Somos más los que creemos que la paz se logra dialogando

Me llena de esperanzas constatar que la Plaza de Bolívar solo se llenó a medias el domingo: esto significa que los que queremos una solución pacífica vamos en aumento

Por: Gloria Gaitán Jaramillo
enero 22, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Somos más los que creemos que la paz se logra dialogando
Foto: Leonel Cordero / Las2orillas

El hecho de que las redes sociales, WhatsApp y hasta los correos electrónicos se hubieran llenado de mensajes de colombianos de izquierda, de demócratas y de humanistas sospechando que el acto terrorista contra la Escuela General Santander fue un atentado craneado y ejecutado por los sempiternos guerreristas nacionales y extranjeros me ha llenado de esperanzas. Quiere decir que ellos y yo misma no podíamos creer, no nos cabía en la cabeza, que un grupo guerrillero que dice interpretar al pueblo y proclama su voluntad de hacer de Colombia una tierra de paz y justicia, pudiera jamás apelar al terrorismo, inmolando a jóvenes que, sean lo que sean, son colombianos que, en general, pertenecen a las clases populares, porque los hijos de los oligarcas no escogen como carrera ser policías, ya que solo conciben esa institución como una herramienta para servirles.

En la lógica que manejamos los que pensamos en un “falso positivo”, los autores debían ser los eternamente belicistas y la idea se afianzó cuando el presidente Duque —que prefiere las soluciones violentas a los diálogos de paz — decidió romper toda posibilidad de interlocución con los elenos, poniendo en dificultades a Cuba al exigir la entrega de los miembros de la mesa de paz y del COCE, rompiendo los previos acuerdos internacionales que fueron avalados por los países mediadores, según los cuales, en el caso de un rompimiento de las conversaciones, se garantizaría la seguridad de los combatientes mientras llegaban a suelo colombiano.

El presidente Duque había mostrado anteriormente su talante belicista al pedirle al ELN que, en plena guerra, se comportara como organización cívica y el atentado en la Escuela Santander le caía de papayita para romper la posibilidad de diálogo, que era lo que traslucían todas sus intervenciones.

De ahí que a muchos nos pareció lógico no ir a marchar en un evento convocado a todo timbal por el presidente Duque. Rechazábamos, como lo hicieron Gustavo Petro y la Farc, sumarnos a un evento donde el llamado a manifestarse lo hacía quien, con precipitud, rompía la posibilidad de llegar a la paz por el camino del diálogo.

Cuando ingresé a hacer un máster de derechos humanos, me escandalicé al ver que existen normas, acogidas por los entes internacionales, donde hay crímenes legales y crímenes ilegales. No lo podía creer. Pensaba que era una lógica y una moral propia de quienes son proclives a la solución de los conflictos a través de la guerra y carecen de principios humanos y de respeto a la vida. De ahí mi desconcierto e indignación cuando leí un comunicado del alto mando del ELN donde legitimaban su crimen bajo la misma óptica, diciendo que “la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas es lícita dentro del derecho de la guerra, no hubo ninguna víctima no combatiente”. Leyeron bien: lícita, o sea que se volvieron legalistas para justificar su crimen.

Es de una sutileza cruel y morbosa establecer a quién es legítimo matar y a quién no. Es un razonamiento que me horroriza, que me asquea. Sin embargo, me llena de esperanzas constatar que la Plaza de Bolívar solo se llenó a medias, a diferencia de la convocatoria de los estudiantes que colmó la plaza, lo que significa que los colombianos queremos llegar a la paz total por el camino del diálogo y que bien valdría la pena que los líderes que abanderan este camino pacífico, como ruta para llegar a la paz, convoquen a una manifestación pidiendo que cesen —de uno y otro lado— los asesinatos “legitimados” por los tratados internacionales y que se retorne a la mesa de diálogo, esperando que Cuba vuelva a aceptar ser la sede de ellos, ya que su canciller, Bruno Rodríguez, tuvo que declarar en un tuit que "#Cuba jamás ha permitido ni permitirá que su territorio sea usado para la organización de actos terroristas contra ningún Estado. #Cuba ha cumplido estrictamente su papel como Garante y Sede Alternativa de la Mesa de Diálogos de #Colombia entre el Gobierno y el ELN", diciendo en un segundo tuit que “condenamos el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, sean cuales sean sus motivaciones”. Así se habla.

En esta ocasión, Cuba nos interpreta a quienes somos de izquierda y humanistas. Por eso bien vale la pena que nos manifestemos públicamente para que se retome el camino del diálogo, sean cuales sean las motivaciones bélicas que impulsan a los guerreristas a la muerte como supuesto camino para lograr la paz.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
334

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Con la firma de la paz, nuestra historia pudo tomar otro rumbo

Con la firma de la paz, nuestra historia pudo tomar otro rumbo

Nota Ciudadana
Negociar como si no hubiera guerra, y hacer la guerra como si no hubiera negociación

Negociar como si no hubiera guerra, y hacer la guerra como si no hubiera negociación

Nota Ciudadana
¿Si queremos la paz, debemos prepararnos para la guerra?

¿Si queremos la paz, debemos prepararnos para la guerra?

Nota Ciudadana
El centro y la periferia para la paz

El centro y la periferia para la paz