El gobernador de Boyacá y el ingeniero que falsifica títulos

El tal 'ingeniero' Yorlen Emilio Camargo Cuesto no existe porque no es ingeniero, le falta el título. Tampoco es tecnólogo, sino más bien bachiller técnico industrial

Por: Mauricio Arturo Molina Montenegro
mayo 24, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El gobernador de Boyacá y el ingeniero que falsifica títulos
Foto: Colombia.com

Pocas personas saben que cerca a la ciudad de Tunja existe uno de los hoteles más costosos de Colombia. No es precisamente en Villa de Leyva ni en Paipa donde se ubica este lugar escondido, de hecho es mucho más cerca de la capital boyacense de lo que algunos imaginan, está ubicado a tan solo 15 minutos en carro de la casa del Gobernador de Boyacá, digo de la casa que tiene la Gobernación para ser usada como residencia por el mandatario de turno. El nombre del hotel es majestuoso: Hotel Castillo del Viento, la semana pasada algo sucedió por allá con una camioneta, una reina y una incapacidad; la verdad no le paré muchas bolas porque ni tengo para pagar ese tipo de hoteles ni tengo camioneta, la única reina que tengo es mi mamita y no estuve incapacitado.

La última vez que supe del Gobernador de Boyacá en un hotel, fue aquella vez que nos encontramos Carlos Amaya y mi persona en calidad de huéspedes en el hotel Sochagota de Paipa en noviembre de 2015. Yo llevaba en el hotel un par de días y el nuevo Gobernador recién electo llegó a descansar dos días. Conversamos en la piscina cerca de 20 minutos, me contó que esa madrugada había fallecido su amigo y “parcero” John Pérez, también hablamos acerca del apoyo que yo no le di a su candidatura. Le manifesté que unirse con Gilberto Rondón (candidato a la alcaldía de Tunja) me pareció terrible y que no estuve de acuerdo en esa alianza política; que yo veía en él una opción de cambio, que me alegraba por su elección y le deseé muchos éxitos. Mis comentarios no fueron escuchados, hoy la esposa de Rondón es la directora de la casa de Boyacá en Bogotá.

Hablar de las alianzas y estrategias que en política se hacen para llegar a ocupar cargos de poder no sería nada nuevo, excepto cuando se presentan en una persona que dice representar un cambio para la comunidad. Recuerdo muy bien las palabras que decía Carlos Amaya cuando recorría el departamento de Boyacá haciendo campaña en bicicleta con su “tour de las ideas”: La solución a nuestros problemas no está en los políticos sino está en la gente. Lamentablemente de políticos se llenó la Gobernación de Boyacá, de políticos y de falsos ingenieros.

El día 9 de mayo de 2017 (hace 2 semanas) le escribí electrónicamente a varias dependencias de la Gobernación de Boyacá un derecho de petición. Respetuosamente les solicité explicación de la razón por la cual no había sido publicado en el SECOP los documentos de adjudicación de las licitaciones públicas LP-GB-011-2016 y LP-GB-012-2016. El motivo para solicitar la información era que a mis oídos había llegado la información de que esas licitaciones estaban amañadas, amarradas, que ya tenían nombre antes de ser subidas, que ya se sabía quién se las iría a ganar. Yo dudo mucho de esas afirmaciones y dudo mucho que existan personas corruptas en la Gobernación de Boyacá, todos allí son unos funcionarios correctos, todos menos uno (por ahora), un falso ingeniero que se coló en Gobernación, hace de las suyas, califica propuestas, evalúa licitaciones y hasta firma documentos oficiales con el falso título de Ingeniero.

El Director de Obras Públicas del departamento de Boyacá, Ing. Alexey Rojas Chaparro, expidió una certificación con fecha 27 de diciembre de 2017. Voy a suponer que no es que el director no lea lo que firma, sino que fue un error que no vio, es que firmar algo con una fecha para la que aún faltan 7 meses le puede pasar a cualquiera (ver nota 1). La certificación era a solicitud del interesado como estudiante de Ingeniería Geológica y en ella se manifestaba que realizó unos proyectos en la Gobernación dentro las actividades propuestas como pasantía. El documento oficial era una hoja con el logotipo de la Gobernación en la parte superior derecha, pero llamó mi atención que en la parte inferior está en blanco; es decir, no cuenta con la información normal: dirección, teléfono, correo y hasta el logo de la certificación de Bureau Veritas que normalmente tienen los documentos oficiales. Hasta allí nada ilegal (por lo menos no comprobable de mi parte).

