"Las condiciones impuestas para reabrir las construcciones, lo hacen inviable”

Las exigencias del protocolo tiene a muchos empleadores pensando si amerita reabrir las obras, tal como explica este pequeño constructor

Por:
abril 24, 2020

Nosotros no estamos contentos de volver a trabajar este lunes 27 de abril. Al contrario, estamos preocupados. Nosotros tenemos una empresa de servicio de mano de obra que cuenta con 100 obreros y le ofrecemos nuestro trabajo a las constructoras, la dotación de cada uno de ellos nos va a costar $ 150 mil más por las exigencias del protocolo de seguridad. He solicitado dos préstamos, me los han negado. Ingenuamente creí las palabras del Presidente. Los bancos no le prestan a los pequeños, y menos a los pequeños constructores.

Ayer tuvimos una reunión con la constructora, una reunión por zoom. El retorno se vislumbra como un desastre absoluto. Analizamos el protocolo de seguridad para los obreros y es completamente inviable. No lo podemos cumplir. Los obreros deben estar separados a dos metros de distancia, ¿cómo hacen para construir una columna en esas condiciones? ¿La gente que ideó el protocolo sabe cómo se construye un edificio? La conclusión que dio la constructora es que esta semana va a ser de aprendizaje, toca educarlos a todos los trabajadores. Esa semana de inducción nos cuesta plata, mucha plata. 48 millones de pesos que no vamos a recuperar. Tuvimos que aceptar prestamos a un interés normal, estándar.

Nuestra empresa está en Ibagué, vamos a tener que transportar a muchos obreros que viven en Bogotá. Nadie sabe cómo va a llegar esta gente a la obra el lunes, nadie sabe cómo los van a transportar. La solución que encontró la constructora es que hagamos un censo para saber quién tiene carro particular. El que lo tenga tiene que trasportar a la gente corriendo, por supuesto, todos los riegos que implica estar apeñuscado en un auto en plena pandemia. Ni siquiera tenemos claridad sobre cuantos obreros pueden ir el primer día, por eso están hablando de hacer una prueba piloto, una prueba cuyos gastos asumiremos nosotros mismos, por supuesto.

Yo no le puedo decir a un trabajador que venga una semana a capacitarse y que no cobre, porque el mundo cambió. Es obligación nuestra brindarle todas las garantías de seguridad. Las grandes constructoras por supuesto no tendrán piedad con nosotros. Lo que nos dieron fue que hay que aprender a convivir con el virus. Por supuesto la ARL no nos dará ni un tapabocas. Si se nos llega a enfermar un trabajador o a enfermar nosotros tendremos que asumir todos los gastos morales y económicos. Estará acompañándonos un tormento sicológico, una culpa que nadie nos podrá limpiar.

Si, en este momento no devengamos sueldo, no tenemos entradas, pero al menos tenemos lo suficiente para subsitir tres meses más. Esta apertura, sin ayudas del gobierno, es una invitación a la quiebra. Abrir en este momento no sólo puede ser un golpe para nuestra salud sino para el bolsillo. Un golpe del que difícilmente nos levantaremos.

Este es Protocolo sanitario que deben cumplir los constructores del pais.

-.
0
104100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Cuba y Japón dispuestos a ayudar a Bogotá y la canciller nada que responde

Cuba y Japón dispuestos a ayudar a Bogotá y la canciller nada que responde

Sentido reclamo de monseñor Pedro Mercado a la alcaldesa de Bogotá

Sentido reclamo de monseñor Pedro Mercado a la alcaldesa de Bogotá

Nota Ciudadana
El coronavirus destrozó el estúpido ego de Daniel Quintero y de  los paisas

El coronavirus destrozó el estúpido ego de Daniel Quintero y de los paisas

Nota Ciudadana
Los pobres la pagarán muy caro

Los pobres la pagarán muy caro