Opinión

Mike Pompeo, el halcón inesperado de Trump

El alfil del presidente viene a Colombia para que siga siendo su peón en la insensata presión hacia Venezuela y continúe ejerciendo como adalid en la absurda lucha contra el narcotráfico

Por:
enero 22, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Mike Pompeo, el halcón inesperado de Trump
Colombia, por su ubicación geográfica y su histórica sumisión a la oficina oval, es un recurso clave para mantener el poder geopolítico de Washington en la región,

Mike Pompeo, quien desde marzo 2018 es el rostro visible de la política exterior norteamericana, fue hasta antes de la elección de Trump su opositor, pero, como en política todo es flexible de acuerdo al tamaño de la ambición, pronto se hizo su más leal asesor. La carrera política de Pompeo, fue más bien opaca hasta el momento en que Trump lo nombró jefe de la CIA, por recomendación de su vicepresidente, cargo que ocupo de abril de 2017 hasta marzo de 2018.

Pompeo es graduado con honores de la academia militar West Point, sirvió en el ejército norteamericano y posteriormente se graduó de la escuela de leyes de Harvard. De ahí, fue elegido a la Cámara de Representantes por Kansas, siendo una figura de poca visibilidad dentro del partido republicano. Su momento de reconocimiento llegó en 2015 cuando fue parte del Comité de Inteligencia que sometió a un extenso interrogatorio a Hillary Clinton, ex Secretaria de Estado y posterior candidata presidencial, relacionado con el asalto a la Embajada Norteamericana en Benghazi.

Desde la posesión de Trump, Pompeo, se ha ido posicionando como un alfil cercano al presidente norteamericano y su emisario más fiel, lo que es clave teniendo en cuenta la turbulenta política exterior del actual mandatario. Es por este motivo que Pompeo parece tener el don de la ubicuidad, pasa de un punto álgido con la crisis con Irán en Medio Oriente a Latinoamerica.

La actual visita, enmarcada en la Cumbre Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, tiene dos propósitos concretos, presionar a Colombia para que continúe siendo su peón en la insensata presión hacia Venezuela, cuya finalidad es hacerse con el control del petróleo del país hermano, a cualquier precio, y, otra insistir en que Colombia debe continuar ejerciendo como adalid en la absurda lucha contra el narcotráfico, que ya ha probado ser una guerra inútil, más aún en este gobierno que ha hecho más bien poco por abordar la situación de manera estructural y seria, al punto que el mismo Trump, ha regañado a Duque por su ineptitud. Ahora, obviamente, la diplomacia obliga que Pompeo alabe los “avances” del país, lo que resulta risible dado el estado de las cosas en Colombia.

______________________________________________________________________________

La visita de Pompeo también se sitúa en la guerra fría que Estados Unidos sostiene con sus contrapartes chinas y rusas por el control geopolítico de la región

______________________________________________________________________________

A la par, la visita de Pompeo, también se sitúa en la brumosa guerra fría que Estados Unidos sostiene con sus contrapartes chinas y rusas por el control geopolítico de la región. Ya que, ambas potencias han invertido importantes sumas de dinero en hacer negocios de diversa naturaleza al sur del continente, tradicionalmente explotado por el coloso del Norte. Lo cierto es que Trump, en su desprecio hacia todo aquello que no sea blanco anglosajón, descuidó a América Latina, lo cual fue aprovechado por sus rivales económicos para entrar a la región e incidir en varios frentes, lo que ha inquietado a Washington, quien ha ido perdiendo hegemonia al sur de su frontera.

Colombia, por su ubicación geográfica y su historica sumisión a la oficina oval, es un recurso clave para mantener el poder geopolítico de Washington en la región, no en vano ha sido el país que ha liderado la férrea campaña norteamericana contra Venezuela a cambio de seguir recibiendo dinero del gobierno norteamericano, que a la par que nos empobrece con sus acuerdos neoliberales y abusivos, nos utiliza para conspirar con el fin de derrocar gobiernos hermanos, como ya ocurrió en Bolivia y como pretenden que ocurra con Venezuela. Esto mientras Estados Unidos continua posando de ser defensor de la democracia, según la idea de esta que más les convenga para sus negocios.

Antes de finalizar su visita, Pompeo prometió millones de dólares para ayudar a los migrantes de Venezuela en Colombia, y habría que preguntarle al presidente Duque en qué y cómo se han invertido los recursos que ya su gobierno a recibido por este concepto, porque de ello poco se sabe.

 

 

-Publicidad-
0
1100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Menospreciar la memoria

Menospreciar la memoria

Duque y la conveniencia del absurdo

Duque y la conveniencia del absurdo

María Inocencia Balanta, el tesón de la esperanza

María Inocencia Balanta, el tesón de la esperanza

La verdad inquietante sobre el ´fracking´

La verdad inquietante sobre el ´fracking´

Desapariciones

Desapariciones

La espada de Damocles

La espada de Damocles

Interceptada ilegalmente

Interceptada ilegalmente

Diario de un Paro que no para

Diario de un Paro que no para