Las inútiles y costosas revocatorias de alcaldes

El analista Nelson Sierra expresó su preocupación sobre este problema, causante de derroche de recursos vitales para administraciones como las de Cúcuta y Pasto

Por: Pablo Emilio Obando A.
julio 01, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Las inútiles y costosas revocatorias de alcaldes

Una vez más vuelvo a expresar que las revocatorias son un embeleco que no nos llevan a nada bueno. Además de constituirse en una onerosa y pesada carga para los presupuestos de la nación, también significan un derroche de energías para los mandatarios y la ciudadanía.

En columna de hoy 27 de junio de 2022 en el diario capitalino El Tiempo y suscrita por el analista político y periodista Nelson Sierra, intitulada “LAS REVOCATORIAS DE MANDATO SON DAÑINAS. CÚCUTA LO DEMUESTRA” se deja en evidencia lo nefasto de una figura jurídica que no ha sido reglamentada ni cuenta con un verdadero aval ciudadano o democrático.

En uno de los apartes de la citada columna se lee lo siguiente: “La inútil y fallida revocatoria del mandato de Jairo Yánez, alcalde de Cúcuta, costó $4.000 millones, pagados por todos los colombianos. Las urnas vacías fueron la norma durante el día en una elección que, además, coincidió con el Día del Padre y fue aplazada varias veces…”.

Urnas vacías que fueron el claro reflejo de lo vacuo de una convocatoria de revocatoria que significó el derroche de un presupuesto cuantioso que bien pudo destinarse a otros factores de inaplazable ejecución.

Igualmente se puede leer en este acucioso informe periodístico que “Los fracasos del proceso de revocatoria muestran cómo esa figura, en Cúcuta y en el resto del país, es utilizada más con el objetivo de obtener réditos políticos y hacer ruido que construir mejores alcaldías…”. Totalmente de acuerdo, viejas maquinarias políticas derrotadas que quieren aceitarse de una manera perversa y ruin. Ningún aporte a la democracia y mucho menos al sentido de gobernabilidad de los pueblos.

En otro de sus apartes expresa el analista Nelson Sierra un hecho que se repite en el municipio de Pasto: “No tenía sentido hacerla faltando solo año y medio para que el actual periodo del alcalde termine…”. Preocupación que compartimos y dejamos a consideración de la opinión pública por cuanto no dudamos en considerar que los resultados serán igualmente de catastróficos y se constituirá en una burla para la democracia de los pueblos.

Además, denuncia con la seguridad el caso la injerencia de un político local y exalcalde de Cúcuta como Ramiro Suárez Corzo, que en la actualidad se encuentra “condenado y encarcelado” y que continúa teniendo poder sobre lo que acontece en esta ciudad fronteriza. Así de peligrosa se puede constituir una revocatoria de mandato cuando quien la dirige y organiza actúa movido por una sed de venganza o simplemente por recuperar el poder.

En este sesudo análisis se deja en evidencia lo fatuo de las revocatorias, lo acontecido en Cúcuta se constituye en un campanazo de alerta para las diferentes localidades de Colombia: “Había 616.331 ciudadanos habilitados para votar desde las 8:00 a.m. de ayer. Se necesitaban 130.565 votantes para que la revocatoria pasara el umbral y que la mitad más uno de ellos dijeran que no querían más al alcalde. Sin embargo, no votaron más de 12.000 cucuteños…”.

Un verdadero desastre que nos conmina a una profunda reflexión sobre la convocatoria a revocatoria de mandato de alcaldes, elegidos paradójicamente por la misma soberanía popular. Una pérdida de tiempo, recursos y esfuerzos.

Para este periodista esta es la clara evidencia de que lo único que se perseguía con esta convocatoria era “sabotear la gobernabilidad del mandatario actual”, además que deja en evidencia varias fallas de la revocatoria en Cúcuta y en general con esta figura. Preocupante, así mismo, que los últimos cuatro alcaldes de la ciudad han enfrentado procesos revocatorios.

El periodista y analista Nelson Sierra es contundente al expresar su preocupación sobre esta problemática que es causante de derroche de recursos vitales para cualquier administración: “Se ha vuelto costumbre que, sin importar quién ocupe el poder, haya inmediatamente una recolección de firmas para buscar revocarlo. Adicionalmente, las excusas para convocar el mecanismo son abstractas, hablan de un incumplimiento que bien podría tramitarse en el Concejo de la ciudad”.

Y advierte que de ser aprobada la revocatoria en las urnas, hecho prácticamente improbable, “NO HABRÍA NUEVA ELECCCION SINO UNA INTERINIDAD…”. Perdería el municipio, la ciudadanía, la democracia, la gobernabilidad, el avance de proyectos y obras. La verdad es que la figura de la revocatoria amerita un análisis juicioso y sereno.

Pero, más allá de los anteriores puntos, de por sí ya escandalosos y preocupantes, se inquiere así mismo el periodista Nelson Sierra: “Un punto importante es la financiación y quiénes son los que promueven estas medidas. Siempre es la oposición, sí, pero en ocasiones hay actores oscuros.”. ¿Y qué queda? “Miles de millones de pesos desperdiciados, una ciudadanía que no se interesó en el proceso, un alcalde que tuvo que gastar tiempo y atención en todo el ruido que se generó y una ciudad en medio de pujas políticas. Tenemos que repensar las revocatorias…”.

Para el caso del municipio de Pasto el escenario es prácticamente el mismo, con los mismos resultados caóticos y desgastantes que nos llevaría a una ingobernabilidad y la consecuente pérdida de recursos ante una interinidad que “no gobierna ni cuenta con el tiempo para hacerlo”.

Realmente pocas veces en la historia de nuestro municipio hemos visto un mandatario con tantos afanes por la consecución de recursos ante el gobierno nacional, con obras para mostrar en todos los barrios, comunas, veredas y corregimientos. Pocos como él han dado muestras de amor por nuestro municipio y se han caracterizado por solventar necesidades prioritarias y urgentes.

Bastaría lo actuado en torno a los recursos obtenidos para rescatar de su ruina a las más de dieciséis instituciones educativas de nuestro municipio y que una vez demolidas fueron abandonadas a su suerte mientras nuestros niños sufrían las arbitrariedades de una anterior administración. Gracias a su gestión hoy estas instituciones ya se encuentran en funcionamiento y al servicio de los niños de las clases populares. Son múltiples los reconocimientos que se le han concedido por su gestión empresarial y administrativa.

Invitaría a los habitantes de nuestro municipio a no apoyar este embeleco revocatorio que no cuenta con los elementos de juicio necesarios para continuar adelante. Más bien apoyemos y rodeemos al actual mandatario para que continúe con esa serie de realizaciones que fácilmente se pueden detallar en las páginas oficiales o en las hojas de los diarios locales.

Jamás me ha temblado la voz o se me ha escurrido la pluma para protestar ante las malas actuaciones y equivocaciones de los mandatarios locales, pero en esta ocasión considero que no existen motivos para convocar a una revocatoria de un mandatario que, reitero, ha dado profundas muestras de amor por su municipio y respeto por su pueblo. Este sería un verdadero despropósito y un desperdicio que pagamos todos.

-.
0
600
La temible magistrada Cristina Lombana que tiene la suerte de Petro, Uribe y Benedetti en sus manos

La temible magistrada Cristina Lombana que tiene la suerte de Petro, Uribe y Benedetti en sus manos

"Guerra es guerra": empieza el matoneo a Jota Pe Hernández en el Congreso

¿Qué puede pasar con la descabezada de los 52 generales de las Fuerzas Armadas?

¿Qué puede pasar con la descabezada de los 52 generales de las Fuerzas Armadas?

Ecopetrol, la canadiense Canacol y la norteamericana Lewis, los tres que controlan el gas en Colombia

Ecopetrol, la canadiense Canacol y la norteamericana Lewis, los tres que controlan el gas en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus