A los jóvenes sí los mata el coronavirus

No fallecen por problemas respiratorios, sino por violencia, hambre, ansiedad y depresión

Por: Jhonny Sarria
junio 01, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
A los jóvenes sí los mata el coronavirus
Foto: Leonel Cordero

Tres meses de confinamiento los pasé en medio del campo alejado de la urbe, respirando aire fresco entre la naturaleza, pero al momento de retornar a la ciudad quede atónito, Cali ya no era la misma, ninguna ciudad lo es. Nos están quitando los últimos suspiros de vida.

A los jóvenes si los mata el coronavirus. No mueren por problemas respiratorios, sino por violencia, hambre, ansiedad y depresión... por culpa de un silencio impuesto que no busca más que la desconexión social.

En Colombia, la cifra de desempleo es descomunal. De acuerdo a datos revelados por el Dane, en el mes de abril de 2020, la tasa de desempleo del total nacional fue 19,8%, significando un aumento de 9,5 p.p frente al mismo mes del año pasado (10,3%). Es decir, 5,4 millones de colombianos están desempleados, siendo los adultos entre 25-54 años, los más afectados.

Y para los jóvenes (14-28 años) el panorama es más desalentador. En abril del 2020, la tasa de desempleo se incrementó a 22,8% p.p, lo que equivale a que uno de cada cuatro jóvenes del país laboralmente activos ha perdido su empleo.

Sin duda, el COVID-19 ha puesto a prueba un sistema que dejó a un lado la juventud desde su concepción, convirtiendo la pandemia en aquello que saca a relucir problemáticas existentes que se han querido mostrar como un coletazo más del virus mortal.

Un joven sin oportunidad laboral es uno que no puede aportar en casa, que debe suspender su emprendimiento, que interrumpe su sueño de culminar sus estudios o de independizarse. Por ejemplo, la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun) calcula que para segundo semestre del 2020 la tasa de deserción estudiantil estaría entre un 23% y 25%, una situación que afectaría tanto a instituciones públicas como privadas.

Carlos Mario Estrada, director del Sena, manifestó que en dicha institución han desertado 527.000 aprendices, es decir, una tasa del 61,5%. Pese a que dicha oferta educativa es gratuita, la falta de conexión a internet y de equipos tecnológicos se presentan como las principales causas de abandono. Además, se han suspendido 50.000 contratos de prácticas de aprendices en todo el país.

Y si no fuera poco, como consecuencia de la deserción estudiantil, pero en este caso de menores de edad, desde el mes de enero hasta el 13 de mayo, 128 niños, niñas y adolescentes han sido víctimas de reclutamiento forzado en Colombia, lo que significa un incremento de 113% del delito, según un balance presentado por la Coalición contra la vinculación de niños, niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia (Coalico).

Los jóvenes han sido condenados al aislamiento, a la incertidumbre. Sin un futuro claro, la salud mental se convierte en otro factor de preocupación. De enero a abril, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, se han presentado 294 casos de suicidios en adolescentes y jóvenes colombianos.

Un estudio reciente llamado Solidaridad, publicado por Profamilia, describe aquellos factores subyacentes que impulsan el miedo, la ansiedad y la depresión que afectan la salud mental durante la pandemia y durante las medidas de aislamiento en Colombia. Además, reveló que los jóvenes (16%) fueron quienes más afirmaron padecer alguna enfermedad mental actualmente o en los últimos seis meses.

También el 44% de los jóvenes manifestaron estar sin empleo y un 8% está más preocupado por la violencia intrafamiliar. El estudio afirma que tras el análisis de distribución de las edades por ciudad frente a las cuatro afectaciones más comunes en salud mental (nerviosismo, cansancio, inquietud y rabia), los mayores porcentajes estuvieron en el grupo de los jóvenes de entre 18 y 29 años en todas las ciudades.

Ante esto, me pregunto: ¿a dónde podrá ir una juventud con hambre, sin oportunidad de educación ni trabajo?, ¿una generación que ni siquiera podría imaginarse el modelo conservador, ahora utópico, en el que se estudiaba, trabajaba, compraba casa y pensionaba?, ¿una generación que en el 2020 tendrá que resignarse a la astucia de sus mandatarios o unirse a una voz conjunta que reclame sus derechos en las calles?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Coronavirus, ¿catástrofe o cortina de humo?

Coronavirus, ¿catástrofe o cortina de humo?

En redes
Por tercera vez Danna García da positivo a COVID-19

Por tercera vez Danna García da positivo a COVID-19

En redes
INDIGNANTE: Vecinos piden a médico que se vaya a vivir a hotel

INDIGNANTE: Vecinos piden a médico que se vaya a vivir a hotel

Nota Ciudadana
¿China pudo evitar el COVID-19?

¿China pudo evitar el COVID-19?