La pelea por los 800 mil votos cristianos

Este es el peso electoral del Mira y Colombia Justa Libres y la líder Claudia Castellanos, además de otros movimientos que hasta Petro está tentando a conquistar

Por:
septiembre 23, 2021
La pelea por los 800 mil votos cristianos

María Luisa Piraquive solo tenía 7 años cuando tuvo su primera pesadilla en la que un apocalipsis destruía el mundo mientras Dios le pedía escoger las almas que eran dignas de ir al cielo. Quince años después, Piraquive cumplió el pedido divino, fundó con Luis Eduardo Moreno, predicador de una iglesia Pentecostal, su congregación cristiana a la que bautizaron Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo. Hoy Piraquive cuenta con 2.500.000 fieles, su fortaleza está en el exterior, tiene presencia en 50 países y 481 sedes de culto en el país, en uno de cada cinco municipios, hay una iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo.

Hace 20 años, la santandereana creó el movimiento Independiente de Renovación Absoluta (MIRA), que hoy es dirigido por Carlos Eduardo Guervara. Desde el año 2001 el Mira se convirtió en una fuerza política a tener en cuenta, y lo que comenzó con la elección de un concejal, terminó con tres senadores y un representante a la Cámara. Pero más allá de las curules que puedan ocupar, lo que diferencia a la colectividad política y religiosa es su disciplina electoral.

En 2014 al día siguiente de conocerse los resultados de las elecciones al congreso, el Partido Mira empezó a trabajar para demandar los resultados electorales ante el Consejo de Estado. A la cabeza de lista al senado y para entonces el presidente del partido, Carlos Alberto Baena, las cuentas no le daban. Tenía la seguridad de que había ocurrido un fraude y lo iban a demostrar con pruebas irrefutables. Su base electoral disciplinada proveniente en buena parte de los más de 500.000 fieles de la Iglesia le permitía saber casi al milímetro con cuantos votos contaban. Algo irregular había ocurrido y darían la batalla a fondo. En una tarea maratónica el Partido Mira organizó un equipo para buscar e identificar dónde se había dado el posible sabotaje, manipulación o fraude que le había trasladado los votos a otros partidos en detrimento del suyo. En menos de un mes revisaron más de 95.000 mesas de votación que les permitió ubicar inconsistencias en el escrutinio final, que se realiza de manera manual.

Al final, el Mira logró demostrar que les habían robado por lo menos 16 mil votos y que otros 195 mil en todo el país fueron votos fantasmas. El Concejo de Estado anuló dichos votos y le entregó al partido lo que era suyo. Cuando apenas faltaba un año para que se volvieran a dar las elecciones de 2018, el Mira recuperó sus 3 curules en el Senado, una victoria pocas veces vista. Algo que alertó a los demás partidos, pues la disciplina de los cristianos a la hora de votar se convertía en una garantía para pensar en las futuras elecciones.

| Te puede interesar:

¡Trampa en las elecciones de 2014! ¿Cómo la hicieron y por qué se puede repetir?

El Mira no es el único partido cristiano con una fuerza importante en el país. El pastor y senador John Milton Rodríguez hoy dirige una de las colectividades religiosas más importantes. De joven tuvo que crecer en la dureza de Siloé, el barrio en el que las bandas criminales se pelean en barreras invisibles. A finales de los 90, Rodríguez con escasos 30 años, logró reunir un puñado de cristianos en su iglesia Misión Paz a las Naciones.

John Milton Rodríguez fue uno de los grandes líderes de la campaña por el no a los Acuerdos de Paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc con la que se anotó un triunfo el 2 de octubre de 2016 cuando ganó el No. Rodríguez aprovechó su estadía en La Habana para reunirse con otros voceros cristianos. A diferencia del MIRA, creó una coalición en la que se fusionaron dos movimientos políticos: el de Colombia Justa conformado por Rodríguez, el pastor Eduardo Cañas y el pastor Héctor Pardo con el del Movimiento Libres liderado por Ricardo Arias Mora quien había sido gerente del Fondo Nacional del Ahorro.

Libres no era un movimiento desconocido en el panorama político. En el 2015, participó en elecciones regionales cuando el ingeniero Ricardo Arias fue candidato a la Alcaldía de Bogotá. Aunque era un rostro desconocido, obtuvo más de 90 mil votos y se posicionó en el quinto lugar, siendo Enrique Peñalosa el elegido para llegar al Palacio de Liévano. El apoyo de John Milton Rodríguez le sirvió al Ubeimar Delgado para llegar a la gobernación del Valle del Cauca en el 2012. A cambio, Delgado designó a Diego Ramiro Obando, miembro de la Asociación de Ministros Cristianos Evangélicos del Valle, como secretario de Desarrollo Social.

En el 2017, se fundó el partido Colombia Justa Libres. A solo un año de la coalición, se anotaron en las elecciones 431.506 votos, lo necesario para constituirse como partido político. Ganaron 4 curules en el Congreso, tres en el Senado que fueron delegados a John Milton Rodríguez, Eduardo Emilio Pacheco y Edgar Enrique Palacio, y uno en la Cámara en representación de Carlos Eduardo Acosta.

A pesar de su triunfo electoral, Colombia Justa Libres enfrentó 12 demandas realizadas por ciudadanos, movimientos, el partido Conservador y el Mira en las que se exigía un reconteo de votos por presuntas irregularidades en el escrutinio de la Registraduría e inclusive se habló de un posible fraude. Tras luchar por dos años, el 17 de marzo de 2021, John Milton Rodríguez se anotó la victoria cuando el Consejo de Estado decidió ratificar la personería jurídica de Colombia Justa Libres y confirmó sus cuatro curules en el Congreso.

Foto: John Milton Rodríguez ha sabido conquistar votos a través de su iglesia y su partido. Hoy es una fuerza de peso en el Congreso.

En el 2018, el Mira sorprendió en las votaciones con 327 mil votos en el Senado. La disciplina y constancia de los miembros de la iglesia y el partido se reflejó en las urnas, sus fieles en el exterior fue clave y también la de Caquetá, Risaralda y Quindío. En este último departamento, inclusive apoyaron la candidatura del actual gobernador Roberto Jairo Jaramillo, militante del partido Liberal. En su capital, Armenia, el partido Colombia Justa Libres puso candidato a la alcaldía, Héctor Fabio Hincapié, líder espiritual de una de sus iglesias y exasesor de comunicaciones de presidencia.

El presidente del Mira es Carlos Eduardo Guevara, cercano al exsenador Carlos Baena y el primer miembro del partido en ocupar un cargo público. Guevara llegó al Senado con más de 66 mil votos, pero Ana Paola Agudelo obtuvo la mayor votación,70 mil votos, ya en el 2014 había saltado a la Cámara de Representantes gracias a la votación por circunscripción territorial de colombianos en el exterior del Mira. Por su parte, Aydeé Lizarazo Cubillos se quedó con la tercera curul en el Senado, con 57.428 votos de los cuales 18.572 se los ganó en el Quindío. En la Cámara de Representantes, el Mira tiene una curul en cabeza de Irma Luz Herrera.

Hoy la tercera fuerza cristiana más importante en el país sea tal vez la de la senadora Claudia Rodríguez de Castellanos, la primera mujer evangélica en llegar al Senado en la historia del país. Rodríguez creó, junto a su esposo, César Castellanos, la Misión Carismática Internacional en 1983 que hoy reúne 200 mil fieles en 180 sedes en Colombia y en países como Brasil y Estados Unidos. Con otros líderes evangélicos, Rodríguez fundó el Partido Nacional Cristiano en 1991, con el que llegó al Senado con 27.296. El incondicional apoyo de Claudia a Álvaro Uribe en su campaña presidencial, le garantizó la embajada de Brasil en el 2004. En el 2006, con el velo de Cambio Radical gracias a un acuerdo con el líder del partido, Germán Vargas Lleras, Rodríguez llegó al Senado. Tres años después, saltó al partido de La U.

Al igual que los líderes cristianos del Movimiento Colombia Justa y el Movimiento Justas Libres, Castellano fue invitada personalmente a Cuba por Uribe para ser una de sus negociadoras en los Acuerdos de Paz que apoyaba el No. La Misión Carismática Internacional fue fundamental en la votación, determinada a que gana el No, la iglesia de los Rodríguez Castellanos logró recoger 60 mil firmas en su iglesia. En el 2018, Rodríguez volvió al Senado, una vez más, con Cambio Radical mientras que su hija, la pastora Sara Castellano, es concejal de Bogotá por el Partido Liberal.

Estos líderes cristianos y guías espirituales alistan baterías para el 2022. Por iniciativa de María Luisa Piraquive, se está cocinando una coalición cristiana que iría bajo el movimiento Nos Une Colombia que uniría al Mira y Colombia Justa Libres para aumentar las nueve curules que ya tienen en el Congreso: cuatro del Mira, cuatro de Colombia Justa Libres y la de Claudia Rodríguez Castellanos. En Nos Une Colombia también participarían Compromiso Cívico Cristiano con la Comunidad (C4) que tiene como líder a Jimmy Chamorro, el exsenador del partido de La U, y otros movimientos próvida. De consolidarse en un solo movimientos, los cristianos podrían volver a sorprender como lo hicieron en el 2018 al sumar entre todos 787 mil votos.

-.
0
5800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los tres periodos del Pacto Histórico, ¿necesidad o advertencia?

Los tres periodos del Pacto Histórico, ¿necesidad o advertencia?

Nota Ciudadana
Unas elecciones con tintes carnavalescos

Unas elecciones con tintes carnavalescos

Nota Ciudadana
Emel Rojas liderará la lista cristiana de Colombia Justa Libres en Bogotá

Emel Rojas liderará la lista cristiana de Colombia Justa Libres en Bogotá

Nota Ciudadana
¡Un cambio es posible!

¡Un cambio es posible!