Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

La buena o mala suerte de Humberto de la Calle

El negociador de La Habana, que no se fue por firmas, será el candidato del gavirismo y el santismo, cuyos líderes están de capa caída y con muy baja aceptación del electorado

Por:
Octubre 11, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La buena o mala suerte de Humberto de la Calle
Humberto de la Calle será el ‘Candidato de la Paz’, y su votación eventualmente representará no la posición de la ciudadanía ante la paz pero sí la calificación a los acuerdos

Siguen las cábalas, más que sobre quién será el próximo presidente, sobre quiénes serán los candidatos que pasarán a segunda vuelta.

En este momento pareciera despejarse en algo el panorama en cuanto a la alineación de las corrientes que en principio representan los partidos.

Por un lado la alianza entre el uribismo y Cambio Radical se presenta como inminente.

De los candidatos del uribismo ninguno parece tener opción real de entusiasmar al electorado; Uribe no se puede arriesgar a quedar no solo sin candidato para pelear la segunda vuelta sino perdido entre las demás fuerzas minoritarias; en otras palabras necesita apoyar un candidato que le asegure ‘estar en la pelea’. Se la tiene que jugar a un buen resultado en las elecciones al Congreso, pero, aún siendo ahí donde su nombre arrastra, será alrededor de las cabezas de los aspirantes a la presidencia que más se definirán los votantes.

Vargas Lleras muestra la fuerza aparente para disputar un puesto para pasar a la siguiente elección; pero no solo ‘no la tiene segura’ sino que, en la medida que logre unirse al Centro Democrático, aspiraría a ganar en primera vuelta. Y no le beneficia competir con ese partido por los votos de la derecha, dándose la posibilidad que esa división los saque a ambos del segundo escenario. Todo distanciamiento del Gobierno lo es también de Santos -en especial si es del proceso de Paz o de los Acuerdos por él firmados-; y todo distanciamiento de Santos es un acercamiento a Uribe; es lo que estamos ya viendo.

 

 Vargas Lleras muestra la fuerza para disputar un puesto en  la siguiente elección;
pero no solo ‘no la tiene segura’ sino que,
en la medida que logre unirse al Centro Democrático, aspiraría a ganar en primera vuelta

 

Por otro lado la alianza Partido Liberal- Partido de la U es prácticamente un hecho cumplido en la medida que es alrededor de la defensa de esos Acuerdos de Paz, lo cual motiva aún más la tendencia a la unión de sus críticos; y aunque la alianza de las derechas podría diferirse para formalizarse en la segunda vuelta (arriesgándose a que ninguno pase), lo concreto es que se encuentran desde ya comprometidos a formar coalición para buscar la presidencia.

En estos momentos los dos bloques -santismo y uribismo- están interesados desde el punto de vista electoral en profundizar una polarizaión alrededor del tema de la paz.

Y la unión del gavirismo y de Santos es la que garantiza que seguirá la candidatura de De la Calle. Es claro que Gaviria se la jugará -o ya se la jugó- con él, y por supuesto lo sacará como candidato del Partido Liberal -probablemente en forma mañosa como lo es ya por la ilegalidad de su propia proclamación como Director Único de esa colectividadl-; y aunque Santos no es un modelo de lealtad ni de gratitud, si de la Calle sigue presentando su candidatura como gestor del proceso, el presidente no encontraría forma de que sea presentable apoyar a otro candidato; en el mejor de los casos si Humberto de la Calle ‘no despega’ lo máximo que le quedaría como posibilidad sería declarar una neutralidad.

La polarización de ‘Paz o Guerra’ es ficticia por cuanto por un lado, aún si se modificaran los acuerdos, no es posible el retorno o la reconstrucción de la insurgencia de las Farc; reorganizar y rearmar esa estructura militar sería muy difícil, pero aún más que los de la tropa que ya recibieron la amnistía y los beneficios de los cuales ya disfrutan renuncien a ello para lanzarse a una guerra por lo que ya se sabe que es un imposible como es la toma del poder por las armas, y una lucha sin propósito puesto que ya no existe lo que era la propuesta del modelo de Estado alternativo.

Por otro lado ya es reconocido que el desarme de las Farc no es la Paz, y que ésta depende es de las reformas o ajustes que emanen del posconflicto.

Pero el hecho es que ambas partes usan y usarán la retórica sobre la cual han logrado sus votaciones.

Así las cosas, y a menos que los medios permitan debates sobre temas de más realidad y trascendencia, Humberto de la Calle será el ‘Candidato de la Paz’, motivo de ataques y respaldos que poco tienen que ver con él mismo, pero personaje sobre el cual convergirán las controversias, y la votación por él eventualmente representará no la posición de la ciudadnía ante la paz pero sí la calificación a los acuerdos.

Teniendo en cuenta que el gavirismo -hoy Partido Liberal Oficialista- prácticamente perdió todo el electorado de lo que era el liberalismo; que Gaviria mismo es el expresidente con menos aceptación y su propuesta neoliberal con más rechazo en el país; y que la descalificación a la gestión de Santos es la más alta de cualquier Gobierno, no se sabe si lo que tiene de la Calle al no irse por firmas es la buena o la mala suerte de ser el candidato de ellos.

 

 

Publicidad
0
1438
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Juan Manuel López

Las Farc cumpliendo, ¿y el Gobierno qué?

Las Farc cumpliendo, ¿y el Gobierno qué?

Lo que debe preocupar no es el incumplimiento del gobierno ante la guerrilla puesto que este ha sido negociado, sino el cumplimiento con el resto de los colombianos
Gaviria, César del Partido Liberal como Nerón viendo el incendio de Roma

Gaviria, César del Partido Liberal como Nerón viendo el incendio de Roma

El éxito de Gaviria solo consolida la situación catastrófica del partido y el mal momento del presidente
¿Qué es la justicia para los colombianos?

¿Qué es la justicia para los colombianos?

Lo que el colombiano entiende por justicia va más allá del castigo como prioridad que pretenden los uribistas, o la de los acuerdos de paz para la convivencia futura
El siguiente paso de la humanidad: la ola amarilla

El siguiente paso de la humanidad: la ola amarilla

La cultura de la clase nueva china entra al consumismo capitalista como una avalancha que nada parece poder detener
Nadie se acuerda de Benedicto XVI

Nadie se acuerda de Benedicto XVI

El papa emérito hizo el acto político más importante al pasar el relevo a quien más puede caracterizarse por ser ante todo un político. ¿Qué piensa de lo que montó?
Nos entienden mejor en el extranjero

Nos entienden mejor en el extranjero

Para el mundo no existe la confrontación Uribe-Santos sino las alternativas del abanico que va de la izquierda a la derecha
¿De aguacates y turismo vivirá Colombia?

¿De aguacates y turismo vivirá Colombia?

Las exenciones de impuestos explicarían el impulso de la hotelería, podrían multiplicar la exportación de aguacate, tanto cuanto permitir el saneamiento de recursos escondidos en el extranjero
Demasiados actos simbólicos, pero sin decir cómo se llagará a lo real

Demasiados actos simbólicos, pero sin decir cómo se llagará a lo real

Los eventos simbólicos de Santos en desarrollo de la paz -agradece donaciones, destaca expropiaciones, entrega casas- no parecen señalar un camino hacia lo prometido ni augurar que se cumplirá