Eusebio Unzúe, el español que convirtió a Nairo en un monstruo del ciclismo mundial

El duro del Movistar lo descubrió a los 18 años cuando rompía todos los records en los entrenamientos. Fue el primero en darse cuenta que era un extraterrestre

Por:
mayo 20, 2017
Eusebio Unzúe, el español que convirtió a Nairo en un monstruo del ciclismo mundial

La primera vez que Eusebio Unzúe escuchó  hablar de Nairo fue en el 2008. Su paisano Vicente Belda  le dijo que ese muchacho se iba a ganar el Tour de L’Avenir, que habían visto las pruebas y los vatios que desarrollaba eran los de un súper campeón: Siete vatios kilo por pedalada era una barbaridad, un número que ni súper campeones como Santiago Botero podían desarrollar. Nairo tenía 18 años cuando viajó por primera vez a Europa. Iba con su equipo de esa época, Boyacá es para vivirla, a correr una Vuelta a Cataluña. Logró lo impensado, ganarse la montaña con un equipo casi aficionado ante corredores como Carlos Sastre, Igor Antón y el kazajo Alexander Vinokúrov quedaron asombrados ante la facilidad con la que el pequeño boyacense subía las cuestas más agrestes. Pero Unzúe decidió ficharlo cuando lo vio volar hacia la cima del Urkiola, uno de los montes más temibles de España. Fue al hotel a hablar con el muchacho y la simpatía fue inmediata. Además tenían mucho en común.

Unzúe, como Quintana, tenía que utilizar su bicicleta cuando tenía 10 años para ir a su colegio en Pamplona a España: seis kilómetros de ida y seis de venida todos los días. Su ídolo, como el de tantos niños a principios de los setenta era Eddy Merckx. A los 15 años comenzó a correr profesionalmente pero su ímpetu le duró sólo dos años.  Ganó dos carreras pero, aconsejado por su técnico José Legarra, decidió colgar la bicicleta y lo ayudara con la estrategia. Tenía veinte años y ya se le veía el talante que solo pueden tener los maestros.  No se arrepintió de dejar de montar bicicleta. Nunca entendió  como un ser humano podía llegar a ese umbral de sufrimiento que le exigía el deporte más exigente del mundo.

Creo un equipo, el Abarca Sports. Con un presupuesto mínimo empezaron a descubrir talentos como Pedro “Perico” Delgado u Oscar Pereiro. Consiguieron patrocinio con la marca Reynolds y se fueron al Tour de Francia en una época en donde los equipos españoles se deshilachaban antes de la primera semana. En 1988 logra lo imposible: conseguir el primero de los ocho tours que ganó como entrenador. Cinco consecutivos con Miguel Induraín y uno más con Óscar Pereiro. Con Nairo está convencido que podrá lograr su novena camiseta amarilla.

Lo contrataron a principios del 2012, después de que consiguiera el Tour de L’ Avenir. Tenía 22 años y la idea era que madurara al lado del multi campeón Alejandro Valverde y del joven prospecto boyacense Mauricio Soler. El joven Nairo tuvo que ver como su paisano casi perdía la vida al estrellarse contra un automóvil en la Vuelta a Suiza. Sobrevivió pero se tuvo que retirar del deporte a los 27 años.

La ambición de Nairo Quintana no le dio tiempo para aclimatarse. Tenía apenas seis días con su nuevo equipo cuando ganó su primera etapa, en la Vuelta a Murcia y la competición. Unzúe simplemente no lo podía creer. No había contratado a un gregario sino un líder. En su primera gran vuelta, la de España del 2012, Nairo ayudó a su líder, Alejandro Valverde, a obtener el subcampeonato.

A Unzue le decían que tenía que llevar a la joya colombiano poco a poco. Que no podía ponerlo en grandes vueltas porque corría el riesgo de quemarlo. Unzúe confió en su pálpito y lo alistó para su primer gran reto como profesional: El Tour de Francia del 2013. Nairo venía de ganar la Vuelta al País Vasco y la idea era que fuera el angel protector de Alejandro Valverde. En la primera etapa de montaña el gregario de lujo estalló el lote donde venían los favoritos Froome, Purito Rodriguez y Alberto Contador. En la segunda semana, en una etapa llana que se antojaba tranquila, Valverde sufre un accidente, su rueda trasera explotó. El viento no lo dejó llegar al lote principal en donde como un león el pequeño boyacense se sostenía. Valverde perdió nueve minutos y las opciones de disputarle la carrera a Chris Froome. Nairo quedaba como el líder del Movistar y no decepcionó. En el Mount Ventoux atacó de lejos. El único que le pudo soportar el ritmo fue Froome. Al final el británico le ganó la etapa pero empezaba uno de los duelos más interesantes del ciclismo contemporáneo. Nairo logró lo impensado: salir segundo en un Tour, ganar la montaña y ser el mejor joven a los 23 años.

A partir de allí y bajo la tutela de Unzúe Nairo no ha parado de crecer. Ganó a los 24 años su primera gran Vuelta, el Giro, dos años después conseguiría la de España. Ahora lucha palmo a palmo con el holandés Tom Dumoulin. El sueño de Unzue es ver a su pupilo ganar el Tour y el Giro en un mismo año, algo que sólo lo ha conseguido un Dios del ciclismo, Marco Pantani. Unzúe está convencido que Nairo es un monstruo que puede igualar la hazaña del italiano.

-.
0
16640
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
Nairo Quintana:

Nairo Quintana: "Todos los días me duelen las piernas... no espero flores pero tampoco piedras"

Nota Ciudadana
La competencia entre Nairo Quintana y Peñalosa

La competencia entre Nairo Quintana y Peñalosa

Padre de Nairo Quintana, hospitalizado por COVID

Padre de Nairo Quintana, hospitalizado por COVID

Nota Ciudadana
¿Qué está haciendo mal Nairo Quintana?

¿Qué está haciendo mal Nairo Quintana?