¡En Colombia se jugó la final más épica de la historia del baloncesto!

En 1982 no solo fuimos la sede del noveno campeonato mundial, sino de uno de los partidos más interesantes de la historia: Estados Unidos contra la Unión Soviética

Por: Sergio Alejandro Gómez Velásquez
septiembre 16, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡En Colombia se jugó la final más épica de la historia del baloncesto!

El pasado domingo 15 de septiembre, en la decimoctava edición de la Copa Mundial de Baloncesto de la FIBA se consagró a la Selección Española en lo más alto. Con una contundencia de 95 puntos el conjunto ibérico superó a su similar argentino que, tras haber dejado en el camino a Serbia y Francia, solo pudo anotar 75 puntos en la final disputada en China.

Colombia ni siquiera clasificó al torneo. Sin una liga altamente competitiva, el país no ha logrado una figuración destacada en este deporte que para la mayoría de colombianos no genera una pasión desbordada comparable con el fútbol o el ciclismo. Aun así, en 1982 fuimos la sede no solo del noveno Campeonato Mundial de Baloncesto, sino también de la final más épica de la historia.

La década de los 80 fue en términos políticos la más activa y convulsionada en la historia del deporte moderno. Estados Unidos en respuesta a la invasión soviética a Afganistán lideró un boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980. La Unión Soviética como respuesta hizo lo mismo con los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984. En esa disputa entre los dos gigantes deportivos, el Mundial de Colombia se convirtió en la competencia más decisiva del deporte en ese momento.

Los soviéticos aterrizaban en El Dorado con la sangre en el ojo después de haber quedado terceros en las Olimpiadas en las que sirvieron de anfitriones. La Selección Yugoslava, que se había alzado con la presea dorada en esa ocasión, venía con el rótulo de campeón defensor después de ganar el Mundial de Filipinas en 1978.

Por su parte, Estados Unidos llevaba al país cafetero un equipo de jugadores destacados dentro de la NBA que, aunque no era comparable con el “Dream Team” de las Olimpiadas de Barcelona en 1992, tenía de la mano de “Doc” Rivers, John Pinone, Antoine Carr, Mitchell Wiggins y Joe Kleine un quinteto bastante competitivo.

Las 12 selecciones (sin incluir a Colombia que entró al cuadro final como anfitrión) fueron divididas en tres grupos que jugaron la fase inicial en Bogotá, Medellín y Bucaramanga. Para la siguiente etapa, el formato consistía en un grupo único integrado por y el país anfitrión y las dos mejores selecciones de cada grupo.

Curiosamente mientras se desarrollaba la primera fase, el cuadro colombiano se declaró en huelga por la falta de apoyo económico de su federación. Fue tanta la insistencia del entrenador estadounidense Jim McGregor a sus jugadores que el combinado cafetero terminó por disputar el cuadro final. Lo más insólito vendría después de 5 encuentros perdidos, ya que horas antes de que el quinteto local fuera a disputar su último partido contra Canadá, el entrenador de la selección fue puesto bajo arresto por la falta de papeles de residencia.

La fase final, en el Coliseo El Pueblo de Cali, apuntaba a que la final sería entre la Unión Soviética y Yugoslavia por su rendimiento en la primera ronda, pero los Estados Unidos en la parte decisiva mostraron una superioridad casi imbatible al ganar los 5 partidos de la ronda, incluyendo las victorias por 88-81 a Yugoslavia y a su archirrival soviético por 99-93.

Después de un partido de tercer puesto en el que Yugoslavia tuvo una ajustadísima victoria por dos puntos a España (119-117). Los más de 25.000 espectadores en la Sucursal del Cielo vivieron la final más épica de la historia. Los dos equipazos jugándose más que un título mundial, durante todo el encuentro nunca pudieron sacarse más de 7 puntos de diferencia. Con el resultado de 95-94 faltando 11 segundos se produce un salto en dos que le da el balón a los norteamericanos.

Ante la gran muralla puesta por los soviéticos, Doc Rivers logró filtrarse en una esquina del rectángulo a falta de dos segundos. Con el último suspiro hace un lanzamiento que pega en el aro y caprichosamente sale del cuadro. El pitazo final decretó la victoria para los europeos. Por su parte, los norteamericanos desconsolados tendrían que esperar cuatro años para derrotar a sus verdugos en el Mundial de España de 1986.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus