Los misterios que encierra el número 6 y por qué no es tan malo como parece

Si por pura ociosidad sumas los dígitos que componen este año, va a dar 2 +0 +2 +2 = 6. El 6 es el primer número perfecto, según Euclides. ¿Pasará algo bueno?

Por: César Curvelo
mayo 06, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Los misterios que encierra el número 6 y por qué no es tan malo como parece
Foto: Pixabay

Si por pura ociosidad sumas los dígitos que componen este año ―¡ojo, este es el de los tres paticos y uno de mis huevitos, como dijo el otro!―, te va a dar 2 +0 +2 +2 = 6. Por tanto, a meter baza y vara alta con el seis.

¿Y por qué o para qué diantres te quiero hablar del seis?

Pues acontece que en esta terráquea vuelta al Sol pende de una finísima crin electoral, como espada de Damocles, el futuro inmediato de la patria y por tanto debemos luchar, como gatas y gatos boca arriba, por la renovación en la dirección técnica de nuestra gloriosa Selección País-Estado-Nación.

De ninguna manera me refiero al seis negativista que fue el puesto del fracasado equipo Colombia eliminado del mundial de Catar. Como antaño, habrá que irle a Brasil, Argentina, Méjico, Ecuador y Uruguay. Y a Perú, si el 13 de junio gana el repechaje ante el vencedor del partido Emiratos Árabes Unidos vs. Australia, juego a realizarse el 7 de junio. ¡Ah!, y también a Costa Rica, si vence en otra batalla de racamandaca a Nueva Zelanda.

Comienzo diciéndote que el 6 es el primer número perfecto según Euclides, matemático eleno de la Antigüedad conocido como “El Padre de la Geometría”, quien así lo denominó por ser igual a la suma de sus divisores: 1, 2 y 3. Los de múltiplos, 3.141592... ―pi― y raíces cuadradas amplían esto.

El 6 es el número atómico del carbono, símbolo C, pilar fundamental de la química orgánica. Este elemento, básico en todo ser vivo, se caracteriza por contar con una formidable capacidad para formar polímeros a temperaturas medias como las encontradas en este punto azul pálido, como le dijo Carl Sagan a la Tierra. Tiene un libro de idéntico nombre.

Hay 6 tipos de cuarks, que son las partículas que interactúan conformando la materia nuclear de los átomos, o sea protones y neutrones. Según la física son: U por el inglés up, arriba; D por down, abajo; C por charm, encanto; S por strange, extraño; T por top, cima; y B por bottom, fondo.

6 países son libres gracias a las tropas independentistas al mando de Simón Bolívar: Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá. Esta última se separó de la ex Nueva Granada.

Son 6 los continentes si asumimos que Euroasia ―o Asiateura― son dos, tal como lo acepta la mayoría de la geógrafos. Son entonces Asia, Aviayala ―o Avya Yala: suena igual―, África, Europa, Australia y Antártida.

Hubo reyezuelos y papas VI. Puestos anónimos seis en miles de competencias. El inmortal Camilo Sexto. Calles y carreras sextas. Pisos y locales seis. Los seis lúdicos del dominó, el dado y las cartas de la baraja. Y el sexi 6 en la posición kamasútrica de los chupaflores, o sea la del 69.

Muchos temas musicales mencionan el 6. Me pego a esta jacarandosa pista investigativa con pista bailable para seguir adelante con la fiesta seisista.

Una famosa composición para niños es Los seis patitos. Hay una versión en La Granja de Zenón, canal El Reino Infantil, el portal en castellano con más suscritos de YouTube. Desde el principio del video, el patico negro es el líder: “...había un patito muy especial, guiaba a todos con su cuac-cuac... ¡cuac, cuac, cuac! ¡cuac, cuac, cuac!”

Brillan y suenan, a todo timbal, las canciones con el 6 en mi salsoteca.

El seis chorreao, de autoría de Hugo Blanco y Ricardo Rey, interpretado por Richie Ray, Bobby Cruz y Chivirico Dávila, una joya ancestral que suena desde que entran los bre-bre y repica en las emisoras en época de navidad. Es la que inicia... “Cuando llegue nochebuena, me voy pa casa e' Ramón a comer arroz con dulce, y el rabito del lechón. Y pasteles bien picantes, como los cocina Flor, mucho turrón alicante y un buen palito de ron...”

“Seis... seis... lindas cubanas: La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Santa Clara, Camagüey y Oriente donde nació Mariana Grajales...”, dice la charanga Seis lindas cubanas. El arreglo Tres lindas cubanas es del compositor de Antonio Romeu, luego adaptado con el nombre indicado. Hay varias versiones. Mi preferida es la metida en Pachanga Midley, con Ricardo Rey. ¡Ahí na ma!

A las seis, del compositor Jimmy Sabater, llevada a las ondas sonoras por el Joe Cuba Sextette ―más adelante dedicamos un espacio a grupos de seis músicos―, con la voz eterna de Cheo Feliciano. “A las seis es la cita. No te olvides de ir. Pa bailar la pachanga con Ester y Fifí...”

El número seis, del mismo Jimmy Sabater. “Apúrate maquinista que hace tiempo estoy esperando el número seis...”. ¡Vaya, son boricua!

Tren de Seis, con la Billo´s Caracas Boys. “Hace un año te estás yendo y no te vas. Si te vas, corazoncito, que te vaya bien. Y ándate ligerito que te deja el tren. En el tren del seis, en el tren de seis puedes irte...”

Pongamos otros 6 temas: Antes de las seis, en la voz de lira de Shakira; Cita a las seis, del Grupo Mandingo; 6:00 a.m., con Santiago Cruz; Seis, con Luis Cepeda; Seis, de Ana Guerra; y el 11 y 6, de Fito Páez.

Veamos los sextetos: The New Swing Sextet, con temas como Cum cumbele, Coquero y Think drinkPienso tomando―; Sexteto La Playa, con Promesas de cumbiambera y Me Voy pa Las Villas; el Sexteto de Joe Cuba, con Pachanga brava, Yo vine pa´ ve y El pito; La Plata Sextette, con The Don José pachanga; y el Sexteto Juventud, que grabó éxitos como Caramelo e´ chocolate, Una sola bandera y Vestida de blanco.

Mejor dicho, lo que hay es ful música seisera para poner en discotecas, estaderos y tiendas estos fines de semana con vestidas de novia a bordo.

¡Huyuyúi, con tanta cháchara casi se me pasa!: 6, por colocación al rompe visual en el tarjetón presidencial, es el recuadro a marcar por el candidato Gustavo “Franseisco” Petro y su compañera de fórmula “Franseisa” Márquez. Sí, sí, ya sé que es Francisco y Francia. No pude evitar el acomodaticio injerto en los nombres de pila.

Espero que, aquí y allá, puedas llevar este mensaje de ¡cambio, cambio!, a boca llena y sin pelos en la lengua. Si es que eres del club de la innovación.

Digamos adiós a esta “enseisclopedia” machacona recordando que, a primera hora del Génesis, Dios dijo:

―Hágase la luz.

¡Y seis...o la luz!

-.
0
Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus