Opinión

Los contratos por horas y la esclavitud del siglo XXI

"Contratos" con ingresos de miseria y sin ningún derecho de los consagrados en el al decir obsoleto CST o en los convenios OIT proclamados como trabajo decente, en la reforma laboral

Por:
octubre 08, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los contratos por horas y la esclavitud del siglo XXI
La ministra de Trabajo desde el año pasado, en los preparativos de la presentación del PND, viene insistiendo en una reforma laboral cuyo pilar sería los trabajos por horas. Foto: Instagram/Alicia Arango

Se ha desatado por parte del gobierno nacional y de los gremios empresariales, una campaña publicitaria encaminada a crearle un clima propicio a una nueva reforma laboral, que flexibilice aún más las relaciones laborales, proponiendo como pilar de ese mensaje los contratos por horas.

La  ministra de Trabajo Dra. Alicia Arango desde el año pasado, en los preparativos de la presentación del PND, viene insistiendo en una reforma laboral que flexibilice la relación laboral en ese sentido.

En la misma dirección se han pronunciado los gremios económicos, la Andi, la SAC y últimamente  el nuevo presidente de Fenalco el Dr. Jaime Alberto Cabal.

Las motivaciones de gobierno y empresarios están en la altísima informalidad laboral (64%), la alta tasa de desempleo (10, 8%), el hecho de que el 44% de los trabajadores (11 millones) ganan menos de un salario mínimo y no tienen "derechos", los desafíos de la revolución tecnológica 4.0 tales como las plataformas tecnológicas de Rappy y Uber. Adicionalmente, la existencia de dos Colombias, rural y urbana, o una moderna y otra rezagada que obligan a otra normatividad laboral. Además, por si fuera poco, la modernidad nos exige cambiar un régimen laboral obsoleto, pues ya tiene más de 50 años.

Esa otra normatividad es entonces un nuevo régimen laboral. Dicha opción se abre con la aprobación del PND (ley 1955 de 2019),  que en su artículo 197, contempla los pisos de protección social para cualquier modalidad contractual con ingresos por debajo del salario mínimo y que ahora pretenden completar legalizando los contratos por horas.

Con similares motivaciones se han hecho todas las reformas laborales, pensionales y tributarias, desde que nos llegó a Colombia la moda del libre comercio, los TLC, la apertura económica o cualquier cosa parecida a "bienvenidos al futuro"  desde 1990, en las cuales siempre nos encontramos como  protagonista, sea congresista o presidente de la república, al Dr. Álvaro Uribe Vélez.

 

Ateniéndonos a sus mentores, se tendrían dos regímenes laborales.
Uno para quienes hoy tienen su relación laboral con el actual CST
Y otro, cuando creíamos que no podía existir uno peor, que inicia con el PND

 

De esta forma, y ateniéndonos a sus mentores, se tendrían dos regímenes laborales. Uno para aquellos que hoy tienen su relación laboral con el actual código sustantivo del trabajo (CST), que según ellos es obsoleto, y que consagra ingresos iguales o superiores al salario mínimo con seguridad social en salud, pensiones y riesgos laborales y derechos laborales y sindicales, con los que la OIT ha denominado trabajo decente. Y otro, cuando creíamos que no podía existir uno peor, que inicia con el PND y que con la reforma laboral de contratación por horas, permitiría tener remuneraciones por debajo del salario mínimo, con pisos de protección social, que no es lo mismo que seguridad social, sin ninguna estabilidad laboral, asumiendo el trabajador todos los riesgos de enfermedad común, laboral o de accidentes de trabajo, pues si no trabaja no devenga, y si se afilia a un sindicato, pues se da por terminado su contrato, sin ningún costo en la indemnización por despido sin justa causa, etcétera, etcétera.

Es decir, "contratos" con ingresos de miseria y sin ningún derecho de los consagrados en el obsoleto CST o en los convenios de la OIT proclamados como trabajo decente (¿la obsolescencia de la OIT?), del cual el gobierno y empresarios dicen firmar pactos para desarrollarlo. ¡Contratos basura!

La formalización de la informalidad, con lo cual podrán presentar mejoría en los índices de informalidad y desempleo, para hacer creer a propios y extraños que Colombia es un país en progreso.

Este es el objetivo central que hoy tiene el gran empresariado de las grandes corporaciones multinacionales que con todos los avances tecnológicos mantiene una deslocalización de sus empresas y de sus productos, pudiendo trasladarlos de un sitio a otro, regularmente donde el valor de la mano de obra sea más barata y donde tengan gobiernos que incentiven  "sus inversiones" logrando flexibilizar al máximo el contrato de trabajo hasta el punto tal de que prácticamente se elimine la relación laboral.

En Colombia los trabajadores han perdido en los últimos 30 años cerca de un  6 % de su participación en la repartición en el producto interno bruto entre capital y trabajo, como resultado de todas las reformas laborales pensionales y tributarias efectuadas, donde se ha abaratado el valor de la mano de obra y se han disminuido las responsabilidades tributarias de las grandes empresas y de los empresarios. Estos seis puntos en el PIB significan $60 billones anuales que no le pagan al trabajador y que van a las arcas de las grandes corporaciones y el capital financiero y por lo cual hoy viene siendo Colombia uno de los cuatro primeros países a nivel mundial con mayor grado de desigualdad.

Y en todo esto, este gobierno al igual que todos los anteriores, son funcionales a esta plutocracia nacional e internacional.

Estamos regresando a las viejas épocas de los esclavos. La esclavitud del siglo XXI.

Posdata 1: Yamid Amat ya entrevistó para El Tiempo y CM& a la ministra del Trabajo y al presidente de Fenalco sobre la reforma laboral. ¿Entrevistará a la CUT? Apostemos.

Posdata 2: Y la ministra afirmó que solo se aplicaría la reforma a los nuevos contratos. El mismo engaño de la ley 50 de 1990 con la retroactividad de las cesantías.

Twitter: fabioariascut

 

-Publicidad-
0
6900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
21 de noviembre: le llegó el turno a Colombia

21 de noviembre: le llegó el turno a Colombia

El comunicado de un Uribe en dificultades y desesperado

El comunicado de un Uribe en dificultades y desesperado

¿Paquetazo de Duque repercutirá como en Chile?

¿Paquetazo de Duque repercutirá como en Chile?

Un gobierno para la plutocracia

Un gobierno para la plutocracia

Los trabajadores requerimos la paz

Los trabajadores requerimos la paz

La OIT promueve régimen público y no ahorros individuales en materia pensional

La OIT promueve régimen público y no ahorros individuales en materia pensional

Las mentiras de Asofondos contra Colpensiones

Las mentiras de Asofondos contra Colpensiones

Todos a Colpensiones

Todos a Colpensiones