Deje su huella y haga historia en la Feria del Libro de Bogotá

Una fundación promueve un sorteo para que los visitantes participen en la escogencia de posters, barajas, revistas y libros sobre problemas y soluciones ambientales

Por: Eduardo Yáñez Canal
abril 26, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Deje su huella y haga historia en la Feria del Libro de Bogotá
Jóvenes entusiasmados con la motivación 'Deje huella y haga historia', auspiciada por la Fundación Heinrich Böll, Pabellón 6, stand 643

—¿Ustedes aquí regalan libros?

—No y Sí

—Explíquese…

—No, porque aquí motivamos la participación de la gente. Invitamos al visitante a que deje su huella en un mapa de Colombia. De esta manera, la persona se concientiza para trabajar sus hábitos: limitar el consumo de carne, el uso del carro o la utilización excesiva del plástico. Y Sí, porque a partir de esta actitud, toma una ficha que le permitirá tener un obsequio, que puede ser un libro especializado en el tema ambiental, una revista Ideas Verdes, la baraja solar, el paquete de posters decorativos o uno de stikers.

Habla Ángela Valenzuela, jefe de prensa de la fundación Heinrich Böll en el estand 643 del pabellón 6 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá. Lo hace con el entusiasmo de quien está convencida del propósito de recuperar nuestro planeta y darnos la oportunidad de tener  una mejor calidad de vida.

  • ¿Quién fue Heinrich Böll?

Un folleto de la fundación explica que fue uno de los grandes escritores de ficción y ensayista alemán del siglo XX. En 1972 recibió el Premio Nobel de Literatura, representando la vida cotidiana de los ciudadanos alemanes desde la perspectiva de los conflictos morales y éticos en contextos de miseria, reconstrucción y esplendor socioeconómico de Alemania Occidental después de la Segunda Guerra Mundial.

Un personaje que asumió un papel central en la escena cultural y literaria alemana hasta 1985, cuando murió. Su estilo reflejaba la desorientación y amargura de la juventud afectada por la guerra. Su relevante contribución a la difusión de los ideales democráticos y su activa participación en causas pacifistas llevaron a la fundación a elegirlo símbolo de la integridad humana.

Respecto a su oficio de escritor, no se pueden olvidar algunos de los títulos publicados que muestran su trayectoria y el deseo permanente de cuestionar y proponer alternativas hacia la utopía de la felicidad en este mundo. Va una corta lista: “El honor perdido de Katharina Blum”, “Opiniones de un payaso”, “Billar a las nueve y media”, “El tren llegó puntual” y “Retrato de grupo con Señora”.

Definida la figura de Heinrich Böll, importa ahora abordar el trabajo de su fundación. Según explica Valenzuela, existen 33 oficinas en el mundo, de las cuales hay cinco en Latinoamérica: México, El Salvador, Brasil, Chile y Colombia. En Bogotá funciona en el barrio Teusaquillo  e irradia su actividad en todo el país abordando temas ambientales, democracia, derechos humanos y mujeres.

—¿Cómo trabajan?

Somos ocho personas de planta y acudimos a voluntarios cuando algún evento lo amerita. Apoyamos a otras fundaciones y Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en sus proyectos. Directamente no hacemos investigaciones, sino que proponemos la difusión de los resultados en foros, conversatorios y charlas con grupos interesados. También con la edición de obras escritas que sintetizan lo desarrollado por líderes sociales.

Llega entonces el momento de pasar a ver algunos de los libros. Jaime Quintero y Sergio Bustos, integrantes de la fundación, explican algunos de los títulos donde se plantean problemas que ameritan un constante debate sobre políticas públicas, con el propósito de formular acciones para controlar, por ejemplo, la crisis climática actual.

—Tenemos temas que se encuentran en la revista Ideas Verdes y en textos como el Cuaderno de la Carne o el del Carbón, donde se formulan recomendaciones para el consumo adecuado de esos productos sin perjudicar el ambiente. En cuanto a libros disponemos de documentos relacionados con el fracking en el siglo XXI o trabajos sobre la energía y el cambio climático.

—¿Y en relación con el trabajo comunitario?

—Precisamente, está el libro “Realismo Radical para la Justicia Climática – Una respuesta de la Sociedad Civil ante el Desafío de Limitar el Calentamiento Global a 1.5 *C”. Allí recomiendan alejarse del uso ineficiente e intensivo de recursos, así como de ciertos patronos de consumo para lograr sustentabilidad ecológica y mayor justicia social.

La anterior publicación se compone de ocho volúmenes redactados por miembros de la sociedad civil. Reúne el conocimiento y experiencia de varios grupos internacionales, redes y organizaciones junto a las cuales la fundación Heinrich Böll ha trabajado en los últimos años, generando un cambio político en varios sectores de la sociedad.

—¿Qué falta por contar?

—Bueno, en esta labor de seguir luchando por nuestro planeta queremos contar que el domingo 24 de abril lanzamos la Baraja Solar. Se trata de un juego como el Tarot sobre temas ambientales que ha tenido mucho éxito entre los visitantes a la FilBo.

—¿Y se apuesta plata?

—No, para nada. Todo lo nuestro es sin ánimo de lucro, concluye Angélica Valenzuela.

 

 

-.
0
200
Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

El racismo, lo más duro que enfrentó Francia Márquez en su campaña

El racismo, lo más duro que enfrentó Francia Márquez en su campaña

Los diseñadores de las pintas de los Petro Alcocer

Los diseñadores de las pintas de los Petro Alcocer

Un cura misionero, el guía espiritual de Petro

Un cura misionero, el guía espiritual de Petro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus