¿La nueva normalidad?

"Tengo la impresión de que el cambio más notorio es un nuevo artefacto, el tapabocas, pero todo se siente como antes, solo que un poco más cruel y duro"

Por: Jeimy Jasbleidy Gordillo Rodriguez
octubre 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿La nueva normalidad?
Foto: Leonel Cordero

De nuevo son las tres de la mañana de un día cualquiera, llevo varias semanas sin dormir bien, pienso en mi trabajo, en la universidad, en mi familia y en el amor...  en mi cabeza da vueltas la misma idea de todas las madrugadas: “no puedo dormir por la cantidad de cosas que tengo que hacer y al mismo tiempo no puedo hacer las cosas porque estoy muy cansada”... cierro los ojos unos segundos y suena mi alarma, son las cinco de la mañana.

El café lleva semanas con el mismo sabor, el agua calienta siempre igual, la comida no sabe tan rico, los olores se pierden en segundos, todo este tema de la cuarentena y la nueva normalidad me hacen sentir perdida... mi rutina se volvió más exigente, al principio de todo esto, sentía que estar en casa era una oportunidad para hacer más cosas y ahora unos meses después entiendo que transforme mi hogar en un castigo.   

Mientras tomo mi café se me hace tarde, debo bañarme y arreglarme lo más rápido posible, pero no soy solo yo, mi mamá y mi hermano están igual, corriendo, afanados, cansados… llevo días sin abrazar a mi mascota… son las 5:40, tengo 20 minutos para vestirme, desayunar y peinarme. Empaco mi maleta con gran velocidad, debo salir antes para que mi bus no pase tan lleno. Las 6:10, el bus acaba de pasar al frente mis ojos, pero de nuevo estoy muy lejos para alcanzarlo. Siempre me rio de mí misma, porque todas las mañanas enfrento esta situación, pero aun así no logro salir antes.  

Sujeta de rendimiento:  

Siempre pensé que cuando lograra salir de mi casa seria libre, pero en la calle me siento como en el video de la canción Another brick in the wall de Pink Floyd, todos con máscaras, ensimismados y caminado a nuestra alienación o destrucción… quiero creer que esto no hace parte la nueva normalidad, pero al parecer si, veo un sinfín de pegatinas y publicaciones que hablan del distanciamiento social, pero estas se pierden en el tumulto de personas que llenan el bus. Llego a la estación del Restrepo, de nuevo hay filas para todo, pasa el B13 con destino al portal norte, siempre creí que los nuevos TransMilenios harían que las personas se miraran más, pero estaba equivocada, todos evitamos tener contacto visual, la mayoría se pone los audífonos o mira su celular.   

Pienso en mi filósofo favorito Chul Han porque no dejo de sentirme como lo que él propone sobre el sujeto de rendimiento, creo que soy libre pero la verdad es que soy esclava de mi auto proyecto... el viaje transcurre entre varios rostros y canciones de rock o metal, las letras se mezclan con las voces de los vendedores, algo así:  (I've been roaming around). Buenos días, hace unos meses (Painted faces, fill the places I can't reach), sé que es molesto (You know that I could use somebody). Señores les pido que por favor no me ignoren (Someone like you, and all you know, and how you speak), dios les recompensara (You know that I could use somebody)… La vida se siente más pesada en el trasporte, creo que me hace entender que todos estamos llenos de historias tristes.    

Cuatro tintos no son tantos  

Llego a mi oficina y siento que hace días dejo de tener sentido lo que hago, no entiendo como algo que te apasiona puede transformarse en una obligación, debo construir guiones a gran velocidad que sean atractivos y fáciles de digerir, me tomo el primer tinto y ya son las 9:30, sigo escribiendo porque no puedo parar... el segundo tinto, casi son las 12:00 y yo solo espero que sea la 1:00 para salir a comer... el tercer tinto, son las 3:00 a veces mi único escape de este estado neutro son las conversaciones con mis amigos que deben ser cortas, el cuarto tinto, ya casi puedo salir, siento que mi día transcurre esperando que todo pase muy rápido: la música, los afectos, el transporte, la comida, las emociones.

¿Cómo amar en la distancia?

Quizás la parte más linda del día es la noche, llego a mi casa a las 7:30 y por fin puedo dejar de ir rápido, Motas (mi mascota) me espera en la puerta, corre hacia mis brazos y menea su cola en señal de amor, al abrir la puerta, él entra disparado y corre por la casa para avisarle a mi familia que ya llegue, me quedo un rato hablando con mi mamá, sobre su día y las cosas que le importan o le afectan, me despido sin ganas de irme, pero las dos tenemos que hacer muchas cosas. 

El panorama no es tan crítico, me siento amada todo el día y todos los días, pero es en la noche cuando puedo darme cuenta que alguien me acompaña a la distancia, que me hace ir más lento, que armoniza conmigo, que cura y cuida. ¿Cómo se puede extrañar tanto a alguien? Para mí la nueva normalidad se parece mucho a la vieja. Tengo la impresión de que el cambio más notorio es un nuevo artefacto, el tapabocas, pero todo se siente como antes, solo que un poco más cruel y duro, nos alejamos más de los otros, estamos más asustados y cansados...  son las 12:00 cierro los ojos y.…De nuevo son las tres de la mañana de un día cualquiera. 

-.
0
401
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
En tiempo de pandemia, ¿dónde están los ladrones?

En tiempo de pandemia, ¿dónde están los ladrones?

Presos de las antiguas Farc en La Picota y contagiados de COVID-19

Presos de las antiguas Farc en La Picota y contagiados de COVID-19

Nota Ciudadana
Vivir para contar lo que fue el COVID-19

Vivir para contar lo que fue el COVID-19

9.486 nuevos contagios y 311 fallecidos más por COVID-19 en Colombia

9.486 nuevos contagios y 311 fallecidos más por COVID-19 en Colombia