Lo que de verdad representa Liss Pereira en Master Chef

Su rol nos hace preguntar si de verdad estamos preparados para personas transparentes y auténticas o buscamos personas como ella por el placer de destruirlas

Por: MARIO MANUEL LEÓN PULIDO
octubre 25, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Lo que de verdad representa Liss Pereira en Master Chef
Foto: Twitter / @lisspereira

Es increíble que, en un país como el nuestro, en que tantos problemas llaman nuestra atención, sea un reality de cocina —que, como contenido está creado para entretener— el que nos ponga a reflexionar en torno a lo verdaderamente importante y a dar actualidad a esa frase de las abuelas: “de lo bueno, poco”. Pero, como los colombianos somos maestros en hacer de todo un reflejo de las muchas realidades que nos identifican, quiero reflexionar en torno al papel de la humorista Liss Pereira en el reality Master Chef Celebrity Colombia.

Liss es una santandereana, de Sardinata, para ser exactos —tierra popular por la “bravura” de sus mujeres—. Es una mujer brava, pero ante todo sensible, humilde y agradecida; cualidades que al parecer han encantado a muchos y disgustado a algunos de sus compañeros de competencia. Liss resulta ser una rara avis pues llegó al reality proyectando la imagen de una buena persona y ha demostrado que no solo es buena, es la mejor.

Entre el reality, sus rutinas y el pódcast en que ha trabajado hace poco más de un año (sospechosamente light), Liss ha logrado permear en la vida de los colombianos, hablando de frente, hablando claro y sin ínfulas de diva ni de figura.

Liss representa a esos colombianos de bien, cuyo temperamento y franqueza incomodan, levantan ampolla y generan odios. A la larga Liss resultó ser, en sí misma, la escena y el escenario perfectos para descubrir a las verdaderas personas que se escondían tras la máscara de la cordialidad, amabilidad y dulzura que les impone fingir el mundo de la farándula.

El pasado domingo, entre lágrimas “de cansancio”, Pereira condensó su frustración y rabia en la frase "es desgastante no sentirte bienvenido en una fiesta a la que no fuiste invitado" y creo que ese fue el paroxismo de la empatía que Liss genera entre tantos, que al igual que ella, sienten en ocasiones que el precio de actuar bien, con respeto, caridad, humildad y paciencia es convertirse en el objeto de burlas y sátiras de quienes lo rodean.

No quiero darle el poder a los participantes que actúan mal, ya todos saben quiénes son y cuál es su carácter. La idea es exaltar a una persona que busca, ante todo, entretener. Finalmente, esa es la función de estos programas.

No sé si estas líneas lleguen a oído u ojos de Liss Pereira, pero si lo hicieran quiero que sepa que su presencia en el reality nos enfrenta a una pregunta muy incómoda. ¿En verdad estamos preparados para personas transparentes y auténticas? O ¿decimos querer este tipo de personas porque es lo que socialmente se supone debemos añorar, para a la larga, destruirlas para que hagan las delicias de chicos y grandes?

Liss Pereira es de eso bueno de lo que hay poco y por cómo ha sido tratada y maltratada habrá cada vez menos: personas empáticas, respetuosas, transparentes y honestas.

-.
0
155400
El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

El cementerio donde los carros se pudren en Bogotá

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

La ruptura de John Lennon con los Beatles y su derrumbe al lado de Yoko Ono

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Los Kast, un clan familiar que puede llegar a la Presidencia de Chile

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Lin-Manuel Miranda, un grande de Broadway que llenó de música a Encanto

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus