El salario mínimo del millón de pesos: ¿dónde está la bolita?

El incremento del salario mínimo por encima de un millón de pesos es equivalente a 250 dólares, muy por debajo de los 425 del vecino país de Ecuador

Por: FERNANDO PUERTO
diciembre 20, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El salario mínimo del millón de pesos: ¿dónde está la bolita?
Foto: Pixabay

"Ni muy lejos que no lo alumbre ni muy cerca que lo queme", se dice sobre el uso las velas para pedir milagros a los santos.
También nos gusta escuchar música en nuestros oídos. Y es lo que ha pasado con el anuncio reciente del incremento del salario mínimo por encima de un millón de pesos en Colombia, equivalente a 250 dólares y muy por debajo de los 425 en el vecino país de Ecuador.

El incremento del salario mínimo es nominal -no real-. Los salarios son relativos. El incremento del 10.07 % para el 2022 que hace justicia a los trabajadores y que debía ser por encima de la inflación del 5.50 % estimada para el cierre del 2021, tendrá unos efectos muy negativos para el salario real de los 10.2 millones de trabajadores que ganan un salario mínimo o menos de los 20,1 millones que representan la fuerza laboral en el país en 2020 según datos del Dane. La buena noticia es una paradoja y eso queremos oír porque nos puede molestar en estos momentos de euforia.

Las centrales obreras proponían la ilusoria y mágica cifra de un millón de pesos equivalente a un 10.7 % como techo de partida para sentarse en la mesa de concertación con los gremios empresariales para determinar el salario mínimo. A puerta cerrada estaban dispuestos a tranzar en un 7.5 % que frente a la propuesta de los de un incremento equivalente a la inflación más una migajas los trabajadores conservaran el poder adquisitivo igual al de 2021 y sin mejoras reales en los ingresos de los trabajadores. Esto hubiera significado un triunfo para las centrales obreras.

Dónde está la bolita, pregunta el garitero de esquina experto en el engaño y la triquiñuela?. Cuando el garitero tomó la iniciativa y dejo pasmados antes de acomodar las sillas a sindicalistas y empresarios con el anuncio de un salario mínimo de un millón de pesos todos los trabajadores y quiénes son solidarios con ellos se alegraron.

Y ustedes preguntarán ¿y dónde está la trampa? Por el efecto inflacionario al que puede contribuir un exceso en la subida del salario mínimo. Un incremento casi del 100 % superior a la inflación, tendrá efectos sobre los precios en el 2022 de muchos bienes y servicios que de forma automática tendrán una subida de precios igual al 10.7 %.

Los sectores de ingresos medios bajos y medios medios sufrirán con mayor rigor sus efectos. Para no mencionar las consecuencias en la formalidad laboral que desde hace años es muy dramática y que el país no ha logrado cambios significativos a pesar de los esfuerzos a través de estímulos impulsados por varios gobiernos. Lo anterior nos indica que es un problema estructural de la economía asociado a formulas convenciones desgastadas en la búsqueda de las soluciones. A mayores costos laborales mayor informalidad parece ser una tendencia de la economía colombiana.

La economía no funciona con los deseos y las pasiones. Si fuese así no habría crisis y viviríamos en un jardín de rosas. Lo ideal hubiera sido un incremento del 7.75 % con medidas de control monetario y decisiones para cambiar la matriz económica predominante basada en el sector minero energético que ha demostrado que es importante pero no suficiente para un crecimiento sostenido, sostenible y de mayor equidad.

Utilizando un modelo simple como es la curva de Philips a largo plazo, es posible tomar decisiones de incremento controlado de la inflación para disminuir la tasa de desempleo. Pero en un escenario de crecimiento del PIB, reprimirización, bajo valor agregado, una de las más altas devaluaciones de los países occidentales y desempleo superior al 12% en los dos últimos años, el futuro de la economía colombiana es muy pesimista.

Una inflación alta es equivalente a un impuesto predatorio y afecta a los más pobres y a quienes viven de un salario
El incruento del salario mínimo por encima de un millón de pesos es una decisión populista y cargada de veneno por parte del gobierno actual. ¿Se imaginan ustedes el escenario económico y laboral que tendrá que enfrentar el gobierno elegido en el año 2022 para enfrentar los efectos de esta decisión en un contexto inflación y desempleos altos para el 2023 siguientes años?
Una recomendación: mesura en sus gastos decembrinos y a comenzar ahorrar para enfrentar la crisis económica de los próximos años.

-.
0
2100
Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus