Enseñando en tiempos de "corrupción"

Enseñando en tiempos de "corrupción"

"Aún hay tiempo, solo se necesita reconocer como ciudadano qué puedo hacer para eliminar la corrupción como antivalor recurrente"

Por: Ethan Eastwood
septiembre 30, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Enseñando en tiempos de

Soy empresario, padre, profesor universitario e instructor. Todo por vocación, alegría, sentido social y, por la satisfacción de ayudar a otros en los diferentes procesos de creación y apropiación del conocimiento.

Durante los últimos 10 años he ejercido este oficio con dedicación y motivación personal, alternando con emprendimientos en los cuales he involucrado a algunos de mis más brillantes estudiantes.

Dentro del argot educativo existen algunos espacios en los cuales profesores y estudiantes comparten y socializan sus ideas sobre la realidad nacional y, no ha habido un motivo más repetitivo que hablar sobre la corrupción, sus protagonistas, alcances y dimensiones.

Por consiguiente, ya es común entre colombianos y extranjeros residentes el tema de los carteles: que el del papel, el del cemento, el de las contrataciones públicas, el de la cebolla, el de la droga, el del pañal, en fin; pareciera que cualquier estructura comercial puede ser permeada por sujetos con intenciones de asociación criminal.

Y es precisamente hablando de crimen y castigo —no me refiero particularmente a la novela de Fiódor Dostoievski, sino por el contrario al cartel de la Toga o el de los Procesos en las Altas Cortes— que últimamente veo en algunos de mis estudiantes un sinsabor, una sensación de haber escogido mal su futuro profesional; es decir, algunos me manifiestan que dadas las connotaciones de los beneficios de casa por cárcel al ser delator de sus asociados delincuentes y no precisamente de las consecuencias de perder todos sus activos financieros, el buen nombre y la honra al ser sancionado por el Estado; al no haber escogido como opción profesional Derecho o Ingeniería Civil.

Y es que al analizar los mayores escándalos en corrupción de este bello país, aparecen constantemente las variables Abogado, economista, ingeniero civil y empresario contratista. ¡Qué cosa más lamentable!

Pareciera que las diferentes críticas sobre la forma en que se aplican las teorías del neoliberalismo y de modernización del Estado de la mano de empresas privadas, no tuviera un efecto en la conciencia de dignatarios, electores y empresarios.

Así mismo, hay una sensación de que la única RSE de una compañía es financiar campañas políticas para asegurar los contratos estatales en grandes obras; mediante pliegos y condiciones finamente tratados y elaborados por acuciosos abogados, con presupuestos direccionados tributariamente por brillantes economistas y, ejecutados violando todas las dimensiones de la gerencia de proyectos, por laboriosos ingenieros civiles y arquitectos especialistas en "alargamiento de obras y nunca finalización de las mismas".

Por eso el día de hoy, hago una llamado firme y elocuente a todas las facultades de Derecho, Economía e Ingeniería Civil del país, para hacer un análisis delicado y constructivo sobre la forma en la cual la ética es fortalecida en sus diferentes facultades. No es sencillamente enfatizar en la asignatura, en sus contenidos o en su carga académica. Es ir más allá al sensibilizar dentro de toda la formación profesional los alcances de la corrupción y sus dramáticas consecuencias para el desarrollo de este país.

Seguiré fomentando desde todas las dimensiones del saber, las principios de la ética, la moral, la lógica y la razón en el ejercicio constitucional de la ciudadanía y en el civil de la profesionalidad; a pesar de que los dueños y gestores de los "carteles" solo esperan la nueva generación de profesionales para tentarlos con dádivas y comisiones, creando la nueva legión de actores de la corrupción; mientras en absoluta coordinación, el gobierno nacional ignora el potencial de la investigación y la innovación y el rol de los maestros en la sociedad.

Aún hay tiempo, solo se necesita reconocer como ciudadano qué puedo hacer para eliminar la corrupción como antivalor recurrente. Ánimo.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
31 años después de la Ley 70: ¿cuál es el balance de las políticas públicas para comunidades afro?

31 años después de la Ley 70: ¿cuál es el balance de las políticas públicas para comunidades afro?

Nota Ciudadana
Confianza empresarial repunta levemente al cierre del primer semestre del 2024

Confianza empresarial repunta levemente al cierre del primer semestre del 2024

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--