Opinión

Los otros

Los voceros de la empatía - que incluyen personajes de todos los espectros políticos- solo la practican con quienes les simpatizan.

Por:
marzo 28, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los otros
Bastaría dejar de pensar a Colombia como un sistema binario de buenos y malos, y más bien proponer discusiones desde la posibilidad del entendimiento y no del adoctrinamiento. Imagen:Basquiat,Deustheads

Hace un par de semanas fui invitado a una reunión virtual para discutir posibles alternativas artísticas de comunicación para un evento de la mayor importancia para la realidad nacional. Asistieron cineastas, fotógrafos, escritores, líderes y gestores culturales de todo el país, quienes propusieron ideas y acciones inusuales y sorprendentes. Llegado mi turno de opinar tomé un camino distinto: quise hablar de los otros cuando son los míos. Me explico. Tengo muchos amigos, familiares, colegas y colaboradores que piensan abismalmente distinto a mí. Personas valiosas y cercanas a quienes la realidad y los hechos los llevan siempre a conclusiones que considero extraviadas o incluso molestas. No han sido pocas las discusiones y los distanciamientos entre nosotros, pero con el tiempo volvemos al mismo lugar de siempre: el afecto, la confianza y la comprensión. Volviendo a la reunión virtual, propuse que esta vez, independientemente de la técnica o solución artística escogida trataremos de hablarle a los otros. A ese otro país. A esa otra mitad.

Estos últimos años hemos sido testigos del escalamiento de una costumbre dañina en Colombia: la segregación de la bondad. Supongo que por cansancio o incomodidad, muchos sectores han preferido excluir de discusiones, estrategias y planes a una gran cantidad de colombianos con la excusa moral (subrayo, excusa) de que ellos no pueden, quieren o saben entender lo bueno, lo correcto y lo apropiado; como si fueran minusválidos éticos. El debate político se redujo a un juicio precipitado y peligroso de capacidad de discernimiento. De esta manera se ha minado la posibilidad de un verdadero dialogo horizontal y franco en Colombia. Es muy difícil llegar a un acuerdo cuando una de las partes se cree mejor, más sabia o más entendida que la otra. El tono de condescendencia y altivez moral nunca ha sido muy provechoso para descubrir posibles coincidencias entre quienes piensan diferente.

________________________________________________________________________________

Es muy difícil llegar a un acuerdo cuando una de las partes se cree mejor, más sabia o más entendida que la otra

________________________________________________________________________________

De la misma forma, los voceros de la empatía en el país, que incluyen personajes de todos los espectros políticos, adolecen de un malestar similar: practican la empatía solo con quienes les simpatizan. Una forma cómoda y mediocre que parece más un acto de vanidad que el despojo y desprendimiento que requiere el actuar empático. Descartan la posibilidad de imaginar al distinto y se sienten satisfechos de “entender” a quienes piensan igual que ellos. Por definición, el proceso de comprensión parte de una premisa básica: que haya una distancia entre aquel que se dispone a comprender y el otro. Entre personas de opiniones idénticas dicha distancia no existe.

Cuando muchos conceptos, ideas y procesos vitales y valiosos han perdido apoyo ciudadano en el país (con sus consecuentes perdidas electorales), es importante preguntarse -y responderse- si quizás el problema no radica en la indisposición al diálogo que se desprende de cierta superioridad moral. Bastaría dejar de pensar a Colombia como un sistema binario de buenos y malos, de decentes y corruptos, de sabios y de ignorantes. Y más bien proponer discusiones desde la posibilidad del entendimiento y no del adoctrinamiento. No toda opinión debe convertirse en un evangelio, ni imponerse ante la otra. Se debe procurar bajar un par de escalones del pedestal y suponer al otro capaz y dispuesto a entablar una conversación. Supongo que esta reflexión es uno de esos curiosos casos en los que se escribe para los demás pero se termina escribiendo para uno mismo.

@CamiloFidel

 

 

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nos estamos haciendo viejos

Nos estamos haciendo viejos

El baile de los que sobran

El baile de los que sobran

No borren los grafitis

No borren los grafitis

El chiste del centro (I)

El chiste del centro (I)

Placeres digitales

Placeres digitales

Mirada Compartida. A don Jaime Navas

Mirada Compartida. A don Jaime Navas

6402

6402

De rey a bufón

De rey a bufón