Más allá del (Pussy) Riot de Rock al Parque

"El público y los artistas estaban en diferentes canales, el artista diciendo 'fuck populism' y el público esperando un 'fuck Duque', aunque puede que al final sea lo mismo"

Por: Jose Alejandro Catama Castaño
agosto 22, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Más allá del (Pussy) Riot de Rock al Parque
Foto: @mathvalbuenaph \ Idartes - Facebook Festival Rock al Parque

El cierre del segundo día de Rock al Parque estuvo a cargo de la banda rusa Pussy Riot. Más que banda, colectivo artístico y como ellos lo hicieron entender en un trino reciente, una idea de la que cualquiera puede ser parte.

La presentación empezó tarde, cuando llegué al escenario pasadas las 9 aún había silencio en la tarima y chiflidos en el público. Todos teníamos curiosidad de verlos, ver cómo un grupo tan contestatario se comportaba en el escenario.

No voy a posar de conocedor, solo he escuchado de la banda cuando figuran en noticias internacionales. Por allá en 2011 cuando se presentaron en una catedral y fueron encarceladas y hace un mes cuando invadieron la cancha de la final mundial de fútbol.

La demora ya tenía al público ansioso, sin embargo, la presentación empezó con una serie de enunciados, no recuerdo si llegaron a los 30. Cada punto contenía información importante sobre el mal más grande que ellos enfrentan, la desigualdad.

Todos escritos en inglés, eran leídos por una voz chillona y robotizada: información de Putin, de cómo se ha enriquecido pese a nunca trabajar fuera del gobierno, del 1% que controla las grandes riquezas del mundo, de cómo estamos alcanzando un pico de desigualdad no visto desde 1913, etc.

Cada vez que sumaban otro punto la gente se impacientaba más, chiflaban o gritaban. La mayoría estaba allá para escuchar música, que todo estuviera en inglés supongo que también habrá desconcentrado a varios. La actitud del público hizo sentir que a pocos les interesaba el mensaje.

Después de un tiempo empezó la música, una mujer rapeaba sobre sonidos electrónicos, en tarima un dj y bailarinas. Muchos empezaron a irse, quizá esperaban punk, pues así fueron clasificados años atrás, como un grupo de música punk. Si no fuera por el suceso de la copa de fútbol, que me hizo darles una escuchada, yo también hubiera esperado lo mismo.

Uno de los primeros mensajes que la vocalista Nadia Tolokónnikova envió fue de apoyo al aborto legal y seguro. Más adelante en la presentación usó el pañuelo verde, el mismo que usan en Argentina los que luchan por esa causa, lanzó también una crítica al populismo encarnado en Putin y Trump.

Pussy Riot logra incrustar dentro de sus canciones letras muy bien hechas y directas, hablo de las partes en inglés, y claro, prima el mensaje sobre la calidad de música. Invitan a compartir riquezas y conocimientos con los demás; hablan de cómo la música en los momentos que han estados presos, ha sido vital para mantener la voluntad intacta; y resaltan también el apoyo al aborto legal y seguro y el control sobre sus cuerpos.

Todo eso vino en la presentación de Pussy Riot, eso y las comentarios de Nadia, en inglés, para complementar algunos temas. El uso del pañuelo fue una forma de hacer un guiño a Latinoamérica, pero supongo que los asistentes quedaron esperando algo más personal. Quizá el público y los artistas estaban en diferentes canales, el artista diciendo "fuck populism" y el público esperando un “fuck Duque”, aunque puede que al final sea lo mismo. Sin embargo, eso demuestra lo obsesionados y traumatizados que estamos con las desgracias que el país está padeciendo y con adjudicarle un único rostro.

Supongo que esperaban que ese concierto, de una banda anti establishment, fuera un espacio para expresar su frustración con el gobierno que se posesionó solo dos semanas atrás. Es entendible, pero creo que deja expuesto lo monotemático que se ha vuelto el país, ambos lados solo apuntando a un nombre, sin darse cuenta de todo lo que está detrás.

Pussy Riot trató de dejar mensajes más grandes: contra la desigualdad, algo que sucede en todos los países. Debería también quedar la invitación a compartir, a no seguir los populismos, a aceptar que hay días que sentimos que no podemos más, que no podemos luchar por lo que queremos, pero también entender que la misma lucha es lo que hace valiosa la vida.

Debemos ver el mundo no solo desde nuestros problemas, sino desde los del otro, no cerrar nuestros oídos y ojos a lo que otros puedan decir, ni obsesionarnos sólo con nuestras causas.

-.
0
372
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Torquemada y el rock

Torquemada y el rock

Las cinco bandas que no se puede perder en Rock al Parque

Las cinco bandas que no se puede perder en Rock al Parque

La ninguniada a Rock al Parque: el peor insulto de Netflix al rock nacional

La ninguniada a Rock al Parque: el peor insulto de Netflix al rock nacional

El pasado

El pasado "sombrío" de 'Pescao Vivo'