Consulta anticorrupción, la última oportunidad de Fajardo para no morir

"Si Claudia logra posicionar nuevamente el tema en la agenda pública nacional durante las próximas semanas, le dará a Fajardo la última pipeta de oxígeno"

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
abril 09, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Consulta anticorrupción, la última oportunidad de Fajardo para no morir
Foto: Colprensa

El próximo miércoles 11 de abril se tiene programada la votación en la plenaria del Senado de la proposición que permitiría la realización de la consulta anticorrupción. El último paso para que la Registraduría organice la logística de la consulta para el 26 o el 27 de mayo (el mismo día de la elección presidencial en primera vuelta). Tras dos años de intenso trabajo, cerca de 4,2 millones de firmas recolectadas (3,1 millones avaladas por la Registraduría) y convertir a sus promotoras, Claudia López y Angélica Lozano, en líderes de la movilización ciudadana contra la corrupción más grande en la historia reciente; la consulta “para bajarle el sueldo a los congresistas”, tendrá su prueba de fuego precisamente en una de los órganos que busca reformar, el Senado de la República. Depende de alcanzar 52 votos (a la espera que “Noño” y compañía no vuelva a figurar en el quórum) para convertirse en realidad. La consulta no la tiene fácil para lograr esa mayoría y sus promotoras lo saben muy bien, el hecho que Claudia no haya renunciado a su curul en el Senado al ser nombrada fórmula vicepresidencial de Fajardo da cuenta de ello.

La consulta anticorrupción es el corazón de la Coalición Colombia y además fue el eje que permitió la convergencia de los verdes, el Polo y Compromiso en una sola propuesta presidencial. Si los senadores la hunden esto podría conllevar a dos escenarios en el corto plazo: sería una derrota política enorme para Fajardo y Claudia o le daría más impulso a su cruzada anticorrupción al mostrarle al país que la clase política tradicional no se quiere dejar reformar. Ambos resultados le resultarían políticamente favorables a la Coalición si vuelven a poner sobre la mesa el tema de la corrupción como la principal preocupación de los colombianos de cara a las presidenciales. A pesar que Claudia no ha buscado que esa votación en plenaria se vea muy permeada por las dinámicas de la contienda presidencial, a estas alturas ya se torna inevitable que la posición que asumirán los partidos el próximo miércoles se encontrará muy restringida por esa coyuntura. Por eso, esa votación será un auténtico debate de control político que podría, en el mejor de los casos, ser la última pipeta de oxigeno de Fajardo.

Fue gracias a la recolección de las firmas para la consulta, sustentada especialmente en la propuesta de bajarle el sueldo a los congresistas (considero que también se debió pensar en bajar la cantidad de salarios mínimos que tienen para sus UTL) que hace algunos meses millones de ciudadanos se congregaron en torno a un solo objetivo: acabar la corrupción. La corrupción se erigió como una de las mayores preocupaciones de los colombianos y el mayor activo político de los verdes en cabeza de Claudia y luego de Fajardo. Cuando la contienda no estaba tan polarizada esto favoreció especialmente a Fajardo ya como candidato único y el medidor de opinión de las encuestas hizo lo suyo encumbrándolo por seis meses. Sin embargo, conforme avanzaba la contienda el tema fue perdiendo terreno ya que la polarización conllevó a que los principales temas migrarán a otros extremos. La pasividad de Fajardo también permitió que la indignación ciudadana contra la corrupción perdiera su enfoque y ahora todos los candidatos, incluyendo a Duque y Vargas, dicen que la van a acabar. El carácter ciudadano que la recolección de firmas y la consulta le dieron a la lucha contra la corrupción se convirtió con Fajardo en un lugar común.

Si el Senado avala la consulta se vendrían meses de intensa campaña ya que necesita de la participación efectiva de 11 millones de colombianos y de 6 millones afirmativos por cada mandato para ser introducidos al ordenamiento jurídico. Sin lugar a dudas eso sería un gran impulso para la aspiración de Fajardo. Esto explica por qué Claudia le ha hablado pasito al Senado y solo se ha limitado a promover la estrategia “Vence al corrupto” para que los ciudadanos envíen cartas a los senadores invitándolos a votar. Precisamente no renunció a su curul en el Senado al ser designada como fórmula vicepresidencial de Fajardo (Duque y Ángela María Robledo ya renunciaron a su investidura) para encarar su última batalla en el escenario donde por casi cuatro años libró intensas batallas: ¿Será derrota por la clase política tradicional que tanto ha confrontado? Independiente de ese resultado, si Claudia logra posicionar nuevamente el tema en la agenda pública nacional durante las próximas semanas, le dará a Fajardo la última pipeta de oxígeno en una escalada de montaña donde va sin posibilidad de segunda vuelta.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3049

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Las tres del tintero

Nota Ciudadana

"¡Hoy comienza la lucha!"

Políticos estridentes y sordos al desarrollo sostenible

Políticos estridentes y sordos al desarrollo sostenible

Nota Ciudadana
El referendo de la corrupción

El referendo de la corrupción