Opinión

Las mentiras de Rugeles

En el caso del maltrato a su pareja, como en otros, pretendo señalar el cinismo con que miente en las redes sociales y cómo esto, según él, lo exime de responsabilidades

Por:
enero 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Las mentiras de Rugeles
La “patraseada” de Marcela no deja tranquilo a nadie, sus excusas van en contravía de lo evidente que ella lo denunció. Fotos: Twitter/Gustavo Rugeles/Vicky Dávila

“Nunca he golpeado a una mujer, lo juro ante Dios y lo demostraré. Vivo bajo un yugo, una situación familiar que no le deseo a nadie. Es evidente que en medio de los grandes debates siempre aparecen los mismos, como roedores mordiendo la misma herida, empujando montajes y amenazas”. Este es la afirmación del periodista, acostumbrado a reproducir en su cuenta de @ElExpedienteCol y en la suya personal @GustavoRugeles mentiras de diversa índole, pero preferiblemente contra el gobierno anterior de Juan Manuel Santos.

Sobre las evidencias de golpes a sus compañeras sentimentales existen las denuncias puestas por su novia Marcela González ante la Fiscalía, que no han podido ser investigadas por argucias del Rugeles, pero que no han sido desmentidas en ningún momento. Muy por en contrario, en las entrevistas que le hicieron en radio, en especial la de Néstor Morales de Blu, ella ratificó los hechos aunque disculpó a su novio y pidió que no se metieran en su relación por ser un hecho de la intimidad de la pareja.

La “patraseada” de Marcela no deja tranquilo a nadie, sus excusas van en contravía de lo evidente que ella lo denunció y que él cometió un delito como lo estableció la ley 1257 de 2009 conocida como Ley de Violencia contra la mujer. La violencia física, psicológica, económica o sexual son delitos no son querellables, es decir no pueden ser retirados por la víctima y su investigación debe hacerla la fiscalía de oficio, o sea que es obligatorio indagar las denuncias. A la señora habría que recordarle esto, así como también que la violencia contra la mujer, o violencia de género, es un asunto que repercute en toda la sociedad y por lo tanto cualquier persona puede denunciarla. En ningún momento esta violencia puede ser considerada como asunto privado, así se produzca al interior de una familia.

Pero no trato de culpar a la víctima, Marcela González, tal vez intimidada por Rugeles, lo que pretendo es señalar el cinismo con que este señor miente en las redes sociales y cómo esto, según él, lo exime de responsabilidades. Basta que jure ante Dios… cuando lo que debe hacer es responder ante las autoridades competentes por los hechos denunciados. Y lo que es peor, a sus trinos lastimeros los siguen una serie de mensajes agresivos contra quienes se atrevan a cuestionar la ética y la moralidad del periodista de marras. Queda sembrado el terreno para que el tal Rugeles siga utilizando esa trinchera para todo tipo de mentiras.

 

Entre las últimas invenciones
estuvo la de acusar al expresidente Santos
de tener una cuenta privada en el Banco Vaticano

 

Entre las últimas invenciones estuvo la de acusar al expresidente Santos de tener una cuenta privada en el Banco Vaticano. Lo dijo con la mayor seguridad e impunidad y se convirtió en un bochinche fenomenal que tuvo que ser desmentido por el propio Vaticano. Lo grave es que mucha gente se queda con la primera versión y no se toma el trabajo de hacerle seguimiento para verificar su veracidad.

En Colombia no tenemos ninguna manera de controlar el desaforo del periodismo amarillista, y no como censura sino como autorregulación por parte de las organizaciones profesionales de periodismo que deberían ser las primeras interesadas en preservar la dignidad de nuestro oficio.

Aquí cualquiera se esconde bajo el título de periodista para difundir cualquier barbaridad sin responder por nada. Lo máximo que se puede hacer es entutelar a quien atente contra la honra y el buen nombre de alguien. Una vez se concede la tutela se llama a conciliar en un juzgado y se pide la rectificación que debe hacerse en otro trino, pero ya el daño está causado. Las repercusiones son nefastas para quien fue calumniado y prácticamente ninguna para el calumniador. Eso es lo que pasa con las mentiras a que nos tiene acostumbrado Rugeles, sin ponerse siquiera colorado.

Claro que ya se va delineando su perfil de mentiroso patológico y agresor sexual, características de una mentalidad enferma, narcisista y machista que no le hace bien ni siquiera a sus colegas del Centro Democrático quienes por simple decencia deberían apartarlo de sus afectos y demostrar así una pizca de respeto por la mujer y por la verdad.

www.margaritalondono.com

 

-.
0
4717
El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

El declive de Hernán Zajar, el gran diseñador de las reinas

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

María Cecilia Botero, la petrista que no necesitó de RCN y Caracol para poder vivir

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

La vida de Alvaro Uribe en su casa-finca de Rionegro

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los siete comandantes de las Farc pagarán penas pero no cárcel

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus