¿Qué va a pasar con los Páramos en Colombia?

Después de dos años, el Ministerio de Ambiente definió el área en la que no se pueden realizar actividades de minería. Representa el 76% del área propuesta por el Instituto Humbolt.

Por:
diciembre 08, 2014
¿Qué va a pasar con los Páramos en Colombia?

Atravesar los Páramos es andar entre las nubes que volarían de largo si las diminutas fibras de los musgos verdes, amarillos y rojizos no convirtieran el vapor en gotas de agua. Hay plantas, como la estrellita de páramo, que abrazan las goticas. Allá hay bosques diminutos de árboles, hojas y flores. Solo en cinco países, la alta montaña tiene alfombras esponjosas y húmedas, y plantas en medio de la niebla que parecen frailes alrededor de lagunas heladas y puras. Colombia tiene la mitad de los páramos del mundo. De ellos brota el agua de nuestros ríos. La que tomamos, usamos en riego y en producción de electricidad. Son una fábrica de agua. Nos prestan un servicio gratis.

Al replegarse las montañas andinas en su formación geológica, el oro quedó arriba. Incluso bajo el suelo paramuno. Hay regiones en donde el metal está tan al alcance que toca arañar un poco la montaña para sacarlo. Esto lo supieron los indígenas precolombinos y también durante la colonia el propio José Celestino Mutis quien llegó como minero a Santander a La Montuosa Baja, de la que salía tanto oro y tanta plata que hasta los caballos tenían herraduras fabricados con estos metales. Fue tal la abundancia de metales que le dio al botánico para innovar en técnicas de amalgamación del oro.

A esta antiquísima mina ya no se le llama La Montuosa, sino Angostura. Las vetas casi a la vista, trajeron la fiebre del oro a estas montañas frías. Se alzaron dos pueblos, uno tiene una bandera de dos colores, dorado y gris, como el oro y su propio nombre: Vetas. El otro se llama California, como el remoto oeste estadounidense al que llegó en el siglo XIX gente de todos los continentes tras el metal. Y en Vetas y California, la actividad principal es la minera. Hay múltiples empresas locales que ya están sacando el oro de la montaña. También se multiplican los galafardos, personas a quienes les está pareciendo mucho más rentable sacar informalmente oro de las paredes de piedra que cualquier otro trabajo.

 

En la plaza de Municipio de Vetas no hay un prócer sino un minero. http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/ndetalle/article/habitantes-del-paramo-de-santurban-estan-invisibilizados.html

En la plaza de Municipio de Vetas no hay un prócer sino un minero. Foto: Agencia UNAL

Tres multinacionales, Eco Oro –antes Greystar- , Leyhat y AUX Gold quieren hacer minería a gran escala ahí. La de cielo abierto quedó descartada en 2011 cuando el Ministerio de Ambiente le negó la licencia ambiental a Greystar, con el telón de fondo de multitudinarias expresiones de rechazo al proyecto por parte de la gente de Bucaramanga. Los páramos, además, fueron reconocidos por el gobierno como ecosistemas estratégicos y hay un consenso cada vez mayor de que en ellos no debe hacerse minería. Y así lo dice el Plan Nacional de Desarrollo actual.

Pero las multinacionales mineras no se han rendido. Entre las tres, tienen 35 títulos en Santander y once en Norte de Santander. Y pendientes por ser aprobados otros 26 en ambos. El proyecto que más resistencia ha generado es Angostura de Eco Oro, que pretende extraer 2,7 millones de onzas de oro. Según la información más reciente de su página web, a 2011 habían perforado en sus exploraciones 350 mil metros de montaña.

 

Marchas en Bucaramanga en contra de la minería en Santurbán http://lasnotasdepastor.blogspot.com/2013/03/fotos-de-la-marcha-santurban-cien-mil.html

Marchas en Bucaramanga en contra de la minería en Santurbán

 

Las mineras no han desistido, porque la prohibición de la minería en los páramos dependía de que el Ministerio de Ambiente trazara la línea y dijera en dónde empieza este ecosistema. Tras más de dos años de espera, con el nombramiento de un gerente para Santurbán, Luis Alberto Giraldo, el gobierno le metió el acelerador a la tarea y delimitó el 76% del área que había definido el Humboldt en una decisión que no deja de ser polémica porque afecta muchos intereses.

La mayor tensión radica en que la decisión del Ministerio estaba sujeta a la prohibición del Plan Nacional de Desarrollo que no solo prohíbe la minería en los páramos, sino también la agricultura. El Plan metió en el mismo saco todas las actividades, grandes y pequeñas, antiguas y por venir. Una decisión tan radical que terminó no solo por unir a los grandes mineros, sino también a los pequeños y a los agricultores en contra de una delimitación amplia del Páramo.

