'La última tentación de Cristo', la película más escandalosa sobre Jesús

Ha estado prohibida en muchos países, incluida Colombia principalmente por la escena de cama entre Cristo y Maria Magdalena, pero el tiempo la ha puesto en el justo lugar

Por:
marzo 31, 2021
'La última tentación de Cristo', la película más escandalosa sobre Jesús

Jesús, siguiendo el oficio que aprendió de su padre, fabrica cruces para que los romanos maten judíos. Muchas veces el joven nazareno acompaña a las guardias romanas y su ritual sádico. La gente se agolpaba a ver el espectáculo. No había nada más teatral que ver cómo, durante horas, los condenados gritaban su dolor. Incluso en esa época era considerada la peor de las muertes ¿quién quería pasar por ser acusado de sedición contra el César si el destino era estar colgado durante tres días en una cruz? Los cuervos le sacaban los ojos, el sol agrietaba la cara y los perros masticaban los pies siempre sangrantes.

Jesús tenía miedo de las voces que llenaban su cabeza. Era un cobarde. ¿Por qué Dios no había elegido a un guerrero como Judas Iscariote para cargar la cruz de ser su hijo? Él sólo quería amar a María Magdalena, tener hijos, morirse de viejo luego de llevar una vida mediocre. Se tuvo que ir cuarenta días con sus noches al desierto, desafiar a Satanas convertido en Cobra, en Manzano, en León, en un fuego que se eleva hasta el cielo, llegar reverdecido, con un hacha, espantar a los mercaderes del Templo, convencer a Judas de que lo entregue para así llevar a cabo el extraño plan de su padre: crear un mundo para crucificar a su hijo en él y, justo después de la corona de espinas, de los clavos perforando sus manos, sus pies, aceptar el perdón divino, otorgado a través de su ángel de la guardia, bajar de la cruz, rechazar ser el sacrificado, casarse con María, con varias Marías, tener una parentela de hijos y morir de viejo justo el día en que Roma decidió aplastar Jerusalen. Entonces, en su lecho de muerte, Judas, quien le reprocha su cobardía, le hace caer en cuenta que el ángel no es otro que Satanás y que, como un insensato, cayó en la trampa de rechazar el Don Divino de ser el Mesías. Arrastrándose, Jesús suplica a su padre una segunda oportunidad y se la da. Entonces vuelve a estar en el Gólgota y nunca antes un crucificado tuvo una sonrisa más amplia.

En 1988 Martin Scorsese pudo estrenar su proyecto soñado: la adaptación de la novela del filósofo griego Nikos Kazantzakis. Hijo de italianos fervorosamente católicos, Scorsese era un atormentado. Llamó para la adaptación de la novela a otro fanático religioso, Paul Schrarder, hijo de una madre calvinista que, siendo niño, le clavaba agujas en las manos mientras le repetía “Te duele, esto sentirás día y noche en el infierno si sigues pecando”. Desde 1983, poco después de estrenar El rey de la comedia, Scorsese presentó el guion de Scharder a los ejecutivos de la United Artist quienes no se querían ver envueltos en lo que sería considerada “La película más sacrílega de la historia”. Paramount también pasó. El director norteamericano le ofreció el proyecto a Jack Lang, entonces ministro de cultura de Francia pero la presión del arzobispo de París, Jean-Marie Lastigar, terminó torpedeando el rodaje. La tabla de salvación le llegó de la Universal Pictures quien aprobó un presupuesto de 18 millones de dólares en una filmación que se llevaría a cabo en Turquía, Grecia, Armenia y Senegal.

Para el actor principal había pensado en Christopher Walken pero encontró en Willem Dafoe al atormentado que estaba buscando. Con su fotógrafo Michael Ballhaus lograron recrear las imágenes de potentes pintores del renacimiento: la crucifixión de Cristo es filmada como si fuera un fresco de Caravaggio, la maldad que se ve en la gente ante el sufrimiento ajeno tiene el terror poético de una pesadilla.

El estreno fue convulso, apremiante. El 22 de octubre de 1988 fue el estreno en París y radicales católicos bombardearon con cocteles Molotov la sala donde se presentaba la película: 18 personas salieron heridas. En Colombia, como en México y en Argentina, la película fue censurada. Les resultaba moralmente inadmisible la escena en donde Jesús y María Magdalena se entrelazan en una cama. La Academia la ninguneó y a pesar de su potencia sólo tuvo una nominación al Oscar, la de mejor director a Scorsese. El tiempo la ha ubicado en el sitio que se merece: es un clásico indiscutido y una de las versiones más hermosas, más creíbles de un Cristo humano, con las dudas que sólo tenemos los hombres. Lástima que, por andar creyendo en cuentos extraños, no supieron ver el fervor y el amor católico con la que el maestro Scorsese pudo componer esta maravilla.

-.
0
1300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Jesús y Buda, los mas grandes mamertos de la historia

Jesús y Buda, los mas grandes mamertos de la historia

Nota Ciudadana
Me dan miedo los cristianos

Me dan miedo los cristianos

¿Judas fue el verdadero hijo de Dios?

¿Judas fue el verdadero hijo de Dios?

Nota Ciudadana
'El irlandés', un nefasto filme

'El irlandés', un nefasto filme