Y usted, ¿es consciente de su basura virtual?

“Sin ningún reato, y con la complicidad de una mal manejada intimidad, recibimos, esculcamos, buscamos, inventamos, ingerimos, nos untamos”

Por: CARLOS ARTURO DIAZ ORTIZ
Mayo 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Y usted, ¿es consciente de su basura virtual?
Foto: Pexels

Cuando caminamos en el día a día por las calles de nuestras ciudades nos topamos con personas que tienen como oficio rebuscar en los botes de basura que las administraciones municipales disponen de trecho en trecho. También lo hacen en las bolsas de basura que hogares y negocios de todo tipo dejan en las aceras para que sean recolectadas por los vehículos destinados para ese fin.

Algunos de estos mal llamados “recicladores” ejercen su oficio dependiendo de sus necesidades. Unos lo hacen buscando papel, vidrio, metales y otros objetos que puedan vender a los negocios destinados a acopiarlos, otros lo hacen en busca de alimentos que mitiguen su hambre y su miseria. Unos y otros, saciada su búsqueda puntual, pasan a otro cubo o bolsa sin recoger las basuras esparcidas que no les son útiles, contaminando el entorno y generando una degradación orgánica expuesta, olores nauseabundos y todo un infierno visual. Algunos, los menos, recogen algo de lo derramado y tratan de mitigar este desastre.

A nosotros, los “ciudadanos a carta cabal”, estudiados, especializados, recorridos y poseedores de un sinnúmero de dones, este espectáculo nos parece indignante, propio de seres que no merecen sino lástima. Y desde el púlpito de nuestras casas y trabajos, comentamos y criticamos este espectáculo, y hasta sugerimos algunas soluciones bizantinas para combatirlo mientras damos gracias a Dios por tener educación, trabajo y un noble corazón.

Ahora bien, no somos conscientes en nuestro actual mundo cibernético, en especial en las redes sociales en las que se genera una cantidad ilimitada de basura virtual (casi peor que la más antihigiénica, olorosa y contaminante basura callejera), que nuestros teléfonos celulares y computadores terminan por convertirse en inmensos cubos de basura. Sin ningún reato, y con la complicidad de una mal manejada intimidad, recibimos, esculcamos, buscamos, inventamos, ingerimos, nos untamos, y lo que es peor, esparcimos con reenvíos, retuits, etc., toda esta porquería digital. Terminamos por convertirnos en aquello que con tanto desdén criticamos, sin apenas darnos cuenta. Esta histeria de información nos adentra en su juego, aunque no sepamos muy bien lo que pasa, y hasta llegamos a pensar que entre más ruido salga de nuestros dispositivos más célebres nos volveremos. Este elemental símil es un ejemplo de lo pernicioso que puede llegar a ser el manejo de esta “basura”, ya sea de manera inconsciente, o dirigida deliberadamente para hacer daño.

Algún día futuro alguien medirá por la huella virtual cuánta contaminación generó cada persona, y solo con el tiempo podremos ver sus verdaderas repercusiones. Ojalá no sea demasiado tarde. Por ahora, debemos generar y practicar una verdadera conciencia ambiental digital que nos permita revivir las verdaderas posibilidades de estas herramientas y medios de comunicación a nuestro alcance.

Y usted, ¿recicla?

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
170

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus