El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

A Lorenzo Mendoza, dueño de Polar, no lo han frenado expropiaciones de Chávez ni peleas con Maduro y hoy controla el mercado de la harina de las arepas colombianas

Por:
diciembre 05, 2021
El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

No hay casa rica o humilde en Colombia que no tenga o haya tenido en su cocina un paquete de harina P.A.N. Le dicen “la harina venezolana”, pero no todos saben que desde hace 26 años se fabrica en las goteras de Bogotá, en Facatativá. Desde 1995 llegó a Colombia Alimentos Polar con su mítica marca de harina precocida que Empresas Polar lanzó en Venezuela en 1960 con el eslogan “se acabó la piladera” por la manera como hasta entonces se hacían las arepas.

La colombiana es subsidiaria de Empresa Polar, la más grande en Venezuela después de Pdvsa, la que produce todo, o casi todo, lo que los venezolanos consumen en su diario vivir, y en especial dos productos que son símbolo de su cultura popular: la cerveza  --Venezuela está entre los diez países que más consumen en el mundo-- y la harina de las arepas que son el desayuno de todos los venezolanos. Antes de la crisis económica, Empresa Polar tenía 34.000 empleados y se preciaba de representar el 3,3 % del Producto Interno Bruto del país. Su presidente, Lorenzo Mendoza Giménez, 55 años, miembro de la tercera generación de una familia tan conocida como sus productos, en la que su abuelo, el fundador, era bisnieto del primer presidente de Venezuela. Llegó a ser la segunda persona más rica del país con una fortuna calculada en más de 3.900 millones de dólares. Hoy se estima en 1.500 millones.

Mendoza asumió antes de los 30 años la dirección de Polar, la pequeña fábrica de cerveza fundada en los 40 que su familia convirtió en consorcio de alimentos omnipresente. Recién llegado de estudiar en Fordham y MIT empezó a poner el acelerador del crecimiento, que se detuvo con la crisis económica y los grandes problemas derivados de las relaciones con el chavismo. “Pelucón” y “traidor” lo llamó Nicolás Maduro en 2017 cuando lo acusó ante la Fiscalía de “traición a la patria” después de que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, divulgara una conversación del empresario sobre la posibilidad de que Venezuela pidiera ayuda financiera al FMI.

Años atrás Hugo Chávez había expropiado cinco lotes de sus fábricas y en lo más álgido del escándalo del 2017 Maduro intensificó una dura confrontación con el empresario que ya era considerado un “presidenciable” por su don de gentes y un sentido social empresarial reconocido como excepcional.  La “guerra económica” incluyó control de precios, eliminación del subsidio a la cebada, revisiones continuas. Y acusaciones sin pruebas de acaparar productos y empeorar la escasez. Para ese 2017 Polar estaba al borde de la quiebra. Habían despedido 15.000 empleados. En el 2018, y según el New York Times, Mendoza buscó la intermediación del entonces vicepresidente Tareck El Aissami y la poderosa primera dama Cilia Flores con quienes llegó a un acuerdo para que se acabara la persecución en contra de la empresa. Él, por su parte, se aislaba de la política. Lo fáctico es que se acabaron los epítetos y los ataques. Polar no habló del episodio.

 

Nicolás Maduro y Lorenzo Mendoza lograron en 2018 un acuerdo que parara la persecusión contra Polar, reveló el NYT

A Colombia Polar llegó antes que el chavismo. En 1995 Hugo Chávez estaba recorriendo Venezuela promoviendo su recién fundado Movimiento Quinta República, y el joven Lorenzo Mendoza hacía tres años había asumido la presidencia ejecutiva de la empresa que decidió internacionalizar. Empresas Polar no llegó a Colombia por temor a perder su patrimonio en Venezuela, ni a ser expropiada, llegó buscando crecer.

Lo primero que hizo fue adquirir a Promasa, reconocida productora de harinas precocidas de maíz y avena. Desde el principio, la apuesta del joven Mendoza por el crecimiento en Colombia probó ser ganadora. Alimentos Polar Colombia es hoy una de las 1.000 empresas más grandes del país, ocupa el puesto 240 del ranking por el monto de sus ingresos según el informe de la Supersociedades de 2020. En tres años ha crecido por tres y con una inversión de 25 millones de dólares trabaja en el aumento de la capacidad de su planta de Faca que produce 140.000 toneladas de harina anuales.

Aumentar la capacidad no es operación sencilla porque la Harina P.A.N. se produce en líneas libres de gluten y requiere una tecnología propia creada por Polar. Las plantas tampoco pueden surtirse de cualquier maíz, sino del que cumple las especificaciones para obtener el gusto que le es tradicional. El 10 % de las 140.000 toneladas se dedica a la exportación: a Chile, Perú, Ecuador, Panamá y algo del Caribe. El resto se queda en Colombia, donde Harina P.A.N. es líder, y donde el consumo per cápita anual de harina es de 4 kilos, lejos de los sudafricanos o venezolanos que son los mayores consumidores a nivel mundial. Aunque parezca que los colombianos coman mucha arepa.

Además de la emblemática harina, Polar tiene un portafolio de 15 marcas en Colombia, entre las cuales Avena Quaker y Don Pacho, la mezcla para pancakes Aunt Jemina y alimentos para mascotas Dogourmet, Donkan, Oh Mai Gat y Donkat, de un crecimiento que superó las expectativas. Entre las innovaciones está la marca Harina P.A.N.  Semillas Nutritivas con quinua, chía y ajonjolí, sin sacrificar el sabor original de PAN. La línea de detergentes empezó más recientemente  con Las Llaves, marca  que es ampliamente conocida en Venezuela.

 

José Antonio Pulido, gerente general de Alimentos Polar Colombia, exporta  Harina P.A.N.  a Suramérica y el Caribe

 

José Antonio Pulido está al frente del negocio en Colombia. Es un ingeniero venezolano con una larga carrera de 20 años en Polar, que empezó en la cervecería. Desde el 2011 es el gerente general de Alimentos Polar Colombia. La empresa de 1.000 empleados y 7.000 empleos indirectos ha producido resultados para celebrar. Según el informe de Asobancaria a diciembre 2020, los ingresos operacionales ($62.590 millones) crecieron 20,32 %, los activos ($300.461 millones) 6,79 % y la utilidad de $29.748 millones fue superior en 65,70 % en el año duro de la pandemia.

La pandemia tuvo varias aristas en el negocio. Los menores ingresos de la población hicieron que se dirigiera hacia productos de bajo costo como las harinas, y otros de Polar que se ofrecen en presentaciones pequeñas. Por otro lado, productos más elaborados como los pancakes encontraron un nuevo espacio cuando el confinamiento dejó más tiempo para cocinar en casa.

La otra cara de la moneda es la disparada de costos de la materia prima y el transporte. El maíz subió 40 % y los fletes de contenedores prácticamente se han triplicado, en medio de la llamada crisis de los contenedores. En momentos en que continúa deteriorándose los ingresos de la población que arrastra hasta la demanda por productos básicos. No obstante, los inversionistas que han venido reinvirtiendo el 100 % de las utilidades en Alimentos Polar Colombia siguen firmes en los planes de duplicar ventas en los próximos 5 años. Porque esta venezolana no es en Colombia harina de otro costal.

Le puede interesar:

Los Galán, el palo en la rueda para que De la Calle sea cabeza de lista al Senado

-.
0
95100
La misteriosa enfermedad que derrotó a Leonardo Favio

La misteriosa enfermedad que derrotó a Leonardo Favio

El dossier de contrataciones de la Sergio Arboleda que tiene a su rector contra las cuerdas

El dossier de contrataciones de la Sergio Arboleda que tiene a su rector contra las cuerdas

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus