La maldición de tener hijos

La vida es muy cortica para traer pequeños monstruos al mundo. Los hijos solo traen desilusión y amargura. ¡Feliz día a los estériles!

Por:
junio 19, 2016
La maldición de tener hijos

Hay muchos lugares por conocer, muchos libros por leer, muchas botellas para desocupar como para cometer el error de traer un hijo al mundo. Al borde de los cuarenta puedo mirarme al espejo y decir con orgullo que de todos los pecados que he cometido no tengo el peor de todos: el de haber dado vida. No creo que tenga la capacidad ni la paciencia para ser un buen papá. Muchos de mis amigos, vagos impertérritos, mariguanos inacabables, empezaron a aburrirse, a preocuparse por todas esas estupideces que repiten las abuelas que se juran sabias solo porque están viejas: “Quién va a cuidar nuestra ancianidad, quién estará ahí para protegernos”. La única manera para ser un viejo agradable es llegar a esa edad con algo de platica sino seremos un estorbo, sobre todo para nuestros hijos. ¿Y cómo vamos a tener plata si todo nos lo gastamos en un cerdo desagradecido que lo único que hizo fue explotarnos? Ellos y sus esposas serán los primeros en cerrarnos la puerta en la cara, en mandarnos para un ancianato. Ahí entenderás que todas esas madrugadas en las que le cambiaste el pañal a ese pequeño monstruo, todos esos millones que se gastaron en su educación, todos los desvelos y sacrificios fueron en vano.

En este alegato no quiero tocar el tema pues de que el mundo está sobrepoblado y que los seres humanos son asquerosos. Ya todo esto lo ha dicho el maestro Fernando Vallejo y sería una ridiculez de parte mía pretender agregar algo más. No, éste desahogo surge de la rabia que me da que mis amigos del colegio me inviten a fiestas en donde uno llega con la botella de tequila, con aditivos, con ganas de rumbear 48 horas porque hace rato no nos vemos y se lleve la sorpresa de que cada uno de ellos lleva a su respectivo becerrito sólo porque no encontraron con quien dejarlos. Entonces los Rolling Stones le dan paso a la música del Chapulín Colorado y la marihuana hay que fumarla lejos porque ante todo está la salud de los niños. Amigo que vaya teniendo hijos es amigo que voy tachando de Facebook. Porque además asumen esa pose fastidiosa de papá, como si al haber tenido un chino se volvieran mejores que uno. Y hablan de la alegría que les da verlos llorar como poseídos en la mañana y empiezan a mostrarse como padre progresistas. Sé que es un texto desordenado, no puedo pensar, la rabia me atraviesa el pecho, pero no hay nada peor que un padre progresista.

En una de esas fiestas a las que fui por incauto, un niño de  cinco años agarró un paquete de Saltinas, lo pisoteó hasta volverlo polvo y luego, aprovechando un descuido mío, me lo echó en la cabeza. Creí que el papá iba a hacer lo correcto: buscar un cable y lacerar al niño hasta dejarlo inconsciente. Me equivoqué, era un puto padre progresista. En vez de eso tomó al monstriito de la mano y empezó a razonar con él tal y como la terapeuta de turno le había enseñado: “Eso no es amable, todos los seres humanos somos iguales, corres el riesgo de ser odioso” bla, bla, bla. El niño, por supuesto, no entendió razones y siguió jodiendo. Para satisfacción mía el mocoso, arrastrado por su hiperactividad, terminó escalabrándose unos minutos después.

Así hoy pongan en el Facebook el asado que les están haciendo sus espositas, la despertada tierna de los hijitos en la cama, los regalos que le dieron y todo eso; ¡no los envidio!, al contrario, les tengo pesar. Los hijos no vienen con un pan debajo del brazo sino con la ruina, la angustia, el dolor y la desilusión. Las probabilidades de que un niño vaya a servir para algo cuando sea grande son cada vez menores, sobre todo en un país como este en donde los profesores solo salen a protestar para que les suban un poquito mas el sueldo . Yo hoy me quedo en la cama viendo los goles del Tino por Youtube, liando algunos porros, jugando Winning Eleven hasta que me sangren los dedos. No hay nada más cómodo que ser un hijo eterno. Les dejo su asadito, su bebeta de domingo, su angustia de que mañana sea lunes y hay que pagarle al pequeño demonio el transporte, la mensualidad del colegio que asciende a 3 millones, las clases de piano, las de guitarra, las de tenis. Son tan idiotas estos papás que ni siquiera se dan cuenta de que el niño no tiene talento, que por más que le paguen a un profesor para que les enseñe música el niño no sabe hilvanar dos notas. Yo creo que pagan toda esa plata es para mantenerlos lejos de ellos porque en el fondo los detestan y no pasa un día en que no se arrepientan de haber sido padres.

Solo los papitos saben la maldición que conlleva traer un hijo al mundo.

-Publicidad-
0
94487
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El superhéroe de mi casa

El superhéroe de mi casa

Nota Ciudadana
Jossimar Calvo celebró el día del padre con su mamá

Jossimar Calvo celebró el día del padre con su mamá