"Muy poco aprendimos de Hitler y el nazismo"

Hace 75 años, el 27 de enero de 1.945, el mundo conoció la barbarie de los nazis, tras liberar los prisioneros de Auschwitz-Birkenau, el primero de 6 campos de exterminio

Por: Leonel Uriel Alzate Herrera
enero 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Son indecibles y espantosos los vejámenes a que fueron sometidos los prisioneros, en su mayoría judíos, pero también polacos, gitanos, homosexuales, prisioneros de guerra soviéticos, testigos de Jehová o hasta personas con discapacidad. La miseria humana llevada a su máxima expresión.

Puede decirse con absoluta certeza que entre 1933 y 1945 el régimen de Hitler asesinó a unos seis millones de personas, -hay quienes aseguran que ante la falta de registros de identidad, la cifra podría superar los 10 millones de personas- ¿se imaginan? ¡Diez millones de personas! Unos murieron trabajando hasta el agotamiento, víctimas del hambre y la desnutrición. Otros fueron fusilados, otros mutilados e incluso, miles y miles fueron utilizados para experimentos científicos adelantados por verdaderos dementes que en su afán por encontrar "una raza perfecta" jugaban a ser dioses de la vida y de la muerte.

¡Muy poco hemos aprendido de esta tragedia! Han pasado 75 años desde que se descubrió la magnitud del horror nazi que, sin duda; es el mayor genocidio en la historia de la humanidad.

Comencemos por Israel, pues pese a que fueron ellos, los judíos, quienes más víctimas aportaron al holocausto, y pese a que son un pueblo que durante siglos estuvo condenado a la diáspora, y que después del holocausto logró por parte de la ONU ser reconocido como nación, y se les concedió un territorio donde asentarse y florecer, hoy parecen haber olvidado su tragedia, y someten al pueblo de Palestina una especie de ghetto, conminándolos a la pobreza, e invadiendo sus territorios en la franja de Gaza.

Tampoco en occidente hemos aprendido mucho de la historia, y Colombia no es la excepción. Aunque aún tenemos un país democrático, con libertades como el trabajo, la educación, la libre empresa y libertad de expresión; hay quienes quieren emular los preceptos socialistas y comunistas, liderados por un cúmulo de filósofos post modernos que, viven con todas las comodidades y lujos del capitalismo, pero que incitan con argumentos insulsos y elocuentemente diseñados. Sus pálidas alegorías siempre van dirigidos a las clases populares, para que estas se rebelen contra el gobierno legítimamente establecido,

Estos líderes de la izquierda radical colombiana y latinoamericana, tal como Hitler en los años 30 del siglo pasado, se presentan a sí mismos como los "salvadores" pero solo buscan desestabilizar las instituciones y capitalizar el descontento de la sociedad, con el único fin de tomarse el poder. Y esto para, en aras de la "distribución de la riqueza" apropiarse de la economía y llevar a los pueblos a eternas dictaduras que acaban con el libre mercado, y convierten a los que antes trabajaban para vivir, en simples mendigos de un gobierno que decide cuánto pueden comprar, qué pueden comer, mientras ellos despilfarran a manos llenas lo que otros han construido.

Las guerrillas nacidas en los años 50 y 60 en Colombia, son otra muestra de la degradación de filosofías marxistas y leninistas que son un verdadero peligro para el mundo actual. Fueron quizá creadas con nobles ideales, para reivindicar por las armas los derecho de los campesinos y de las clases menos favorecidas en las ciudades. Pero el poder que les dieron las armas hizo que muy pronto perdieran el norte, y terminaron convertidos en empresas criminales de extorsionistas, donde el secuestro, el abigeato, el boleteo y el chantaje selectivo a los agricultores, ganaderos, empresarios y hasta esmeralderos. Esto terminó gestando el monstruo del paramilitarismo, como respuesta al terrorismo de estas guerrillas que durante más de 60 años han cometido barbaridad y media.

Hoy por hoy, no hay un solo país en el mundo que pueda decir que el comunismo o el socialismo les han dejado otra cosa que no sea pobreza y destrucción. La otrora Venezuela, la grande y floreciente economía líder de América Latina, hoy es el triste reflejo de lo que significó haber creído en un sistema corrupto, donde hoy los hijos de sus gobernantes "Bolichicos" que les llaman, están viviendo como reyes en Dubai, Francia y Estados Unidos, derrochando a manos llenas lo que sus padres le quitaron al pueblo.

Posterior al holocausto, el mundo conoció el desastre del comunismo de la ex Unión Soviética (URSS), que es otro espejo de la miseria y desolación que dejó un sistema perverso. Aunque su disolución de dio a comienzos de los años 90s, hasta hoy muchos pueblos que la conformaron; entre ellos bosnios, armenios, croatas, chechechenos en fin, padecen la miseria que dejaron los años de la cortina de hierro, y tratan de salir de sus miserias por la vía democrática.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Un peligro: así fue mi primera experiencia gay en Tinder

Un peligro: así fue mi primera experiencia gay en Tinder

Nota Ciudadana
Balance del plebiscito

Balance del plebiscito

Nota Ciudadana
¿Liderazgo en Colombia? ¿Cuál queremos?

¿Liderazgo en Colombia? ¿Cuál queremos?

¡La capitana Marvel también es colombiana!

¡La capitana Marvel también es colombiana!