La rabia de los calarqueños y los líos del poderoso ingeniero Sanabria

Los elevados costos de los servicios públicos, la no construcción de la Ptar ya licitada, entre otros asuntos, enredan a los habitantes del municipio quindiano

Por: Edgar Augusto Torres Sotelo
septiembre 17, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La rabia de los calarqueños y los líos del poderoso ingeniero Sanabria

Cerca de 20 mil usuarios de Calarcá, incluidos habitantes del corregimiento de Barcelona, están alarmados por los elevados costos de los servicios públicos que presta la Multipropósito de Calarcá SAS ESP en el departamento del Quindío.

Sumado a eso hay inconformidad porque dicha empresa —al mando del ingeniero Jorge Arturo Sanabria Sánchez— no construyó una planta de tratamiento de aguas residuales Ptar que se necesita con urgencia y que al parecer licitó a un costo de doce mil seiscientos once millones, novecientos cuarenta y dos mil, cuarenta y seis pesos ($12.611.942.046), con un anticipo del 30 por ciento.

El adelanto, unos tres mil setecientos millones, no aparece. Las IAS no conocen cómo es que dos años después no hay ni estudios previos, ni lote y ningún comunicado oficial emitido al respecto. El tiempo del contrato terminó y los expertos locales presumen que ese fue un negocio ficticio para que el poderoso señor Sanabria pagara unas platas a sus socios acreedores y hacerse de nuevo al mando que perdió administrativamente en abril de 2016.

La aparente licitación la ganó un consorcio que se llama Ptar Calarcá 2015, cuyo representante legal fue un dirigente caldense de gran honorabilidad y renombre: otro ingeniero, Juan Bernardo Botero Botero. El señor murió.

La puesta en escena comenzó el 9 de noviembre de 2015. En un documento que reposa en la Fiscalía y aportado por el demandante Luis Edwin Pérez, exgerente de Empresas Municipales de Calarcá, Milton Moreno Lemus, el interventor del proyecto, confirma que a la licitación llegaron tres propuestas: Consorcio Ptar Calarcá 2015, Contelac y Asociación Empresa Pueblo en Acción, siendo la primera la ganadora.

Moreno Lemus el 22 de diciembre junto al gerente Jorge Arturo Sanabria Sánchez procedió a adjudicar el contrato, la firma fue el 30 de diciembre de 2015 con Juan Bernardo Botero Botero. El 9 de enero de 2016 el contratista presenta las pólizas y el 21 del mismo mes se hace el acta de inicio. Luego en el afán entregan el 30 por ciento del adelanto de la obra civil número EMC- 040 de 2015 y sin ningún temor el 18 de febrero de 2016 suspenden el contrato porque no se tenía el lote para la Ptar.

Hay varias denuncias contra el poderoso ingeniero Sanabria: estafa, abuso de confianza, administración desleal y una nueva, según contó el director de Fiscalías del Quindío, por lavado. Este último cargo, según datos entregados por el funcionario en febrero de 2018, “va muy adelantado” o iba. No se sabe nada a estas alturas.

La Contraloría del Quindío trabajó y advirtió “…estamos ante la posible comisión de una conducta enmarcada dentro del Código Penal Colombiano en su artículo 410 contrato sin cumplimiento de los principios legales o según lo determine la autoridad competente de acuerdo a la naturaleza de los recursos comprometidos en el contrato…”. Hay en juego más de mil quinientos millones de pesos, que son el cuarenta por ciento de la participación de EMCA por ser social de Multipropósito.

El expediente 016-17 de la Contraloría del Quindío decretó medida cautelar contra el interventor de la PTAR ingeniero Milton Moreno Lemus y el ingeniero Sanabría, pero este último apelando a su honradez e ingenio no permitió el embargo.

“Que de la información patrimonial recaudada por esta oficina, no se evidencian bienes de propiedad del señor Jorge Arturo Sanabria Sánchez, contra quien también se adelantan otros procesos de responsabilidad fiscal"… bla, bla, bla. Esto quiere decir que a Multipropósito la maneja un supuesto pobre viejecito sin nadita que comer.

Circula una copia de un correo email entre la supuesta PTAR Calarcá 2015 donde le piden al cuestionado ingeniero Sanabria la aprobación y verificación de unas transacciones o giros. Unas sumas millonarias en las que su esposa e hijo resultan involucrados, al igual que la actual jefa de Control Interno y un par de personajes más. Estas pruebas están supuestamente en manos de las autoridades.

Pero este rosario de desgracias no para ahí. En Calarcá no hay inversión importante de Multipropósito que saque la cara. La planta compacta tipo Degremont está fuera de servicio. Se necesitan 2.800 millones para arreglo de las tres plantas de energía. El CMI y lo dejado de invertir en acueducto y alcantarillado son unos 6 mil millones. Se conoce del mal uso de unas tarjetas de crédito, denuncias confirmadas por la Superintendencia de Servicios. El cierre definitivo del relleno Villa Karina, incluida una multa a Multipropósito, genera más de 1.800 millones de pesos. La reposición de equipos de aseo no se hace, lo que obliga a aplicar un descuento a la tarifa, tal como lo establece el artículo 27 de la resolución CRA 720 de 2015.

En este caso la nueva gerente le puso unas hermosas calcomanías a los carros de recolección de basuras encima del óxido. Ni siquiera pintó los vehículos.

El panorama es incierto. Una junta cívica intentó buscar la devolución de la prestación de los servicios públicos a la alcaldía, la terminación del contrato con Multipropósito pero no hubo resultados positivos. Se hicieron marchas, se recolectaron firmas mediante consulta, llenaron formularios y se entregó todo ese paquete a la Registraduría de Calarcá. No pasó nada.

El Concejo Municipal no realiza verdaderos controles políticos y en los corrillos del pueblo cotorrean que hay mucho en juego para las próximas elecciones. El sobresueldo de la actual gerente completa el desazón. La bogotana gana ocho millones de pesos; más del doble de lo que ganaban sus antecesores, en una empresa que debe unos 20 mil millones a bancos y proveedores sin mencionar las multas de la Dian, las cuantiosas sanciones de la CRQ y los procesos que lleva en su contra donde hay sumas extravagantes.

Hay una cosa cierta que se puede hacer: EMCA debe pedir la terminación del contrato con Multipropósito, que le devuelva toda la infraestructura al municipio, confirman quienes dicen saber del tema.

Nada se podrá hacer, nada, mientras a las juntas el zar de los servicios públicos del Quindío lleve las actas listas, elaboradas previamente, solo para firmar, como cuando en la retoma de mayo de 2018, donde los asistentes solo cabeceaban al vaivén de las pretensiones del poderoso ingeniero Sanabria, rótulo este, que le valió a un periodista la visita a un juzgado y rezar varios rosarios dolorosos porque resultó empapelado por lo que todos los medios replican, por lo que todos comunican, por lo que todos intuyen. Al poderoso ingeniero Sanabria no le importa, le resbala lo que sea, lo que digan, porque tiene amigos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2462

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus