Opinión

Las lecciones que deja una actriz mueca

Mujeres y hombres quieren uniformarse con dientes de conejo o teclados de piano sin saber lo que les espera en poco tiempo por cuenta de su vanidad

Por:
enero 22, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las lecciones que deja una actriz mueca
El caso de la actriz y modelo Manuela Gómez sirve para recordar que la sonrisa natural es la perfecta y que no todo es para todo el mundo.

El caso de la actriz y modelo Manuela Gómez, quien difundió un video por Instagram mostrando cómo quedó mueca tras un diseño de sonrisa mal hecho, me sirve de excusa para hablar de las pésimas prácticas y sus consecuencias por cuenta de la estética dental y la falta de aseo en general, de higiene bucal, “porque a la gente no le gusta cuidarse, sino que prefiere verse bonita”, como asegura la doctora María Fernanda Atuesta, odontóloga, endodoncista, presidenta de la Federación Odontológica Colombiana y miembro de la Federación Dental Internacional.

Cada vez me aterra más cómo actores, modelos, presentadores, periodistas y por ahí derecho la sociedad en general, están queriendo uniformarse de conejos alargándose los dos dientes de adelante, o todos los dientes del frente; o queriendo competir con los pianos, con dentaduras rectas como un teclado, y ni qué decir de casi todos soñando con el blanqueamiento de dientes color “blanco inodoro” (dicho por los propios odontólogos). Mejor dicho, ahora todos muelones y con dificultades hasta de cerrar la boca… pero bonitos. Bueno, bonitos para ellos, porque esa es la moda. Qué absurdo.

Y es que a la odontología le está pasando lo mismo que a la medicina estética. Es decir, que hay excelentes profesionales cuyas prácticas son indiscutibles, que van con las necesidades del paciente que realmente requiere alguna intervención para mejorar su calidad de vida y hasta su autoestima, pero hay otros mercenarios de la plata que lo único que ven en cada parte del cuerpo o en cada diente es la cara de Bolívar. ¿Y qué hay detrás de esto? ¿qué lo impulsa? Mujeres y hombres que pagan lo que sea por verse dizque más bonitos, atractivos, matadores, conquistadores que además presionan a sus odontólogos, pero que no saben lo que les espera en poco tiempo por cuenta de su vanidad. Ya no estamos viendo solo pechos y colas descomunales, y me perdonan por el “descomunales”, sino dientes del tamaño perfecto para destapar frascos y botellas. Podría decirse que al botox, a los implantes y al ácido hialurónico se unieron el blanqueamiento y las carillas del diseño de sonrisa.

________________________________________________________________________________

Hay otros mercenarios de la plata que lo único que ven en cada parte del cuerpo o en cada diente es la cara de Bolívar

________________________________________________________________________________

Todo esto me recuerda un novio que tuve en mi época de universidad, cuando comenzaron a salir los cucos con relleno, que decía que había que comenzar a andar con un alfiler para chuzar y saber si la niña nalgona lo era naturalmente. Hoy todavía están en auge y no he visto nada más inmundo que un trasero postizo. Eso queda igual de mal que un hombre con peluquín. Que cada quien puede hacer de su c… un candelero que yo haré del mío un florero, pues sí; pero que es horrible, es horrible.

El doctor Enrique Jadad, especialista en rehabilitación oral, investigador, conferencista y fundador del grupo “Dignificar la odontología” ha escrito y ha dado conferencias contando por qué ningún tratamiento estético en su dentadura igualará a los dientes originales. “He escrito mucho sobre el diseño de sonrisas, y no se trata de satanizar este tratamiento, que debe valorarse como un adelanto de la odontología. Sin embargo, está pensado para un tipo de pacientes muy específicos que en realidad lo necesitan, cosa muy diferente a lo que se está realizando a diestra y siniestra en muchos países en los que la palabra ética no es conocida, donde el bienestar y la salud de los pacientes pasó a un segundo plano, todo por el afán desmesurado de ganar dinero fácil”, dice en su último artículo en el Dental Tribune. Agrega que “las carillas directas fabricadas con resinas de fotocurado no son una solución a largo plazo, ya que se despegan, se fracturan, se manchan y tienden a inflamar las encías, lo cual puede causar enfermedad periodontal”. ¿Y saben los estudios científicos qué han concluido sobre esta enfermedad? Jadad nos contó que esta patología tiene una cercana relación con el Alzheimer por cuenta de una toxina llamada gingipaina, secretada por la bacteria Porfiromona Gingivalis, principal causante de la enfermedad periodontal y que se ha encontrado en los pacientes con Alzheimer. ¿Y qué tiene que ver esto con las carillas del diseño de sonrisa? Que producen microgrietas en donde se alojan las bacterias y, aunque traten, no pueden limpiarlas y llegan al cerebro. La Sociedad Española de Periodoncia también defiende esta teoría. ¡Qué miedo!

_______________________________________________________________________________

¿Qué tiene que ver esto con las carillas del diseño de sonrisa? Que producen microgrietas en donde se alojan las bacterias y, aunque traten, no pueden limpiarlas y llegan al cerebro

________________________________________________________________________________

A este desastre se suma que la gente es puerca, sucia; sí, digámoslo como es. No todo es culpa del diseño de sonrisa, sino de la gente que no solo no se lava los dientes las veces que toca y como toca, sino que no está educada para hacerlo, y estos procedimientos -como los dientes naturales- también exigen ser aseados. La educación y la prevención en salud oral no ha estado en la agenda política de los gobiernos de turno. Cómo les parece que la doctora Atuesta lleva cuatro años tratando de sacar adelante en el Congreso de la República un proyecto de ley en este sentido. Lo ha “pedaleado” como Federación con otras organizaciones científicas todo ese tiempo en la Comisión VII, y en la última oportunidad, cuando ya estaba en el quinto lugar de la agenda en la plenaria, los padres de la patria aprobaron primero la “Ley del caballo de paso fino colombiano”, antepusieron un homenaje a Juan Fernando Cristo y todos festejando acabaron con el quorum y tampoco alcanzó. Pero ella seguirá insistiendo, hasta que algún Gobierno los ponga visibles y desde la educación también disminuya la concentración de profesionales en las grandes ciudades.

 

“Como Federación me está causando angustia, porque se puede llegar a una situación grave”, asegura María Fernanda Atuesta quien insiste en que la falta de higiene oral produce enfermedades crónicas como cáncer, diabetes, infartos e infecciones que pueden terminar en Alzheimer y acabar con la vida. Agrega que a la Federación Dental Internacional le asiste una permanente preocupación porque no se están tomando las medidas necesarias y se sigue enfatizando en todo lo curativo, y no en lo preventivo en materia de salud oral.

 

En todo caso, y volviendo a la actriz mueca que motivó esta columna, recuerde que la sonrisa natural es la perfecta y que no todo es para todo el mundo.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

 

-Publicidad-
0
13200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Necesitamos información, no angustia

Necesitamos información, no angustia

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

Creer o no creer en Farah

Creer o no creer en Farah

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

Día de todo… y hoy el de “La Felicidad”

El perro de Simón Bolívar

El perro de Simón Bolívar

A pagar lo que hizo… ¡Epa, Epa, Epa!

A pagar lo que hizo… ¡Epa, Epa, Epa!

¿Nos vamos a dejar montar semejante movida?

¿Nos vamos a dejar montar semejante movida?