Las obras inconclusas que se pudren en las selvas del Chocó

Vías, acueductos, sedes de alcaldías, mataderos, alcantarillados, centros de salud, escuelas, escenarios deportivos, muros de contención y hogares infantiles son algunas

Por: Jorge Salgado
mayo 02, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las obras inconclusas que se pudren en las selvas del Chocó

Se entiende por “elefante blanco” aquella obra pública que tiene un impacto negativo para la comunidad debido a que ha sido abandonada o está inconclusa, sus costos superan los beneficios de su funcionamiento, no es utilizada o su uso es diferente para aquel que fue construida.

En algunos reportes la Contraloría General de la República informó que ha encontrado unos mil “elefantes blancos” en Colombia.

En el caso del Chocó pululan por doquier, tanto en Quibdó como en los 29 municipios restantes.

Un caso monstruoso es el del proyecto de gas natural domiciliario. En Quibdó, Istmina, Tadó, Condoto, Unión Panamericana, Bagadó, Medio San Juan, Nóvita, Cantón de San Pablo, Atrato y Cértegui pueden observarse en la entrada de muchas viviendas mangueras plásticas mal instaladas y deterioradas de este fallido proyecto donde se firmaron convenios por 81.910 millones de pesos. Desde hace año y medio no se presta el servicio a un solo usuario y la empresa Universal de Servicios desapareció sin explicación alguna.

Y en el centro de Quibdó se encuentra el edificio Ocho Pisos, donde se paralizaron los trabajos de su remodelación desde hace más de cinco años y cada día se deteriora más, sin que se conozca pronunciamiento alguno del gobierno departamental.

La pavimentación de escasos 3.5 kilómetros en el tramo Porvenir-Platina, en la periferia de Quibdó, debió terminarse hace tres años y cada día crecen sus costos.

Sin terminar quedaron los proyectos de pavimentación Istmina-Andagoya, Istmina-Condoto y Lloró-Yuto. La sede de la UTCH en Istmina presenta graves problemas constructivos y desde hace más de un año está paralizada.

Y en el hospital de la zona norte de Quibdó se “invirtieron” más de tres mil millones de pesos pero solo se observan unos cimientos y unos hierros oxidados.

El “elefante blanco” más viejo del Chocó, con más de 150 años de viacrucis, es la carretera Cartago-Nóvita. Desde los días de Rafael Núñez se iniciaron leyes y gestiones y el centro del Chocó continúa sin conexión terrestre directa con el Valle del Cauca.

En un oscuro limbo y sin recursos suficientes ha quedado el proyecto del puente Kennedy-Los Álamos, vital para el desarrollo de la zona norte de Quibdó.

La cancha sintética en Andagoya quedó en anuncios del pasado gobierno, fracasó el contrato adjudicado y continúan los jóvenes futbolistas padeciendo en una cancha de tierra y pantano.

Los dos o tres contratos de dragado de caricatura de las bocas del Atrato de los últimos veinte años han tenido unos costos que superan con creces los beneficios esperados.

Terminó el contrato de pavimentación con la empresa Construcciones El Cóndor en la vía Riosucio-Bajirá, quedan más de 35 kilómetros en trocha destapada y los gobiernos nacional y departamental no dicen ni mu al respecto.

Lo que se alcanzó a construir del llamado “estadio” de Yuto cada día se deteriora más en medio de la maleza, la soledad y el abandono.

¿Cuántos miles de millones de pesos se perdieron en las plantas de tratamiento de aguas residuales, PTAR, de Lloró y Carmen de Atrato? La de Lloró solo “funcionó” media hora cuando llegó a inaugurarla el Ministro de Vivienda y la de Carmen de Atrato solo opera como garaje de una volqueta.

También pueden considerarse “elefantes blancos” los proyectos de construcción de la vía al mar Ánimas-Nuquí y las pavimentaciones a Medellín y Pereira. En el tramo uno de la vía al mar. Nuquí-Cupirijo, se perdieron más de cincuenta mil millones de pesos y todavía están pendientes algunas reclamaciones. Las pavimentaciones a Medellín y Pereira se iniciaron hace diez años, se han adjudicado cuatro contratos y el gobierno nacional incumple desde el año pasado la asignación de $280 mil millones. Tal como están las cosas, adicional a estos $280 mil millones se va a requerir una quinta fase de contratos antes del 2022.

Por donde se mire en el Chocó se encuentran “elefantes blancos” abandonados: vías, acueductos, sedes de alcaldías, mataderos, alcantarillados, centros de salud, escuelas, escenarios deportivos, muros de contención, hogares infantiles. Maleza, escombros, dinero despilfarrado, burla a la comunidad. En resumen todo un numeroso rebaño de “mammuthus corruptus” al frente de los ojos de los funcionarios de los inoperantes “organismos de control”.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1221

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Vías del Chocó: clientelismo, corrupción y robos

Vías del Chocó: clientelismo, corrupción y robos

Nota Ciudadana
Las obras inconclusas y fantasmas de las regalías en el Chocó

Las obras inconclusas y fantasmas de las regalías en el Chocó

Nota Ciudadana
Los elefantes blancos que arruinaron al Chocó

Los elefantes blancos que arruinaron al Chocó

Nota Ciudadana
Chocó: piñata de defraudadores

Chocó: piñata de defraudadores