Las palabritas de Daniel Quintero para el Grupo Empresarial Antioqueño

En cuanto a lo de mafia, El alcalde quiso decir, de manera despectiva, que el grupo no tiene escrúpulos para obtener ganancias. No creo que eso sea delito

Por: CÉSAR CURVELO
enero 14, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Las palabritas de Daniel Quintero para el Grupo Empresarial Antioqueño
Foto: Pixabay

La mayoría de las personas respetamos, por regla general, las empresas y las profesiones.

Si alguien te trata de mala persona con la rechinante y grosera palabra, en estricta interpretación lingüística de ninguna manera se está metiendo con tu señora madre. Si te lo dice separado en tres palabras ahí parece que sí. Vale entonces oír bien y entender la diferencia en las discusiones altisonantes que se dan de vez en cuando. Podría ser la diferencia entre una mera discusión y una pelea a cuchillo, machete, puño y patada.

En el caso de empresas, mencionemos a Argos, grupo cementero y energético que da empleo a miles de obreros y técnicos. Lo menciono porque el alcalde Daniel Quintero, en una reciente entrevista, le dio un maltrato de cartel y mafia al conglomerado industrial del que hace parte (Grupo Empresarial Antioqueño).

Este alcalde está de vacaciones en Miami y quizás al momento de sus declaraciones tenía, eh ave maría, entre pecho y espalda, algunos traguitos de whisky, o del ron de su ciudad, Medellín, o del aguardiente de su departamento, Antioquia, y fue ahí que, al parecer, se pasó de calidad y se despachó con sus diatribas contra Argos. Que a mi parecer no son para tanto escándalo ni para rasgarse las vestiduras.

Las directivas del grupo, e incluso empleados, han manifestado de interponer posibles demandas por injuria, calumnia, pánico económico y cualquier otra que se les ocurra y dé lugar. Todo es posible y por tanto se pueden presentar. Aunque si nos apegamos a lo estricto de las acepciones, probablemente no pase nada.

El artículo 10 de la Constitución Política de Colombia expresa que el castellano es el idioma oficial de nuestro país, y la RAE en esto tiene la sartén por el mango. Veamos qué pudo haber querido decir el alcalde de la Ciudad de la Eterna Primavera cuando acusó de cartel y mafia al Grupo Argos.

Cartel, como palabra aguda y para la RAE, no tiene nada que ver con ningún grupo, así por aquí se le dé el mismo significado de la versión grave o llana, y por supuesto con tilde, cártel: “m. Econ. Convenio entre varias empresas similares para evitar la mutua competencia y regular la producción, venta y precios en determinado campo industrial.” Asumiendo que esto fue lo quiso decir, sería de lo más normal que Argos sea un cártel para con sus propias empresas. No es nada del otro mundo.

En cuanto a lo de mafia, la acepción tres de la RAE es: “3. f. despect. Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin demasiados escrúpulos. La mafia del petróleo.” El alcalde quiso decir, de manera despectiva, que el grupo no tiene escrúpulos para obtener ganancias. No creo que eso sea delito.

Como se dijo, se pueden presentar todas las demandas que se quieran presentar. Para eso están las ventanillas de los juzgados y de entes de control. Están en todo su derecho, señores directivos y empleados,de esta empresa, cuyo nombre hace alusión al contructor mitológico Argos, aclarando que este no era constructor de edificaciones, para lo que sirve el cemento, sino de barcos.

En la empresa privada a veces se dan estas confusiones puesto que potestad de un mandamás el poner un apelativo. “Y punto. Ese es el nombre porque yo lo ordeno”. Se puede argumentar que le gustó la historia de los argonautas y su nave Argo, y no se diga más.

Podría ser que el poder judicial y de control público tomen las demandas por el lado amable, y esto no pase a mayores. Como dice una canción de Magneto y Angélica Vale: “Muchas veces las palabras... se dicen muy de prisa. O se dicen sin pensar. Van y vienen con la brisa. Como el agua del mar.”

O coger por el otro camino, el escabroso, el de las leguleyadas, el de las letras menudas de jurisprudencias enrevesadas, el del protagonismo mediático, y hacer que el caso de interpretación lexicográfica llegue a la Corte Constitucional u otro alto tribunal, que a lo mejor definirá en última instancia cuando Daniel Quintero sea exalcalde.

En este caso, amigo Daniel, sería como canción de Heleno “...no son solo palabritas que se dicen, nada más...”

-.
0
300
El boom por los conciertos que ha enriquecido a los 3 amigos dueños de Tuboleta

El boom por los conciertos que ha enriquecido a los 3 amigos dueños de Tuboleta

Lesbianas, tríos y nalgadas: cuando Verónica Orozco escandalizaba la tv colombiana

Lesbianas, tríos y nalgadas: cuando Verónica Orozco escandalizaba la tv colombiana

El día que la policía masacró a estudiantes dentro de la Universidad Nacional

El día que la policía masacró a estudiantes dentro de la Universidad Nacional

Carlos Suarez, el general que destapó los falsos positivos y terminó descabezado

Carlos Suarez, el general que destapó los falsos positivos y terminó descabezado

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus