Mark Zuckerberg y su obsesión con Snapchat

"Historias en Facebook: ¿en serio es lo mejor que la innovación puede darnos?"

Por: Fabian Mendoza Alzate
marzo 30, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mark Zuckerberg y su obsesión con Snapchat

Luego del partido de la selección Colombia con Ecuador, le dí un vistazo en mi celular a Facebook para ver reacciones de mis [email protected] y [email protected] luego de la victoria. La típica "escrolleada" pasando memes comentarios, noticias, etc.

Pero había algo extraño en la app que pronto llamó mi atención. Por primera vez, me apareció la función "nueva" de Historias en Facebook. Mi reacción mental inmediata fue: es en serio??  Ahora tendremos las "increíbles" historias autodestruíbles en Facebook? Las mismas que empezaron en Snapchat, luego las vimos en Instagram, luego pasaron a WhatsApp y ahora estaban en Facebook. En ese momento me dije a mi mismo: "Mi mismo: eso es innovación." Claramente me estaba tomando del pelo.

Eso me hizo recordar la película "La Red Social" del año 2010,  que exploró los inicios de Facebook y como Mark Zuckerberg logró convertirse en su momento en el multimillonario más joven en entrar a la lista de Forbes.

Como todos los que hayan visto la película saben, la trama gira en torno a la demanda que los hermanos Winklevoss presentaron contra Zuckerberg, afirmando que este último habría robado una idea que inicialmente le habían presentado para que ayudara a su desarrollo web, dado qué días atrás había demostrado sus habilidades en programación al lograr hackear la red de la Universidad de Harvard y eso los hizo pensar que él era el indicado para todo lo relacionado a la programación. La película dirigida por David Fincher termina con la gran interrogante de si en efecto Mark Zuckerberg había desarrollado su red social sobre la base de esa idea preliminar, es decir si había plageado esa idea.

Esa duda permanece latente en la película. Cosa diferente a la realidad en la que Mark Zuckerberg es básicamente un "Plageador serial"

El Director Ejecutivo de Facebook, cuya fortuna supera los 54.000 millones de dólares, ha logrado la diversificación de su ecosistema social, el cual ha crecido poco a poco, iniciando en 2012 cuando adquirió Instagram, en una compra que se concretó por 1.000 millones de dólares, literalmente una ganga si se compara con lo que 2 años más tarde pagó por la aplicación de mensajería WhatsApp cuya negociación se cerró en más de 16.000 millones de dólares, aunque según varios medios, el valor final de la transacción fue de 21.800 millones de dólares.

Esto le ha dado a Zuckerberg el liderato (años luz de sus posibles competidores), de las plataformas sociales al sumar entre sus 3 posesiones (Facebook, Instagram y WhatsApp), 3.200 millones de usuarios activos mensuales, lo cual equivale a un poco menos de la mitad de habitantes de la tierra. Claramente un mismo usuario podría usar varias aplicaciones reduciendo la cifra de usuarios únicos sustancialmente, pero el número no deja de ser impresionante.

Sin embargo para Zuckerberg el pastel no está completo: le falta Snapchat.

LA OBSESIÓN DE MARK

Zuckerberg básicamente está obsesionado con Snapchat, que recientemente salió a bolsa con resultados más que prometedores. Eso tal vez solo acrecentó la obsesión del creador de Facebook, quien años atrás empezó a verle el potencial a esa aplicación social e hizo un primer ofrecimiento de 1.000 millones de dólares. Oferta que el CEO y fundador de Snapchat, Evan Spiegel, un joven que escasamente había llegado a la edad legal para beberse una cerveza, rechazó. Luego en 2013 Zuckerberg volvió a hacer un lance, esta vez por 3.000 millones de dólares. La respuesta de Spiegel de 23 años para la época, fue exactamente la misma: "Te lo agradezco, pero no". Ese rechazo de seguro hizo un click en la mente de Zuckerberg y a partir de ese momento seguramente le comenzó a rondar algo en la cabeza: Cómo undir a Snapchat.

El primer golpe lo dio con el lanzamiento de Instagram Stories, una función que le permite a los usuarios de esa red social de fotografías, grabar videos efímeros que expiran en 24 horas. Funcionalidad fiel copia o al menos con la clara inspiración de Snapchat. Este cambio ciertamente fue un golpe fuerte para Snapchat. Algunos medios y estudios reportaron hasta un 40% de reducción en sus visualizaciones, aunque otros estudios han dicho que la afectación no fue tan contundente.

Lo que si puede ser claro es que para Zuckerberg no fue suficiente y en los últimos dos meses concretó su estrategia de batalla con la inclusión de los estados de WhatsApp y finalmente las Historias en Facebook.

Las críticas sobre los estados de WhatsApp no se hicieron esperar y muy pronto Facebook tuvo que dar marcha atrás dejándolos como opcionales,  junto con los estados antiguos. Esto no se ha tratado solamente de una intención de Facebook de hacer más social la otrora aplicación de mensajería, sino de posiblemente continuar su cruzada por vengar el rechazo de compra de Spiegel y consolidar en sus aplicaciones, el concepto de Snapchat.

Personalmente la inclusión de esta funcionalidad en Facebook me parece no ha lugar y considero que será nuevamente mal recibida por los usuarios. Sin embargo la estrategia es clara: Hacer frente a Snapchat y de paso evitar el éxodo de los usuarios más jóvenes de Facebook a otras redes sociales,  en mayor medida a Snapchat pero no exclusivamente. Hoy en día hay cuando menos otras 3 o 4 aplicaciones que están impactando y cautivando la Generación Z, inicialmente en el mercado de Estados Unidos, pero que en cualquier momento podrían explotar a otras latitudes.

Mark Zuckerberg tiene de qué preocuparse. Spiegel está recorriendo los pasos que el programador, empresario y filántropo recorrió en sus 20's, convirtiéndose en una de las persona más jóvenes del mundo con una fortuna personal superior a los 1.000 millones de dólares, no heredada o como dicen los gringos: "Selfmade billionaire".

Lo que más puede llegar a preocupar a Zuckerberg es cómo una compañía, que a pesar de sus asombrosos logros entre los que se cuentan la salida exitosa a bolsa, tarea en la que Facebook falló en su momento y es aún considerada por muchos una startup, logra cautivar a la audiencia joven. Ese "engagement" con los jóvenes es el que Facebook parece perder poco a poco y en medio de esa "pequeña y lenta crisis silenciosa" solo atina a imitar las características de Snapchat, introduciéndolas en las redes sociales de su propiedad, mezclando el propósito y esencia de cada una, con tal de cautivar a la Generación Z.

Pero esto no es el inicio del fin para Facebook, ni mucho menos. El simple hecho de que prácticamente para cualquier aplicación que se cree,  exista la posibilidad de abrir una cuenta rápidamente, con sólo un clic para conectar desde una cuenta de Facebook, hace que esta red social siga consolidando su poderío y no deberíamos sorprendernos si en un futuro cercano la banca implemente una conexión similar en su oficina virtual.

Tal vez lo que si tendrá que hacer Zuckerberg es volver a la "mesa de diseño" o a la lluvia de ideas con el fin de encontrar nuevamente la esencia para conquistar a los jóvenes, esta vez con ideas propias, innovando en serio, proponiendo nuevos mecanismos y contextos de interacción y no copiando las propuestas novedosas, que surgen en las mentes de otros emprendedores o al menos que surjan de la mente de sus colaboradores, evitando así caer en el plagio, como hace años en sus inicios al parecer lo hizo.

-.
0
1608
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
[Video] Roger Waters denuncia la farsa del concierto para Venezuela

[Video] Roger Waters denuncia la farsa del concierto para Venezuela

Nota Ciudadana
¿Cómo así que Twitter quiere cobrar?

¿Cómo así que Twitter quiere cobrar?

Nota Ciudadana
Colombia: Internet y movilización social

Colombia: Internet y movilización social

Los 25 millennials más ricos del mundo: más chinos que gringos

Los 25 millennials más ricos del mundo: más chinos que gringos