Expedición Avina -

La cacería de huevos de tortuga en el Caquetá

El hombre Arcesio carga con gasolina el motor de su lanchita en buscar de tortugas en Caquetá

Por:
mayo 15, 2015
La cacería de huevos de tortuga en el Caquetá
Luis Arcesio Alvino – Fotografía: Camilo Rozo

El hombre Arcesio carga con gasolina el motor de su lanchita. Atraviesa la laguna y sale, armado solamente de una linterna, hasta las aguas del río Orteguaza en medio de la oscuridad. Durante toda la noche, durante horas en las que nadie se atreve a circular por el río, se detiene en algunas de sus playas para atrapar huevos de tortugas charapas, una especie en peligro en la región. Va despacio en su lancha alumbrando las playas a ver si ve las huellas de las mamás tortugas que salen a poner. En la época de ovación de estas tortugas muy temprano en las mañanas las playas se infestan de cazadores. Antes eran sólo los indígenas, ahora es mucha más gente. Meten los huevos en costales con los que hacen tortas, dulces, los asan, se los comen cocinados. Son considerados un manjar por prácticamente la totalidad de la gente.

Don Arcecio recolecta en una salida 100, 150 huevos. Lleva en su lancha unas ollas con arena en las que cuidadosamente ubica los huevos a 25 centímetros de profundidad, tratando de imitar el ambiente en el que estaban. El método para transportarlos vivos hasta su finca, dice, lo aprendió viendo cómo es que las incuban las mamás.

Llega temprano, al amanecer, desayuna rápido y empieza con el traslado de los huevos. Los saca de las ollas y revisa qué tan bien le fue en la fase de transporte. Dice que menos de un 1% se malogra en el viaje. Con mucho cuidado los entierra en una incubadora de arena que él mismo diseñó para imitar en poco espacio el ambiente natural de los huevos y mantenerlos seguros de depredadores.

“Me atrevo a decir que en ocho años de experiencia haciendo esto, un 90-95% de los huevos que incubo son positivos. Se demoran 65 días empollándose (SIC)”.

Cuando las tortugas nacen Arcesio hace sus cuentas para ver qué tan exitoso fue el proceso de incubación y luego las pasa a unos pequeños estanques que él mismo construyó. Por dos años estará alimentándolas con lo mismo que comen en su vida salvaje, pasándolas del estaque a la arena y viceversa todos los días, organizándolas por tamaños, observándolas, llevando sus cuentas para ver cuántas crecen.

Dos años después de haber recogido los huevos, libera a las crías en la laguna carca de la cual vive. Nadie le da un sólo centavo por hacer esto. Nadie le pidió que lo hiciera. Nadie le enseñó cómo hacerlo. Quizá esto es para Arcesio una forma de saldar una vieja deuda.

- Empecé a venir a esta región hace 40 años. Venía los veranos a cazar tortugas. Eso en ese tiempo era un comercio grandísimo. Nos íbamos por allá a las playas en Araracuara y cada cazador, cada negociante, cogía sus 70, 80 mil tortugas jóvenes. Los patrones las pagaban muy bien. Un dineral en ese tiempo.

-¿Qué hacían con ellas?

-Las echaban para Barranquilla y dicen, dicen porque a mí no me costa, que las vendían en el extranjero. En una ocasión yo venía con unas 35 mil bichitas y me cogió el ejército, me tuvieron preso 8 días y me soltaron. Y ya decidí quedarme por aquí,  y ya llevo 30 años dedicado a la agricultura. Prácticamente aquí moriré.

-¿Y por qué hace 9 años decidió ponerse a criar y liberar tortugas?

-Pues yo creo que a raíz de esa época fue que me vino la inquietud. Imagínese, antes en el verano cuando iba de cacería veía las playas lo que se dice ricas en tortuga. Hoy en una noche muy buena consigo 150 huevos.  Ya prácticamente está extinguido el animalito. Y los huevos son un plato muy apetecido por aquí. En época de ovación las gente los coge para el consumo. Un día por ahí me encontré 3 camadas de huevos. No sé cómo pero habían sobrevivido y estaban prácticamente cuajaditos.  Ya no se podían comer, se les veía el animalito adentro. Y se me dio por traerlos… Los incubé. De los 60 ó 64 huevitos prácticamente nacieron todos. Y los vi y ahí seguí haciéndolo.

-¿Cuántas tortugas libera? y ¿cada cuánto?

-Al comienzo las liberaba prontico, apenas nacían. Ya después fui entendiendo que tenía que demorarlas, ir demorándolas porque tan bebés en la época de creciente se pierden o los animales silvestres se los comen muy fácil. Entonces construí los estanques y libero camadas de 2 años de edad en el mes de septiembre, cuando ya han pasado todas las crecientes. Este año tenía 650 en los estanques pero ya no tengo más espacio. Y las más pequeñas se me morían aplastadas por las grandes. No tengo mucha más capacidad y necesitan más espacio. (Hace sus cuentas) Estoy liberando unas 200 cada mes de septiembre.

Luis Arcesio cuida de las tortugas y del medio ambiente.

Luis Arcesio Alvino.
Laguna de Potreros, Solano Caquetá.

-Publicidad-
0
1492
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Mi estrategia es conversar con la comunidad

Mi estrategia es conversar con la comunidad

Nota Ciudadana
Paro Camionero: otro azote al pueblo del Caquetá

Paro Camionero: otro azote al pueblo del Caquetá

Nota Ciudadana
Cae banda de trata de blancas en la triple frontera de Amazonas

Cae banda de trata de blancas en la triple frontera de Amazonas

Nota Ciudadana
Pareja utiliza a menor de edad en Florencia para robar

Pareja utiliza a menor de edad en Florencia para robar