La muerte que siempre ha querido derrotar el director de la OMS

Tedros Ghebreyesus vio como un simple sarpullido se llevó a su hermanito de tres años y desde entonces se propuso salvar vidas, como intenta hacerlo frente al COVID-19

Por:
abril 13, 2020
La muerte que siempre ha querido derrotar el director de la OMS

Tedros Adhanom Ghebreyesus conoció la muerte el día que vio morir a su hermano de tres años. Lo que parecía un simple sarpullido terminó por arrancarle la vida, y cambió drásticamente la suya. Nunca se supo si se trató de malaria o sarampión pero la impotencia que sintió entonces le permitió entender que los niños como su hermano se morían no por lo fulminante que puede resultar una enfermedad grave sino por el azar de nacer en un país pobre como Etiopía, mientras otros contaban con la suerte de nacer protegidos por sistemas de salud sólidos.

Desde entonces encaminó su vida con un único objetivo: encontrar el bienestar de las personas, salvar vidas. Ingresó a los 18 años a la Universidad de Asmara para estudiar biología y poco después de gradurase en 1986 logró conseguir trabajo en el Ministerio de Salud del gobierno militar de corte comunista que derrocó en 1974 a Haile Selassie I, el último emperador etiope.

Estaba en plena carrera como funcionario público, cuando su camino se vio interrumpido en 1991 por la caída del presidente Mengistu Haile Mariam, quien salió huyendo hacia el exilio, a manos del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etiope, una guerrilla encabezada por Meles Zenawui, quien terminaría siendo primer ministro. En medio de la incertidumbre y la agitación política y militar, Tredos Adhanom Ghebreyesus terminó  en Inglaterra e hizo una maestría en inmunología de enfermedades infecciosas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Continuó estudiando y alcanzó su doctorado. En el año 2000 concluyó una investigación —tal vez impulsada por la muerte de su hermano— sobre los efectos de las represas en la transmisión de Malaria en el norte de Etiopía, lo que le valió el reconocimiento internacional: Tredos, con apenas 35 años se convertía en un joven investigador avalado por la Universidad de Nottingham.

Pero sus preocupaciones seguían igual de vigentes. Después de obtener su doctorado regresó a Etiopía y fue nombrado director de la Oficina de Salud de la región de Tigray. Desde entonces comenzaría su meteórico ascenso en el gobierno de su país. En 2003 fue nombrado viceministro de Salud y en 2005 asumió la jefatura de esa cartera por decisión del primer ministro Meles Zenawi.

Tredos fue ministro de Salud hasta el 2012 y luego saltó a la Cancillería de Etiopía, cargo en el que estuvo hasta 2016. Ser canciller le abrió muchas amistades y buenas relaciones políticas a nivel internacional. Aunque Tredos todavía podía seguir ascendiendo en el gobierno de su país, su mirada estaba puesta en la ONU.

A finales de 2016 comenzó una campaña para convertirse en el nuevo director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en reemplazo de la china Margaret Chan Fung Fu-chun, quien ocupó el cargo durante diez años. Pero Tredos no tenía un camino fácil, y a pesar de contar con buenos respaldos al interior de Etiopía y en el exterior como los de la Unión Africana o el de Andrew Mitchell, exsecretario de Desarrollo Internacional del Reino Unido, fueron miles los opositores. La campaña de ataques estaba centrada en el hecho de haber defendido a ultranza un gobierno autoritario como el de su país, capaz de reprimir protestas socailes como en el 2016 en la presidencia de Mulatu Teshome, que terminó ocasionando 400 muertos. Incluso la organización Human Rights Watch publicó un informe de 61 páginas en 2016 titulado: Medidas brutales: asesinatos y arrestos en respuesta a las protestas contra el pueblo oromo en Etiopía.

Pero nada de eso valió ante la comunidad internacional y el 1 de julio de 2017 Tredos Adhanom Ghebreyesus asumió la dirección de la OMS por cinco años con las banderas de un sistema de salud público para la humanidad, cambio climático y servicios esenciales. Y se estrenó enfrentando el rebrote del Ébola en África, concentrándose principalmente en la República Democrática del Congo. Durante los últimos meses de 2017 y los primeros de 2018, Tredos se dedicó de lleno a enfrentar esa epidemia.

Sin embargo, nunca pensó que le tocaría una de la dimensión del COVID-19, la primera epidemia de la globalización y ser él el llamado a declararla pandemia como lo hizo el pasado 11 de marzo, cuando ya eran 118.000 los casos en 114 países y 4291 los fallecidos por el virus. Se propuso siempre desde lo profundo del África enfrentar la muerte cuando asechara, pero nunca pensó que fueran tantas al tiempo, multiplicándose por todos los puntos del planeta. Estaba preparado pero, tal vez, no para una pandemia tan aterradora como el coronavirus.

-.
0
1400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
No más violencia contra la mujer

No más violencia contra la mujer

América Latina en el plan de los chinos  

América Latina en el plan de los chinos  

Nota Ciudadana
Los atrasos de los que son víctimas los pacientes con esquizofrenia

Los atrasos de los que son víctimas los pacientes con esquizofrenia

El coronavirus, la epidemia china que tiene en alerta al mundo

El coronavirus, la epidemia china que tiene en alerta al mundo