Nos matarán dos veces

"En la primera participan los asesinos materiales y en la segunda, los odiadores remotos, tierra fértil para la mercadotecnia de las bajas emociones"

Por: Efraín José Martínez Meneses
septiembre 24, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Nos matarán dos veces

Todo se relaciona en este país. La holística de la ruindad conecta los muertos del campo con los muertos de la ciudad. Esto ahora se hace de manera veloz a través de la explotación de los prejuicios de las personas que a través de redes sociales y mensajería instantánea esparcen la maleza mental a una velocidad peligrosa.

A Javier Ordóñez lo mataron unos policías. En su primera muerte fue golpeado y torturado con choques eléctricos, la vimos por televisión. En la segunda participaron cientos de miles, tal vez millones que cayeron en las pequeñas trampas del neuromarketing capaz de explotar sentimientos elementales humanos.

El cerebro es un ciclista en bajada y acepta mentiras tranquilizadoras sin tamizar los enormes trozos destructivos. Mensajes de WhatsApp, imágenes en redes y propaganda que busca matar lo último que queda de un ser humano; su nombre, su entorno, la manera en que lo recuerdan, su prestigio.

Nadie sabe de dónde salieron, quién los creó y, sobre todo, pocos se pregunta sobre la veracidad. Debido a lo primarias que son las emociones que despiertan, queda anulada la posibilidad de cuestionamiento. Quienes las crean conocen bien el comportamiento humano, los miedos, sus respuestas viscerales, los efectos en el cerebro, los puntos débiles personales y sociales.

¿Qué intención tienen al crear toda esta propaganda sucia contra un hombre común? Evidentemente ocultar un crimen extraordinario ¿Cuánto cuesta matar por segunda vez a un ser humano? ¿Qué empresas de mercadeo hacen eso? ¿Quiénes los contratan?

Se ha especializado el desprestigio gracias a la tecnología y al estudio de masas, pero sobre todo a la capacidad cada vez más sorprendente y temible de hacer daño y ocultar la corrupción y la ambición desmedida.

En los falsos positivos, como se cometían casi siempre en zona rural, con solo la versión estatal de bajas guerrilleras era suficiente. Hoy el proceso es más elaborado.

La ciudad, los testigos, las cámaras, complican un poco la versión oficial que en principio se niega a reconocer los hechos, pero debido a la contundencia de las pruebas debe buscar al menos el respaldo de una fracción bien descifrada y automática de la población.

Así los muertos terminan siendo, sin comprobar, drogadictos, golpeadores, incitadores, provocadoras, ladrones… Todo aquello que la “gente de bien” puede usar como justificación para reforzar su inflado estatus moral y su superioridad en las etéreas escalas clericales.

Matar dos veces, porque ya ellos saben. A veces muere el cuerpo, pero se pueden volver una idea y un ícono que acabe con las intenciones de los enfermos de poder.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
301

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La brutal represión del Estado

La brutal represión del Estado

Aplaudo a Claudia López

Aplaudo a Claudia López

Y los vándalos salieron del clóset…

Y los vándalos salieron del clóset…

Nota Ciudadana
Un país de luto

Un país de luto