¡Se vale sentir!

"Tenemos la obligación de volver a innovar, volver a soñar, volver a empezar creyendo en las capacidades personales e intelectuales que una vez nos llevaron al éxito"

Por: Gabriel Jaime Hoyos
mayo 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Se vale sentir!
Foto: CorpoÁgape

Los pensamientos negativos nos invaden, sentimos mariposas en el estómago (y éstas no son de amor), se nos enfrían las manos y nuestras respuestas se nublan perdidas entre sí, al no saber ¿qué va a pasar cuando el COVID-19 pase?, pensamos si… ¿volverá todo a la normalidad con facilidad?, ¿el negocio o trabajo será como antes?, en caso de perder mi trabajo o emprendimiento ¿surgiré nuevamente?, ¿quebraré?, ¿el sistema financiero me dará la espalda?, ¿podré volver a empezar?, ¿conseguiré empleo nuevamente?… Preguntas importantes que hoy no tienen respuestas claras, con infinidad de finales; unos buenos y otros no tanto, por ello sentir miedo y zozobra es permitido, somos seres humanos, sintientes, con capacidad de raciocinio y libertad de pensamiento, por ello SE VALE SENTIR.

Escribo estas palabras de aliento con emotividad, para aquellos emprendedores y trabajadores que piensan en el futuro de su emprendimiento o trabajo en época de pandemia y post-pandemia, la reactivación económica va de manera gradual; muchas empresas quizá vayan a cerrar, otras en cambio podrán aprovechar este momento de pandemia para crecer, creando posiblemente nuevas plazas de trabajo; esa sinergia sin duda es la volatilidad propia de la economía, ya que todas las tesis de recuperación económica son válidas, pero a la vez ninguna es correcta, no hay una verdad revelada a la fecha sobre la forma de realizar la reactivación económica, ningún experto económico o político a nivel mundial sabe estrictamente que sucederá después de que todo pase.

Como humanidad estamos viviendo un escenario mundial sin precedentes, por primera vez en la historia republicana de Colombia y de muchas naciones se ha declarado un confinamiento general obligatorio, lo que ha llevado a muchos negocios y empresas a cerrar sus puertas al público aproximadamente por 2 meses, por otro lado hay empresas que han estado trabajando a media marcha, lo que hace que los efectos económicos hagan presencia en las empresas y microempresas, pasando su factura de cobro y en ella llevándose puestos de trabajo, negocios y emprendimientos que no contaban con el músculo financiero para solventar esta crisis sin precedentes.

Sin duda esta pandemia a todos nos afectará, todos tendremos algún conocido, amigo cercano, amigo de un amigo, familiar, o hasta podremos ser nosotros mismos los que vivamos en carne propia los estragos económicos del COVID-19, estragos que vendrán con depresiones, llanto y desespero, conjunto de sensaciones que no podrán arrebatar nunca la esperanza y la constancia de conseguir nuestras metas, justo en ese momento de vulnerabilidad es donde nosotros debemos reinventarnos como personas, donde debemos volver a empezar y ello implica un desprendimiento del pasado, olvidar donde estaba y que tenía antes que todo esto pasara; tenemos la obligación con nosotros mismos de volver a innovar, volver a soñar, volver a empezar creyendo en las capacidades personales e intelectuales que una vez nos llevaron a la cúspide del éxito.

Después de esta crisis y adversidad, nuestros negocios o trabajos cambiarán, y con ello debemos ser personas adaptables al cambio – según los pronósticos de los expertos el tiempo estimado para el desarrollo de una vacuna que combata los nuevos efectos en nuestra salud del COVID-19 (SARS-CoV-2),  tardará entre 12 y 18 meses – entendiendo así que esta anormalidad será nuestra normalidad por un determinado espacio de tiempo; siendo esta la entrada para que no dejemos a un lado nuestra obligación de reinventarnos día a día, de surgir y salir adelante.

La invitación es para que todos durante esta crisis tengamos presente que: se vale soñar, se vale ser optimista, se vale luchar por los sueños, se vale caer mil veces y levantarse mil y una vez, se vale creer en sí mismo y se vale sentir; bien reza el adagio popular “Nunca la noche es más oscura, que justo antes del amanecer”.

¡VIVE, QUE SE VALE SENTIR!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
100

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¡Mamá, no quiero volver al colegio!

¡Mamá, no quiero volver al colegio!

Nota Ciudadana
Dos Colombias y una pandemia

Dos Colombias y una pandemia

Nota Ciudadana
Denuncia: Movistar anuncia incremento del valor de sus servicios en plena crisis por COVID-19

Denuncia: Movistar anuncia incremento del valor de sus servicios en plena crisis por COVID-19

Nota Ciudadana
Las ventajas que nos trae el Coronavirus

Las ventajas que nos trae el Coronavirus