Opinión

Los insignificantes

Desde la invención del internet, parecen vivir sus días de júbilo; nunca antes se había prestado tanta atención a la bulla de los necios de oficio, a los papanatas de profesión

Por:
junio 16, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Los insignificantes
Se alimentan de rabia ajena y desconcierto colectivo para cobrar cumplidamente sus gruesos sueldos

Su ventaja natural es su tamaño. Invisibles por diminutos de talla y estrechez de mentes. Pequeños, (pequeñísimos) destinados -por alguna sabia providencia- a vivir de pequeñeces. Pardos de alma y pálidos de mejillas se pasean por los corredores de hospitales buscando a quien hacerle la conversación. Los convalecientes, que ya los conocen, se hacen los dormidos -incluso los muertos- para evitar cualquier charla impertinente y locuaz. Ellos, los insignificantes, insisten en tener una opinión sobre todo y sobre todos. Su interés no es acertar, es opinar. Gran diferencia.

Por siglos se mantuvieron ocultos, durmiendo en madrigueras hechas de cáscaras de maní y talco para los pies. Nadie, ni siquiera el más indeciso de los solitarios, les prestaba atención o cuidado; solo las iglesias, en un acto imperturbable de caridad, les abrían sus puertas, pero sigilosos ordenaban a sus monaguillos vigilar que no fueran a invadir los confesionarios con listados eternos de pecados ajenos. Practicaban el escándalo y el chisme como un deporte de mesa parecido al ping-pong. Solían organizar campeonatos entre ellos y premiarse -a todos sin falta- con trofeos brillantes pero baratos. Ni sus madres los soportaban. (Madre hay una sola, dicen por ahí).

Sin embargo, la vida no se queda con nada, y desde la invención del internet, parecen vivir sus días de júbilo; su época dorada. Nunca antes, en la historia de esta breve humanidad, se había prestado tanta atención a la bulla de los necios de oficio, a los papanatas de profesión, en fin, a los insignificantes. Pero todo cambió esa tarde aciaga en la que descubrieron, por pura suerte y terquedad, que sus tonterías tenían un público aburrido de tanta zalamería, que rugía ávido por oír disparates y pensamientos desafinados.

Hoy, desde la madrugada hasta más allá de las doce de la noche, se sienten reyes todopoderosos; se dejan crecer las tripas para digerir todas las mentiras que dicen. Comparten la misma capacidad de elucubración que sus rodillas. Sus posiciones parecen más que conclusiones reflejos; todo lo que les suene a sensatez lo apedrean sin cesar; les gusta atacar en manada: cobardes confesos. Por si fuera poco, sienten en la obligación de descartar al prójimo que no se les parece o que no se atreve a usar sus mismas aguas de colonia, con olor a pino. Mala costumbre que les trajo la soledad de ser soportados -únicamente- por sus espejos. Rotos siempre rotos.

 

Triste decisión la de mercenarios que sin reparar en su bellaquería,
les entregaron micrófonos, columnas y antenas para provocar
y para hacer -sin miramientos- arder el sentido común

 

Lo grave del asunto es que los insignificantes depende de los proclamados sensatos para acercar sus enredadas trompas a la superficie y poder respirar. Triste decisión la de mercenarios e indiferentes que sin reparar en su bellaquería, les entregaron micrófonos, columnas y antenas para provocar y para hacer -sin miramientos- arder el sentido común. Hoy ya elegidos como próceres y líderes de opinión, se pavonean con cuellos de camisa que los superan; pisan el ruedo suelto de sus pantalones y por eso sus pasos parecen infantes torpes. Roedores jugando a ser tigres.

Una última advertencia: estos encorvados seres, con expresión ratonil, requieren de su indignación para subsistir. Se alimentan de rabia ajena y desconcierto colectivo para cobrar cumplidamente sus gruesos sueldos. Son enemigos acérrimos de retractarse y tienen lóbregas pesadillas en las que tienen que pedir disculpas. Es mejor evitarlos, inobservarlos y omitirlos. Siquiera nombrarlos es darles la importancia que jamás merecerán.

Tanto había asegurado el hombre su idilio a la razón que se olvidó de saber tratar a los insignificantes.  La necedad resultó ser contagiosa y la insignificancia, un prestigio.

 

 

-Publicidad-
0
1129
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La imagen horrible

La imagen horrible

Huérfanos de héroes

Huérfanos de héroes

La enfermedad de la vergüenza

La enfermedad de la vergüenza

Las manos libres

Las manos libres

La memecracia

La memecracia

La fiesta gringa

La fiesta gringa

Lo que la guerra calla

Lo que la guerra calla

El complejo cachaco

El complejo cachaco