El contrato del “supuesto” ingeniero Yorlen Emilio Camargo Cuesto fue hecho a su medida, se requería un perfil con 6 meses de experiencia o su equivalencia de terminación académica de ingeniería geológica. Hasta aquí meras coincidencias. ¡Qué suerte tiene una persona que terminando materias de un ciclo profesional ya cuenta con un cargo en la Gobernación con unos honorarios de 2´400.000 mensuales!

En realidad lo que me tiene molesto es que se pase por la faja la normatividad y la ley colombiana, y no solo él sino sus jefes quienes lo recomendaron, esas mismas personas que revisaron su hoja de vida y adaptaron un perfil profesional para un tipo que miente descaradamente y que viola la ley. Me fastidia tanto ver un “CERTIFICADO DE IDONEIDAD”(ver nota 2) de este individuo que luego aparece en documentos oficiales de la Gobernación firmando con un título que no posee.

El tal “ingeniero” Yorlen Emilio Camargo Cuesto no existe porque no es ingeniero, en Colombia se tiene un dicho popular: ¡solo le falta el título para ejercer! pues es precisamente eso lo que le falta: el título. No sé cómo llamar al señor Yorlen Camargo: no se puede decir que sea estudiante porque no lo es, se encuentra matriculado en la UPTC de Sogamoso porque hace parte del reglamento, y tampoco ingeniero porque no aparece como graduado en Ingeniería Geológica de esa misma institución. En una consulta de la página de antecedentes del Consejo Profesional de Ingeniería COPNIA se evidencia que el señor no tiene el título y por tanto no solo no puede ejercer como ingeniero sino que tampoco puede firmar documentos oficiales o privados con ese título, Ley 842 de 2003.

Y aquí es donde se genera el tufillo barato; el contrato que tenía el señor Yorlen Camargo era como tecnólogo de acuerdo al Contrato de Prestación de Servicios N° 000805 de 2017, dentro de las consideraciones, la segunda es muy interesante: “…Que la necesidad que se pretende satisfacer es la de contar con un (1) tecnólogo para garantizar el apoyo al desarrollo de actividades y labores concernientes a la formulación, evaluación y revisión proyectos de infraestructura Vial en el departamento de Boyacá, que permita interactuar al Gobierno departamental en temas relacionados con programas y proyectos de impacto regional…”.(ver nota 3)

El señor Yorlen Camargo tampoco es tecnólogo, sino más bien bachiller técnico industrial, que no es lo mismo. ¿Pero dónde dice que el señor Yorlen Camargo Cuesto es ingeniero? Pues resulta que el derecho de petición que solicite hace 2 semanas no me lo respondieron. En cambio subieron los documentos a la página del SECOP, y mientras buscaba los rastros de corrupción que me informaron algunos colegas contratistas, me encontré con esta perla: el señor Yorlen Camargo fue quien firmó unas evaluaciones de propuestas técnicas de esas licitaciones y las firmo así:

Evaluó Propuesta Técnica

Ing. YORLEN EMILIO CAMARGO

Apoyo Dirección Técnica

Secretaría de Infraestructura Pública

(ver nota 4)

Es evidente que uno debe gobernar con los amigos, con las personas que lo apoyaron, pero también se tiene un deber ético de procurar que las personas contratadas sean realmente profesionales y que cuenten con los requisitos mínimos para poder desempeñar funciones de tanta responsabilidad. Mi interés es que no sucedan estas cosas frente a sus narices, porque aún considero que se puede hacer un cambio en la política tradicional y quien más sino él que ha tenido una brillante carrera pública.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
36697

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Cuánta plata se está moviendo por los ataques sistemáticos al gobernador de Boyacá?

¿Cuánta plata se está moviendo por los ataques sistemáticos al gobernador de Boyacá?

Nota Ciudadana
Izada de Bandera en la Gobernación de Boyacá

Izada de Bandera en la Gobernación de Boyacá

Nota Ciudadana
Corrupción 3, Colombia 0

Corrupción 3, Colombia 0

Nota Ciudadana
La “ordenanza Amaya” o la revolución de las pequeñas causas en Boyacá

La “ordenanza Amaya” o la revolución de las pequeñas causas en Boyacá