Otra victoria colombiana en las carreteras europeas

En la París-Niza 2019, más específicamente en la etapa 7, Daniel Martínez, Egan Bernal y Nairo Quintana nos llenaron de orgullo. Una narración de la carrera

Por: Sergio Carmona
Marzo 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Otra victoria colombiana en las carreteras europeas
Foto: Instagram @eganbernal

Faltando 10 km para que el grupo en la punta de la etapa llegara a la meta, la atención estaba en los pedalazos de Philippe Gilbert que se había metido en la fuga del día y amenazaba el primer puesto. El equipo británico Sky, interesado en el tema y con el Polaco Michał Kwiatkowski como líder, decide apretar el pelotón y pone en esta tarea al colombiano Sebastián Henao que en 2 km selecciona el pelotón al poner ritmo de locomotora a la persecución.

Mientras eso, más adelante en la ruta, el británico Simon Yates, del equipo australiano Mitchelton-Scott, último campeón de la vuelta a España, lanza un torpedo que destroza el grupo de punta. Solo emerge el colombiano Miguel Ángel López del equipo Kazajo Astana, quien resiste sin siquiera inmutarse. Ahora eran dos los candidatos, la etapa parecía sentenciada. Varias veces Yates lanza cañonazos demoledores, se para en pedales y aprieta a ritmo infernal durante 10 o 15 segundos en las rampas finales de la etapa reina de la Carrera París-Niza en Francia.

Regresando atrás, Henao es relevado en su trabajo por su compatriota Ivan Sosa, conocido en Europa como “La joya”, reciente adquisición del Sky. En cuestión de 100 metros del jalonazo que produce el intercambio en la persecución hace que el pelotón se termina de partir en mil pedazos. Kwiatkowski a rueda siente el latigazo, la presión aumenta. Existe la amenaza de que todo lo hecho hasta este instante no valga nada, Gilbert solo debe seguir su ritmo de experto clasicomano para asegurar el primer puesto en la general. Prácticamente, el campeonato de la carrera queda para el equipo belga Deceuninc-Quick-Step, con reciente cambio de franquicia. Un sueño verdadero.

Adelante López responde con artillería pesada, sube como si tuviera una capa. Comentan en la transmisión en vivo. A Yates se le ve, como pocas veces, incómodo. Llegan curvas en herradura que bordean el precipicio que va dejando el ascenso. Dos hombres como náufragos después del ataque del submarino inglés logran la hazaña: conectar a los gladiadores de punta. El francés Nicolas Edet del equipo Cofidis y el colombiano Daniel Martínez del equipo estadounidense Education First. Ahora son 4 a por la victoria de etapa. No se ha decidido nada aún. A 3 km para el final, Edet no es convidado de palo y lanza zarpazos. Martínez les entra salvajemente por un costado, Yates se sostiene, lucha, clava las uñas en el pavimento, López sonríe.

Una cámara toma en primer plano la cara de Kwiatkowski, está descompuesto, frena la persecución. Más adelante Gilbert, ya en una posición intermedia por las explosiones en el frente, no suelta, aprieta los dientes, conoce el sabor de la miel en los labios. Tour de Flandes, Giro de Lombardía, Lieja-Bastoña-Lieja, algunos de los pergaminos de este “monstruo” belga.

Debió ser una decisión difícil, no podían tomarse un minuto más. Las circunstancias, la carretera, la vida es dura si no tienes piernas. Sosa debe aumentar el ritmo, Kwiatkowski es honesto y les pide que se vayan, sabe que en este momento es un lastre. El director del Sky se va con toda con Egan Bernal, catalogado como “la maravilla colombiana” por los medios deportivos especializados. Ya no hay pelotón. Sosa y Bernal deben recortar a Gilbert, sacrifican a Kwiato, pero Bernal puede quedar líder de la carrera. Primero el equipo.

López es el favorito de la etapa por las credenciales. El progreso, el escenario, Vinokúrov dándole algún dato. Yates se descuenta, la pólvora no es eterna, Edet se queda en la fiesta. Martínez y López abren el boquete faltando 1 kilómetro para la meta. Se muestra el joven Martínez poniendo en apuros al experimentado López. La cuestión ahora está sentenciada entre el de Soacha, Cundinamarca, por parte de los norteamericanos y entre el de Pesca, Boyacá, por parte de los asiáticos-europeos. 500 metros para el final. Máximo desempeño posible.

Atrás la diferencia parece controlarse y Sosa continúa a la caza de Gilbert. Tras el colador que supuso el dúo Henao-Sosa. Uno del pelotón, que se mantuvo tranquilo, fue beneficiado con la película que hasta el momento vivía el Sky. El colombiano Nairo Quintana fue el único que no pudo reventar la maquinaria del Sky. A 2 km, Sosa se abre Bernal toma el azadón por el mango, Quintana se mantiene serio.

200 metros para la gloria. Martínez lanza el sprint. López reacciona a tiempo. En una técnica similar a la del Toro, hecha popular por Rigoberto Urán, Martínez sostiene el embalaje, aumentando la velocidad de punta y a 30 metros suelta a López. Impresionante victoria, bálsamo divino.

Quintana activa sus reactores termonucleares para escalar posiciones en la general, si deja clavado a Bernal, el equipo Español Movistar se lleva el premio gordo. Parado en los pedales Quintana disfruta, Bernal abre la boca desesperado para tomar más aire tiene la mirada perdida, se sostiene, al final aguanta. No cede tiempo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
192

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus