Opinión

A la Corte, ni amarrado

Cada vez que la justicia le hace un guiño, a Uribe se le sale toda la furia que lleva dentro y arma el show del gran perseguido

Por:
agosto 05, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
A la Corte, ni amarrado
La justicia le dice “acérquese cuando bien pueda doctor Uribe que tenemos que hablar”. Foto: Leonel Cordero/Las2Orillas

Para alguien alejado de las furias uribistas, resulta incomprensible la actitud que asume el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe cada vez que la justicia le hace un guiño y le dice acérquese cuando bien pueda doctor Uribe que tenemos que hablar.

Se le sale primero toda esa furia que lleva adentro y con ruedas de prensa con los mejores abogados en la materia y su buen séquito de seguidores arma un show donde se vende perfectamente bien como el gran perseguido de una izquierda maloiente y una justicia politizada. Y sí, tiene razón, de los primeros hay muchos que lo persiguen como hienas. De los segundos, pocos.

Leo los tremendos, suicidas y terriblemente inquietos artículos de prensa publicados por Yohir Akerman en El Espectador y uno queda frío cuando habla con infinidad de detalles de las licencias de Uribe cuando era el jefe de la Aeronáutica Civil en la época de Escobar, preciso en la época de Pablo Escobar Gaviria y hay que ser muy tarado para no ver retratado ahí a un siniestro personaje beneficiado con los favores recibidos de parte del Patrón.

 

Quién en su trabajo hace que le abran un proceso disciplinario,
pasa una carta de renuncia, se incapacita por una semana
y vuelve de la incapacidad diciendo que ignoren su carta de renuncia

 

Álvaro Uribe hoy es un empleado del Congreso, que recibe una millonada de plata al mes, y ahora que alguien explique quién en su trabajo hace que le abran un proceso disciplinario, pasa una carta de renuncia, se incapacita por una semana y vuelve de la incapacidad diciendo que ignoren su carta de renuncia.

Yo no creo en la justicia colombiana. Como exabogado no creo en ella, y mil veces menos en la justicia impartida en contra de hombres públicos.

Y a pesar de ello, o tal vez con la esperanza de ver excepciones, sí creo que es demasiado importante, a la vez que determinante, que el señor Uribe se someta a ella, que agache la cabeza y diga sí, tenemos que hablar.

 

Y hablando de…

Y hablando de Uribe, pues que uno queda con ganas de seguir hablando de Uribe…

 

 

 

 

-Publicidad-
0
2970
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Por suerte casi los mato

Por suerte casi los mato

Celos de hombre (II)

Celos de hombre (II)

Celos de hombre

Celos de hombre

Seis micros agradeciendo a los gringos

Seis micros agradeciendo a los gringos

Feliz 2019 con cinco gotitas

Feliz 2019 con cinco gotitas

¿Sabrá la ciencia la verdad?

¿Sabrá la ciencia la verdad?

Solo dio para tres, como un mal polvo

Solo dio para tres, como un mal polvo

El primero no va contra nadie

El primero no va contra nadie