¿Será que la falta de meritocracia en las entidades del Estado no es corrupción?

"Todos los colombianos tenemos el derecho a tener las mismas oportunidades para ingresar a las entidades del Estado y participar laborando en ellas"

Por: Carlos Álvarez
septiembre 07, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Será que la falta de meritocracia en las entidades del Estado no es corrupción?

La corrupción: ese monstruo “oscuro, siniestro y real” que desfila impune por todos los rincones del país; y del que no se escapa ni la más consagrada entidad, como la que hoy es abanderada y viene promulgando ser el “castigo divino” para tan vil y execrable actividad ilícita en toda su extensión.

Como ya hemos conocido muchos, ese vergonzoso escándalo del famoso fiscal anticorrupción —corrupto hasta los tuétanos—, así como otros escándalos no menos importantes que ese, no son más que el reflejo diáfano de la crisis que hoy enfrenta, principalmente, la Fiscalía General de La Nación referente a temas de corrupción.

Colombia, es un país que se ha venido reafirmando a nivel mundial como uno de los más interesantes e indiscutibles “laboratorios del delito”, no deja de sorprendernos siempre, ya que la capacidad de innovar en todo tipo de corruptelas o delitos es una realidad que supera la ficción, y siempre con creces; todo esto para risa de algunos y vergüenza de otros.

A lo anterior, ayuda en algo a entender la realidad descrita, lo que en una de sus obras expone Eugenio Raúl Zaffaroni titulada La cuestión criminal. En dicha obra, se analiza el tema denominado “la criminología mediática” y de paso, en un capitulo se incluye a los políticos y el papel que estos juegan en tal vil ejercicio de control de las masas a través de los medios de comunicación.

Y expone Zaffaroni: “La criminología mediática se vale del mismo medio que el político actual necesita: la televisión… La política actual es política espectáculo, y el propio Estado es en alguna medida un Estado-espectáculo, como desde los años 70 lo viene señalando Roger - Gerard Schwartzenberg. Como los políticos no conocen otra criminología que la mediática, frente a los embates de ésta responden conforme a su discurso de causalidad mágica y, para demostrar que están preocupados por la seguridad, caen en la trampa de plegarse a sus exigencias”.

De acuerdo a lo anterior, esa causalidad mágica en el discurso es la que el fiscal general, por ejemplo, viene promulgando sobre el tema de la corrupción; porque sí, hay problemas de corrupción de fiscales que se beneficiarán de lo ilícito, pero hay un tema también complejo a la vista de todos y que la criminología mediática no denuncia o no escandaliza porque es tan evidente que ha pasado a un segundo plano, y que también es igual de grave que los otros temas de corrupción: la feria de nombramientos en todos los cargos, así como aquellos otros con buenas remuneraciones en la entidad.

En Colombia en la Constitución Política se ha establecido el artículo 125 que: “los empleos en los órganos y entidades del Estado son de carrera”. En ese orden de ideas, la pregunta que se hacen muchos ciudadanos es, por ejemplo: ¿qué pasa con los concursos de méritos en la Fiscalía, en el CTI o en Medicina Legal? Si bien es cierto que, esa entidad por disposición de la Carta establece un régimen de origen Constitucional eso no puede ser óbice para que se siga convirtiendo en un fortín político impune donde la meritocracia brilla por su ausencia asegurando el reinado de la provisionalidad indefinida y perpetua que atrae fácil la corrupción.

Todos los colombianos tenemos el derecho a tener las mismas oportunidades para ingresar a las entidades del Estado y participar laborando en ellas como significado de la construcción que como sociedad debe tener un país en pleno desarrollo. Eso no puede seguir convirtiéndose en un privilegio de unos cuantos en detrimento de las mayorías con iguales derechos que consagra la Constitución.

De acuerdo a esto, también es cierto que no es solo la Fiscalía si no también otras entidades; solo me refiero a ella, ya que es un hecho notorio que allí se manejan muchos intereses sobre el tema; si no obsérvese y analícese los últimos casos de corrupción que involucran a esa entidad y demuestran esa feria de nombramientos en altos cargos patrocinados por “honorables magistrados” de las altas Cortes; y como se ha venido exponiendo no sólo en las altas esferas sino también en todos los demás cargos que se han creado al interior.

Son muchas las historias que se cuentan y en su mayoría, al parecer son ciertas; como por ejemplo, que allí solo entran a laborar los hijos y familiares de sus funcionarios; que para ser fiscal hay que tener una recomendación política, que existe una carrera especial pero que es ahora una desventaja y está muerta, entre muchas otras cosas más.

Entonces, si lo anterior no es una especie de corrupción o una especie de nepotismo, entonces qué es.

Es imperante rescatar la carrera administrativa como criterio de transparencia e igualdad en el acceso, permanencia y retiro, como legalmente está establecido para todas las entidades del Estado.

Por eso se dice que, para tomar las banderas de una lucha sea cual sea por el discurso, primero hay que reconocer nuestras falencias, reconocer nuestras debilidades y fortalezas, conocernos por dentro, saber lo que somos en realidad; solo así seremos probos e intachables de guiar a otros por los senderos de la dignidad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
543

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Un nuevo triunfo para la meritocracia

Un nuevo triunfo para la meritocracia

Nota Ciudadana
Batalla por la meritocracia

Batalla por la meritocracia

Nota Ciudadana
Meritocracia, una oportunidad para construir democracia

Meritocracia, una oportunidad para construir democracia