Lök: La empresa que decidió apostarle al cacao y no a la coca

Carolina Angulo y Alberto Henao se la jugaron hace 5 años por más de 1.300 familias. En el camino encontraron un aliado que les ayuda a potenciar su negocio y volverlo sostenible
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

El fin de la guerra en Colombia es una oportunidad que empresarios nacionales llevaban muchos años esperando. El conflicto limitaba las posibilidades de aprovechar la riqueza agrícola del país. Sin embargo, ahora es posible llegar a zonas donde hasta hace algunas décadas era un peligro. Lök Foods, empresa dedicada principalmente al cultivo y comercio de cacao, es un ejemplo de esto.

Todo empezó de la mano de Carolina Angulo y Alberto Henao, ambos administradores de empresas, quienes se conocían desde mucho antes de conformar Lök Foods. Siempre coincidían en ferias internacionales. Él promocionando café y ella cacao. La idea necesitó dos años de conversaciones, análisis y maduración antes de materializarse. Ambos estaban de acuerdo en que querían darle al mercado un producto con valor agregado, por eso sería un chocolate de altísima calidad. Así fue como en 2013 nació Lök Foods, compañía con cuatro líneas de negocio; chocolate, café, aceiteite de coco y miel. Aunque el chocolate es el producto estrella de Lök, también venden un café de origen proveniente de una finca en Chinchiná (Caldas), uno de los pocos aceites de coco cien por ciento colombiano y su negocio de apicultura en el bajo Cauca Antioqueño productos todos desarrollados de la mano de la cadena de supermercados más importante del país.

Más de 1.300 familias en Arauca hoy tienen una alternativa de subsistencia en el cultivo del cacao, que en tan solo cinco años de funcionamiento ha logrado consolidarse como una marca de calidad a través de las tiendas Carulla en todo el país, que es su principal aliado y comprador. Esta relación, que va más allá de comprar a precios justos el producto, le ha permitido a Lök fortalecer sus procesos como pequeña empresa gracias al acompañamiento en el fortalecimiento de sus procesos y permitiendo el desarrollo de sus categorías de productos a través de la innovación. Desde la siembra del cacao, la capacitación de los empleados, hasta la llegada del chocolate a los supermercados, Lök y los cacaocultores han visto en esta relación una oportunidad para construir país por medio de la legalidad y la sostenibilidad. Tanto es así que la cadena de supermercados decidió abrir un “Centro de experiencia de chocolate” en donde las personas pueden ver cómo se preparan trufas, barras, y demás productos en vivo y también es posible personalizar su chocolate eligiendo los sabores e ingredientes preferidos. Todo esto gracias a un proceso sostenible y responsable en cada parte de la cadena.

La Fundación El Alcaraván también ha sido clave en el proceso de crecimiento de Lök Foods. Hay un programa conjunto entre ambas organizaciones para que campesinos en Arauca vean en el cultivo de cacao una alternativa de trabajo. Esos mismos campesinos que hoy le apuestan a un producto sostenible por encima de los cultivos ilícitos. La fundación se encarga de brindar acompañamiento en el proceso de capacitación. Además de esto tiene la única planta de procesamiento de cacao en Arauca, la misma donde se hace el chocolate exclusivo para almacenes Carulla. Actualmente Lök exporta el 30% de su producción a países como México, Chile, Italia, Francia, Japón y Estados Unidos.

Para Alberto Henao, Colombia tiene un potencial cacaotero que le permitiría consolidarse internacionalmente de la misma forma en que lo ha hecho como país cafetero. Él, que tenía amplia experiencia en el mundo del café, dio el salto hacia el cacao porque está seguro de que el posconflicto permitirá abrir camino para desarrollar una industria que todavía está por florecer en el país. Cuando se asoció con Carolina Angulo, ella –que es master chocolatier de la Universidad de Ghent en Bélgica- le explicó que Colombia tiene los mejores cacaos del mundo, denominado cacao fino de aroma. Solamente el 8% de la producción mundial pertenece a esta variedad, y de ese porcentaje Colombia aporta el 26%.

0
familias beneficiadas
0 %
cacao colombiano

Otra razón para apoyar esta empresa y comprar colombiano es que el 20% del cacao utilizado por Lök proviene de Tumaco. El 80% restante, de Arauca, departamento que en décadas pasadas estuvo fuertemente afectado por el conflicto. Sin embargo, la idea es expandirse a más regiones del país. Hay posibilidades de hacerlo en la zona marginal baja cafetera, en Quindío, Risaralda y Caldas, así como en Meta y en el Magdalena Medio. Alberto Henao considera que los cultivos de cacao pueden sustituir antiguos cultivos de coca “Cualquier persona que tenga una alternativa rentable y legal, va a preferirla por encima de la ilegalidad. Queremos que los campesinos vean en el cacao un cultivo de paz”. Empresas como estas contribuyen a la construcción de país a través de relaciones de beneficio para todos.

Compártelo:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

El cruce de caminos que permite cada día sembrar país