La gente y las autoridades de Vetas y California han estado en ascuas por la incertidumbre sobre lo que pasará con sus actividades económicas y porque con estos dilemas, sus tierras se han desvalorizado. Argumentan que de prohibirse la pequeña minería, crecería la minería ilegal. Lo mismo pasa con el corregimiento de Berlín, más al sur, por donde pasa la carretera de Bucaramanga a Cúcuta, una zona plana apta para las actividades agrícolas y económicas, en especial el cultivo de la cebolla y la ganadería.

 

 

Muchos cebolleros en Berlín se oponen a quedar dentro de la delimitación del Páramo. Foto de http://berlin-tona.blogspot.com/

Muchos cebolleros en Berlín se oponen a quedar dentro de la delimitación del Páramo. Foto de http://berlin-tona.blogspot.com/

Aunque los páramos comparten algunas características como la altura, las plantas, el frío y la capacidad de hacer brotar agua, los habitantes se relacionan con ellos de maneras muy distintas. Algunos páramos tienen protección como parques nacionales, como Los Nevados o Iguaque. Hay los que son territorio ancestral de pueblos indígenas, por ejemplo en la Sierra Nevada de Santa Marta, el Cocuy, o páramos en Cauca y Nariño. Hay otros donde por distintos motivos, entre ellos la violencia, han ido llegando campesinos a hacer su vida y a cultivar lo que se da bien a esa altura: cebolla o papa. En otras zonas hay ganadería.

En un proyecto impulsado por el Instituto von Humboldt y financiado por el Fondo de Adaptación, hay 13 equipos de investigación en 21 páramos de Colombia que estudian la vida de la gente y los páramos, la historia y los conocimientos populares. Estas investigaciones serán entregadas a las CAR, que por ley deben darle insumos al Ministerio de Ambiente para delinear los páramos.

El pasado lunes, en el encuentro sobre el tema convocado por el Instituto, quedó claro que así como hay actividades humanas que amenazan los páramos, también hay gente, autoridades y organizaciones que los conocen como nadie, y que tienen vínculos afectivos con ellos y saben cómo cuidarlos. No necesariamente hay una contradicción entre conservar y usar el páramo. Lo importante es saber cómo hacerlo y muchos paramunos tienen la clave. Por eso, para Paula Ungar, del Instituto von Humboldt, las decisiones sobre los Páramos deben tomarse con la gente y no solo con el conocimiento de la academia. Ungar propone que dentro del páramo no se miren las actividades humanas en blanco o negro.

 

El Instituto Alexander von Humboldt dirigido por Brigitte Baptiste ha hecho importantes aportes para la conservación de los Páramos en Colombia a través de mapas y estudios.

El Instituto Alexander von Humboldt dirigido por Brigitte Baptiste ha hecho importantes aportes para la conservación de los Páramos en Colombia a través de mapas y estudios.

Como no puede desplazar a los agricultores o pequeños mineros, el Ministerio de Ambiente excluyó de la definición de páramo áreas que por sus características ecológicas sí lo son y que con un adecuado manejo y apoyo del gobierno, podrían ser cuidadas por sus mismos habitantes. El páramo protegido de la minería quedó reducido a las zonas intocadas y despobladas. En el mapa que hizo el Humboldt del Páramo de Santurbán quedan incluidos Vetas, California, Berlín y el proyecto de Angosturas, 15 mil personas viven adentro. Según la fina lupa del Humboldt, Colombia tendría 3 millones de hectáreas de páramo, un millón más que el mapa que maneja el Ministerio.

La suerte del páramo de Santurbán puede marcar el camino de los demás páramos. Los ambientalistas ya están en la jugada para que la prohibición de minería se mantenga. Un grupo de organizaciones ambientales hizo una propuesta de artículos para el Plan de Desarrollo y a través de redes sociales piden proteger nuestras mayores fábricas de agua. Hacen falta soluciones ingeniosas que no excluyan del cuidado de los páramos a la gente que los habita.

-.
0
12701
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La delimitación de Santurbán sí podría avanzar a través de canales digitales

La delimitación de Santurbán sí podría avanzar a través de canales digitales

Nota Ciudadana
Santurbán, un caso de diplomacia científica 

Santurbán, un caso de diplomacia científica 

Nota Ciudadana
Delimitación de Santurbán: 25.000 habitantes y 40 municipios en vilo por medida de la Procuraduría

Delimitación de Santurbán: 25.000 habitantes y 40 municipios en vilo por medida de la Procuraduría

Explotación de oro en Santurbán pausada por el coronavirus

Explotación de oro en Santurbán pausada por el coronavirus