¿Y si Maduro y la revolución bolivariana caen?  

"Si Venezuela quiere superar las dificultades que plantea el momento histórico debe hacerlo girando aún más a la izquierda; no a la derecha"

Por: ROBERTO CARLO NÚÑEZ PÉREZ
abril 27, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Y si Maduro y la revolución bolivariana caen?  

No hay que olvidar que antes de que Hugo Chávez llegara al gobierno, la situación económica de Venezuela era más caótica de lo que vemos hoy. Bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez (CAP), a finales de la década de los 80, Venezuela se había quedado prácticamente sin sus reservas internacionales. El petróleo había bajado drásticamente, la inflación superaba el 19 % hasta llegar a un 47 % en la década de los noventa, la pobreza alcanzaba al 37 % y la miseria llegaba al 12 %. Para colmo, el país se encontraba profundamente endeudado ante los organismos financieros internacionales.

Cuando una nación se encuentra en crisis, alguien tiene que pagarla. Lo que hacen los países capitalistas es descargar todas las penurias en los trabajadores, en la gente de la calle. Así que CAP hizo lo que le recomendaba el FMI: privatizó todo lo que se podía privatizar, como CANTV, la empresa estatal de telecomunicaciones. Además, congeló los salarios, subió el precio de la gasolina en un 100%, así como el de los principales servicios públicos, como el transporte, que llegó a aumentar un 30 %.

Todo lo anterior llevó a que los días 28 y 29 de febrero de 1989 se produjera El Caracazo. Las clases populares, desesperadas, se lanzaron a la calle y arrasaron con lo que encontraron. Dos días de violencia y saqueo, la acción espontánea del pueblo fue enfrentada por la Guardia Nacional de la  manera más brutal, lo que produjo una cantidad de muertos de la que aún no se tiene un dato cierto.

Los medios, con sus cámaras listas cuando es la derecha  la que actúa de “revolucionaria”,  hicieron una que otra toma fotográfica y en unas cuantas semanas todo se había olvidado. A ningún sesudo analista se le ocurrió afirmar entonces que la crisis del país hermano demostraba que el capitalismo y la democracia liberal habían fracasado. Cuando la crisis se da en un gobierno de derecha, se evalúa la crisis como de ese gobierno, no  del sistema económico,  contrario a lo que ocurre cuando la crisis se da en un gobierno de izquierda; aquí quién fracasa es el sistema, la propuesta, la teoría toda.

En cuanto a lo económico Venezuela ha tenido un gran pecado, la dependencia del petróleo. Este genera otro: el desmonte de la agricultura autosuficiente. Es en  1914 cuando inicia el auge del petróleo, impulsada su explotación por el  dictador militar Juan Vicente Gómez. Ya en los años 20 la  industria petrolera había desplazado la agricultura. En el pasado o bastante disminuidas quedaban las siembras  de  café, el cacao y la agricultura en general.  Así que cada vez que el petróleo caiga, de persistir esta dependencia, habrá crisis en Venezuela. El chavismo no se inventó ninguno de los dos pecados, aunque si ha fallado al no superarlos.

Hoy, cuando la derecha se apoya en la crisis del vecino país (que independientemente de cualquier gobierno habría llegado), vale preguntarse, ¿entonces qué? Si mañana cayeran Maduro y la Revolución Bolivariana de seguro aparecerían muchos productos que hoy no se ven en los supermercados, abundarían las “ayudas humanitarias”. Esa sería la cara bonita, porque en unas cuantas semanas comenzarían de nuevo las privatizaciones y se arrebataría a los pobres gran parte de lo ganado, como las pensiones a quienes incluso no cotizaron lo suficiente o no cotizaron nada, las viviendas gratis, la salud gratis, una gasolina casi regalada, etc.

Cuando los venezolanos, medio ebrios por las vitrinas y enfriadores nuevamente llenos vieran el monstruo del neoliberalismo que reaparece y salga a las calles a protestar sin falsos líderes guiándolos, verá que ya no hay grandes reflectores ni cámaras transmitiendo sus luchas, sus resistencias (como no las hay hoy frente a las protestas contra Macri en Argentina o Temer en Brasil).

Si Venezuela quiere superar las dificultades que plantea el momento histórico debe hacerlo girando aún más a la izquierda; no a la derecha. De nada le servirá volver a los antiguos monstruos que quieren traer una vez más unos niñitos burgueses que juegan a ser revolucionarios.

-.
0
3955
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El canciller Holmes se estrenó en la OEA con agarrón

El canciller Holmes se estrenó en la OEA con agarrón

Nota Ciudadana

"Ni se les ocurra hacer turismo en Venezuela"

Carlos Donoso con cáncer y sin plata para pagarse el tratamiento

Carlos Donoso con cáncer y sin plata para pagarse el tratamiento

Nota Ciudadana
¿En qué momento Maduro y Santos dejaron de ser los mejores amiguis?

¿En qué momento Maduro y Santos dejaron de ser los mejores amiguis?