La "gente de bien" es la que está acabando el país

Están presentes en la alimentación escolar, la salud privada, los fondos privados de pensiones, la contratación pública de alto nivel... y en ninguna las cosas funcionan bien

Por: Mario Serrato Valdés
junio 18, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La
Foto: Pixabay

La "gente de bien" del gobierno suscribió los contratos de la colapsada vía el llano con la "gente de bien" de Coviandes. Esa misma "gente de bien" tiene probadas responsabilidades en Reficar, Odebrecht, los cargos por confiabilidad y los torcidos monumentales y aún oscuros de la venta de Ecopetrol, Isagen y la salud pública.

Además, un sector de la élite que conforma la "gente de bien" autorizó operaciones en la pista aérea de la hacienda Nápoles de Pablo Escobar y se sabe de sus vínculos con el "paramilitarismo de bien", al que recientemente le asignaron millonadas del presupuesto nacional para que se comporte como "gente de bien" con el patrimonio público.

A esa misma "gente de bien" se le ha visto dominar el sistema financiero más expoliador del continente americano y gozar de privilegios tributarios inverosímiles. Tambien se conoce mucha "gente de bien", amigos de expresidentes senadores y presidentes en ejercicio, casados con exreinas de belleza, que mueren a balazos en vendettas de traquetos perseguidos por sus "socios de bien" hasta otros países para ejecutarlos.

Eso sí, la "gente de bien" no se queja por el asesinato sistemático de líderes sociales pero grita indignada cuando uno de los suyos es condenado y huye por destinar el dinero de todos a las fincas de la "gente de bien" sin importar que los hijos de la gente que no es de bien mueran de hambre y sed en La Guajira y el Chocó.

De hecho, algunos miembros de "la gente de bien", desde fastuosos y extravagantes púlpitos religiosos en los que se autodenominan profetas, enseñan que Cristo sentía tanto amor por la paz como una AK-47 ociosa o una Walter PPK 9 milímetros ansiosa por ser disparada. Y otros, mucho más reconocidos en ámbitos religiosos formales, manosean muchachitos por docenas detrás de los atrios de sus iglesias monumentales.

Pero ahí no para todo. Tenemos "gente de bien" en la alimentación escolar, en las basuras de Bogotá, en la salud privada, en los fondos privados de pensiones, en la contratación pública de alto nivel y en ninguna de ellas las cosas funcionan bien. Incluso los tenemos en los ministerios, desde los cuales encubren crímenes con el estilo chaparrito, gordito y etílico de "gente de bien", mediante actos administrativos y declaraciones que promueven y estimulan el exterminio de aquellos que a pesar de dejar las armas, perturban la tranquilidad, la armonía y la "pulcritud" ideológica de la "gente de bien".

Como pueden ver, los colombianos tenemos una muy ejemplar, considerada, pulcra y honesta "gente de bien". Una pregunta: ¿usted quiere ser "gente de bien"?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
11066

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
'Gente de bien'

'Gente de bien'

'Soy muy inteligente, no me gusta el cine colombiano'

'Soy muy inteligente, no me gusta el cine colombiano'