La niñez requiere urgente la protección de la ciudadanía

"¡Debemos actuar unidos ya! ¡La PAZ empieza por cuidar la vida y garantizar derechos de las niñas y niños, AHORA!"

Por: Fundación PLAN
febrero 28, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La niñez requiere urgente la protección de la ciudadanía
Foto: Internet

Como organización social que trabaja por la garantía de los derechos de la niñez en Colombia hace 55 años, nos sentimos profundamente preocupados y consternados por el aumento de los casos de violencias hacía las niñas y niños de nuestro país, que cada vez más, salen a la luz a través de los medios de comunicación. La aterradora cifra que revela un aumento de 49,25% en las denuncias por violencia sexual contra las niñas y niños en Bogotá nos lleva a preguntarnos, no sólo como Fundación PLAN, sino como corresponsables de los derechos de la niñez, cómo podemos cambiar ese panorama.

El pasado 22 de febrero, El Colombiano tituló una noticia Pareja habría asesinado a su hija porque no fue niño.  La mataron Por Ser Niña y al día siguiente El Tiempo publicó otro artículo que pregunta si ¿Hay una epidemia de violencia sexual contra los niños en Bogotá? Si bien el título no está completo porque hace invisible a las niñas, principales víctimas de las violencias y abusos sexuales descritos en el texto y en la realidad de las cifras, sí acierta en utilizar la palabra epidemia al referirse a esta situación.

Según los reportes entregados por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) ante el Consejo Distrital para la Atención Integral de Víctimas de Violencia Intrafamiliar y Explotación Sexual, en el 2016 se presentaron 2.297 denuncias por violencia sexual contra niñas y niñas, frente a 1.539 en el 2015. Y el 73% de todos esos presuntos delitos sexuales en Colombia en el 2016 fueron en niñas, y es aún más alarmante que la imputación de cargos es tan sólo del 2 por ciento, es decir que de 117.000 casos de violencia familiar, menos de 2.340 llegan a juicio.

La enumeración de cifras que revelan los casos de violencias y abusos sexuales hacía la niñez de nuestro país ocupa páginas y páginas, pero no se nos puede olvidar que detrás de esos fríos números se encuentran las historias reales, y dolorosas de cada una de esas niñas, cada uno de esos niños y sus familias. Estos casos, que se han vuelto cotidianos tienen que producir más que un rechazo puntual, una indignación transitoria o una conmoción pasajera como en el caso de Yuliana Samboní.

Enfrentar estas realidades y esas cifras no es fácil pero debemos actuar ahora: como organización trabajando de manera ardua para que las violencias contra la niñez no nos ganen la batalla, haciendo incidencia para que se cumplan las leyes, para agilizar los trámites, para dar a conocer las rutas de atención, para educar a los servidores y operadores que tratan esos casos, para implementar más proyectos que generen mejor prevención en las familias; y como ciudadanos, denunciando los casos de maltratos y entendiendo que la niñez se vive solo una vez y es un imperativo cuidarla.

El Estado colombiano, principal garante de los derechos de la niñez debe implementar los mecanismos necesarios para garantizar el bienestar y protección de todas las niñas y niños, en todos los espacios tanto privados como públicos y debe poner en marcha medidas efectivas que permitan reducir drásticamente esas cifras, cumplir las leyes y mejorar la protección.

Mujeres y hombres de este país debemos reflexionar acerca de las causas estructurales de estas violencias y comprometernos con la construcción de redes y prácticas que propendan por el cuidado de la vida, la libertad y la dignidad de la niñez. La protección de nuestras niñas y niños es una responsabilidad de todos.

Si adaptamos la frase de Dostoievski al caso de la niñez, y si el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus niñas y niños, entonces en un país dónde los casos de abusos aumentan en vez de disminuir y dónde unos padres supuestamente matan a su propia hija, Por SER NIÑA, entonces en Colombia estamos mal, muy mal.

¡Debemos actuar unidos ya! ¡La PAZ empieza por cuidar la vida y garantizar derechos de las niñas y niños, AHORA!

 

*Fundación PLAN es una organización de la sociedad civil colombiana, sin ánimo de lucro, miembro de Plan International. Trabaja desde hace 55 años en Colombia en la promoción de los derechos de la niñez, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de niñas y niños que viven en situación de extrema vulnerabilidad.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
728

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Carrasquilla con ganas de darle otro zarpazo a Ecopetrol

Carrasquilla con ganas de darle otro zarpazo a Ecopetrol

La minería: del daño a la oportunidad

La minería: del daño a la oportunidad

Nota Ciudadana
¿Seremos como Venezuela?

¿Seremos como Venezuela?

Nota Ciudadana
El estado y la tierra del olvido

El estado y la tierra del olvido