La guerra no viene en camino, ¡ya comenzó!

No son teorías de conspiración, cada vez es más evidente: el expresidente Uribe está desplegando una serie de estrategias y mecanismos silenciosos para este fin

Por: Pablo Enrique Triana Ballesteros.
Marzo 19, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La guerra no viene en camino, ¡ya comenzó!
Foto: Leonel Cordero/ Las2orillas

Cuando Hitler llevó al borde de la hecatombe a casi todo el mundo y a la totalidad de Europa, nadie presintió al inicio que tal cosa pudiera suceder. Si alguien hubiera dicho al inicio de su campaña que tal personaje iba a hacer todo lo que finalmente terminó haciendo, seguramente, lo hubieran tildado de loco o fanático de las teorías de la conspiración. Ese es el mayor escudo de los regímenes totalitarios y de los tiranos camuflados de mesías. “El mejor truco del diablo es hacer creer que no existe” (Usual suspects, 1995).

Sin embargo, para nadie es un secreto el carácter dictatorial del senador y expresidente Uribe. De hecho, precisamente hasta eso es lo que pareciera encantarles a sus seguidores, que más que ciudadanos con cierta filiación política, parecen más una secta de fundamentalistas que no dimensionan el despeñadero por el cual nos está llevando a todos, con tal de que se mantenga “la ley y el orden”.

No obstante, vale la pena recordar un aforismo que expresó Platón al respecto miles de años atrás: “yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte”.

Y aunque a muchos de los seguidores de “la mano firme y el corazón grande” pudiera parecerles que es mejor estar en el barco del más fuerte y no en el de “los perdedores”, lo cierto es que valdría la pena que se pregutaran en qué nave se encuentran realmente.

Desde antes de que Duque fuera elegido como candidato del Centro Democrático para la presidencia de la República de Colombia, ya se decía a manera de chiste “yo voto por el que diga Uribe”. Y una vez designada esta posición también era un secreto a voces que dicho candidato no sería más que un títere del ex mandatario que ya se encontraba muy cómodo y hacendoso moviendo y organizando sus fichas en el Congreso.

Pero para no caer en especulaciones, analicemos los hechos:

Desde que llegó Duque al gobierno se despidió al director del Archivo General de la Nación, donde reposan documentos del extinto DAS, los cuales podrían incriminar al expresidente Uribe, y en su lugar se puso a un hombre de confianza del uribismo.

Lo mismo sucedió con el director del Centro Nacional de Memoria Histórica y la directora de la Biblioteca Nacional, entidades que, casualmente, también resguardan un acervo documental y archivístico de alta relevancia para esclarecer los crímenes de lesa humanidad que pesan sobre el senador Uribe. Así como, actualmente, se está haciendo trizas la JEP, mecanismo por el que, como cosa rara, también podría llegar a ser juzgado “El Gran Colombiano”.

Como si fuera poco, en las escuelas públicas comenzó a promoverse el uso de unas cartillas de historia que, sin disimulo alguno, presentan a Uribe como un prócer que lo único que hizo con su política de Seguridad Democrática fue salvar la Patria mientras fue presidente de Colombia (por supuesto, nada de los falsos positivos o las desapariciones forzadas o asesinatos de testigos o líderes sociales figura en ellas).

Del mismo modo, desde que Duque asumió la Presidencia, la censura en el periodismo se hizo manifiesta, como lo evidenció el caso de Los puros criollos; caso que, afortunadamente, no pasó desapercibido y decantó en la movilización del gremio de periodistas y de la opinión pública y conllevó a la renuncia del dirigente del canal.

Sin embargo, esta pequeña victoria, no menguó en absoluto los esfuerzos por sesgar y castrar el pensamiento crítico que cuestione las acciones del uribismo, que ahora por medio de una de sus fichas, el representante a la Cámara Edward Rodríguez radicó por estos días un proyecto de ley que busca que “profesores a los que se les compruebe que constriñen o tratan de involucrar a sus estudiantes en algún tipo de ideología política o desarrollan proselitismo en las aulas de clase puedan ser multados y sancionados”.

Ahora bien, por bonito que esto le pueda sonar a algunos o algunas, ¿qué se entiende por “constreñir, tratar de involucrar a los estudiantes en algún tipo de ideología política, o desarrollar proselitismo en las aulas”?

¿Incentivar el pensamiento crítico, cuestionar la evidente manipulación mediática, promover lecturas como las de reconocidos teóricos como Noam Chomsky, Jürgen Habermas, o Slavoj Zizek? ¿O simplemente ponerle una calificación que no sea del agrado del estudiante, puesto que el mencionado proyecto de ley, lo que pretende es incentivar al estudiantado para que denuncie al profesor que a él o a ella le parezca que incurre en este supuesto “proselitismo” y así pueda ser sancionado con castigos absurdos como la pérdida de su tarjeta profesional y la imposibilidad de ejercer la docencia por periodos irrisorios?

¿No será más bien que el señor Uribe está echando mano de todos sus recursos y fichas cuidadosa y estratégicamente organizados para desplegar mecanismos de dominación y control silenciosos que establezcan una sola verdad y generen un relato único; el suyo?

¿Y de ser así a dónde nos va a llevar esto? ¿A redes de informantes que denuncien a todo aquel o aquella que le incomode para que sea desaparecido en casas de pique, o vestido con trajes camuflados y botas pantaneras y presentado como un peligroso narcoterrorista, cuando a lo mejor, su único delito fue haber nacido pobre u opinar en contra del relato hegemónico?

¿En serio queremos vivir en una sociedad dominada por el miedo y la coerción? ¿Una sociedad en la que las fuerzas policiales puedan agredir a bolillo y cacha de pistola a personas en silla de ruedas, o imponer multas a poetas callejeros (como el joven Jesús Espicasa) por difundir su arte en Usaquén, o a vendedores ambulantes que lo único que quieren es ganarse el sustento diario que les permite sobrevivir en una sociedad abyectamente neoliberal donde los Uribes cada vez tienen más y más fanegadas de tierra en sus fincas como El Ubérrimo de 103 hectáreas, por medio de “incuestionables” políticas como Agro Ingreso Seguro?

¿De verdad nosotros, los ciudadanos promedio, somos quienes estamos en la rosca de los poderosos, que por cierto deberían ser servidores públicos y no réplicas anquilosadas de una monarquía tiránica, déspota y decadente que se lucra con la explotación de la fuerza de trabajo de las clases menos favorecidas?

¿A usted querido lector, en realidad, no le afectó en nada que le hayan puesto IVA a la canasta familiar o que la solución que da la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez ante las protestas que suscitó la eliminación de los subsidios para los estratos 1,2 y 3, sea que vayan y compren nuevos electrodomésticos para ahorrar energía?

¿Fuera de chiste piensa que las crisis Hidroituango o del Chocó o el Cauca o la Guajira, con niños muriendo de hambre mientras enviamos millones de pesos en ayudas humanitarias que nadie nos ha pedido a Venezuela, tan solo para servir a los intereses particulares de la agenda geopolítica de Estados Unidos, no tienen nada que ver con usted?

¿Qué hace falta para que despertemos y digamos no más? ¿Que un día sea su hijo o hija quien aparezca como un falso positivo por el simple hecho de pensar diferente o expresar su arte de cualquier forma que al gobierno no le parezca?

Por favor abramos los ojos de una vez y recordemos que libros como Rebelión en la granja, 1984 de George Orwell, o Un mundo feliz de Aldous Huxley o películas como V for Vendetta del director James McTeigue no son simples obras de ficción, teorías de la conspiración, o delirios de mamertos desocupados, sino la advertencia histórica de sociedades que en su momento tampoco vieron a tiempo que Hitler era Hitler.

No esperemos a vivir los horrores de la dictadura que ya se ciñe sobre nuestro horizonte para escribir obras maravillosas como las mencionadas anteriormente cuando, al fin, comprendamos que la guerra no comenzó en un futuro distópico en el que los muertos ya no fueron otros, sino los nuestros. La guerra no viene en camino, ya comenzó. La horrible noche, nunca cesó.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
74414

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
El pantallazo del trino de Uribe

El pantallazo del trino de Uribe

¿Cuáles son los hechos que comprometerían a Uribe Vélez en el surgimiento del paramilitarismo en Antioquia?

¿Cuáles son los hechos que comprometerían a Uribe Vélez en el surgimiento del paramilitarismo en Antioquia?

Nota Ciudadana
Caricatura: División en el Centro Democrático

Caricatura: División en el Centro Democrático

El almuerzo con chequera de Guillermo Botero a Duque que cosechó

El almuerzo con chequera de Guillermo Botero a Duque que cosechó