.
  • Luchará por la creación del Área Metropolitana en el Oriente Antioqueño y por los planes de desarrollo de las subregiones del departamento teniendo en cuenta su vocación económica, las ventajas competitivas y la creación de los polos de desarrollo en cada una de las subregiones del departamento.
  • Enfocará con interés primordial el problema de la vivienda en Medellín y del área metropolitana ligándolo a la lucha por la democratización del espacio público, del desarrollo del hábitat, de las vías de comunicación y sobre todo impulsando la lucha por un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que tenga en cuenta el derecho de la gente al desarrollo y expansión de una ciudad humana y democrática.
  • Denunciará la prostitución infantil, el trabajo infantil y toda forma de violencia intrafamiliar.
  • Defenderá los derechos de los “cannabicultores” a la dosis personal de la marihuana, luchando por su legalización para la utilización medicinal y para el uso de esparcimiento, así como elaborando una política para el control medicinal de la drogadicción.
  • Tendrá prelación con los indígenas y demás desplazados y víctimas de la violencia, con programas de restitución de tierras o de una vida digna en la ciudad.
  • Poseerá una organización horizontal basada en los nodos por comuna, quienes eligen los delegados para la conformación de la coordinadora municipal, quienes a su vez elegirán a las coordinadoras departamentales.
  • Buscará combinar la democracia representativa con la democracia participativa, ligando el debate parlamentario a la lucha de masas, la lucha reivindicativa a la lucha electoral; agitando en las comunas los proyectos de ley que favorezcan a las mayorías, como la reforma pensional, la reforma a la salud, la reforma a la educación, la reforma política, la ley de tierras, el catastro multipropósito, los planes de desarrollo con enfoque territorial (PDET), especialmente en los trece municipios priorizados en Antioquia en la subregión del Bajo Cauca, Norte y Nordeste.

Como tarea inmediata se propone la conformación de las coordinadoras municipales que asumirán el trabajo de organizar la implementación política, administrativa, publicitaria, financiera y logística para las elecciones de octubre, determinando las listas para el concejo municipal, la asamblea departamental y las alianzas para alcaldía y gobernación.

Solo quedan cuatro meses para desarrollar esta tarea, por lo cual las coordinadoras deben estar listas a más tardar para el 15 de junio, teniendo en cuenta que de la claridad e importancia que se le asigne a este compromiso va depender el arranque del nuevo partido como un acontecimiento político trascendental para el futuro desarrollo democrático de Colombia.

Las anteriores reflexiones se escribieron con base en la información periodística de Las2orillas del día 24 de mayo de 2019. Otras fuentes aclaran que se trata solamente de una coalición para las elecciones de octubre. De cualquier manera es un paso importante en el desarrollo de la unidad de los sectores democráticos.

 

-.
0
6685
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Petro retoma las plazas, ahora para armar partido

Petro retoma las plazas, ahora para armar partido

Nota Ciudadana
María José Pizarro encabeza la lista de la decencia a la Cámara de Bogotá

María José Pizarro encabeza la lista de la decencia a la Cámara de Bogotá

Nota Ciudadana
Petro no expropiará tierras, ni empresas ni apartamentos

Petro no expropiará tierras, ni empresas ni apartamentos

La movida de Petro con la UP para tener personería jurídica

La movida de Petro con la UP para tener personería jurídica