Cortázar recuerda su gran amor

La maga es personaje en sus libros

Por: Rafael Eduardo Calvo Escolar
agosto 26, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Cortázar recuerda su gran amor
cortazario.blogspot.com

Son las ocho y veinticinco de la mañana del dos de febrero de 1984. Hace diez minutos que Cortázar rueda al lado de Aurora, su mejor amiga, por las calles del X distrito de París. Dos grados centígrados es el tiempo que se marca avizorando el tiempo que se acaba…al pasar frente de la casa de Verlaine, se acuerda de sus años juveniles cuando emocionado leía a los poetas simbolistas. El escritor tirita, y a través del vidrio opacado, observa que nieva nuevamente en la ciudad, y aunque está muy abrigado, intuye que el hielo de su cuerpo es el frío de su muerte.

Le quedan pocos días, él lo sabe, y ahora, al pasar por el teatro Antoine, se antoja recordar las tardes de cine con su verdadero amor, la maga Edith Aron. Visualiza a la joven delgada de sonrisa fresca de sus años pasados, vestida con sus medias negras y zapatos colorados, entrando con él, muy juntos, a películas de moda que hablaban de las coincidencias y las fuerzas intuitivas del surrealismo del momento. Entonces, con frustración desanimada piensa arrepentido la tarde que la vio por última vez y la dejó escapar en su encuentro casual hace años en la estación del tren Picadilly. Esta vez extrañamente, no la asocia con Rayuela, su obra consentida

Se baja con dificultad del automóvil en las puertas del hospital Saint Lazare con el rostro pálido y abatido agarrado del brazo de su primera esposa y amiga que lo mira con ojos de pavor. Ella no sabe que su angustia reflejada no le hace nada bueno al escritor, que la observa de reojo. Cortázar Camina derrotado sabiendo que la vida se le agota, siente miedo y pesimismo ante el diagnostico inexacto de su pérdida de defensas y sus múltiples infecciones que le hablarían nuevamente los incrédulos galenos.

De camino al baño con el estomago estragado, antes de escuchar que tiene que quedarse hasta el fin de sus días en el frío hospital parisino, vuelve y piensa en sus momentos amorosos, a sabiendas que lo único inmune que le queda es, esta vez sí, los recuerdos vívidos de su maga en los días de Rayuela.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
3992

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Tragedia en París: las razones de la sin razón

Tragedia en París: las razones de la sin razón

Antonio José Ardila con las maletas empacadas 

Antonio José Ardila con las maletas empacadas 

Nota Ciudadana
Instantes de felicidad en el Bataclán antes de la tragedia

Instantes de felicidad en el Bataclán antes de la tragedia

El video que explica de forma clara la crisis en Siria

El video que explica de forma clara la crisis en Siria