El mundial de la vergüenza

"Los actos de machismo, humillación y xenofobia le han dado a este evento un tinte demasiado gris como para tratar de ser olvidado"

Por: Deivy Alexánder Marimón Gómez
junio 25, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El mundial de la vergüenza

Si algo ha caracterizado este mundial es la sorprendente participación de los equipos no favoritos a llevarse la copa, en contraposición a las selecciones más fuertes tanto a nivel deportivo como económico. Nos ha sorprendido este evento con partidos como el de Portugal - España, que nos robó el aliento a más de uno; la inesperada victoria de México ante Alemania o la derrota de Argentina ante el seleccionado de Croacia. Sí, este mundial no ha sido el mejor para los equipos sudamericanos, pero es precisamente esto lo que hace bello un deporte como el fútbol, las sorpresas que trae, donde los pronósticos no tienen un acierto al cien por cien y la pelota es la única que dicta las reglas.

Lejos de lo anteriormente mencionado, en las gradas y en las calles se vive una historia muy diferente, pequeñas narraciones que producen pena ajena, vergüenza y hasta rabia. Los actos de machismo, humillación y xenofobia le han dado a este evento un tinte demasiado gris como para tratar de ser olvidado. Aquí en Colombia, donde no solo estamos pendientes de todas las noticias de nuestra selección sino también de los hinchas que fueron al país europeo, nos llegan muestras de actos tan penosos por parte de estos aficionados que nos cuesta admitir que somos sus compatriotas; como la de los hinchas que se burlan de las mujeres japonesas (quienes en su inocencia no tienen la menor idea por lo que pasan), o aquellos otros que, sobrepasando las autoridades rusas, ingresaron bebidas alcohólicas a las instalaciones deportivas, rematando la faena con pequeños videos en los que admiten dichas acciones con orgullo.

Ahora bien, podríamos decir con un poco de entusiasmo que los colombianos no somos los únicos que se han puesto en la tarea de denigrar o burlar, porque otros hinchas de múltiples países han hecho actos similares, como el argentino que se burló de una mujer japonesa; o varios hombres, también del país austral, que agarran a patadas a un ciudadano croata después de la victoria de su equipo ante la albiceleste. La burla y el acoso también llega incluso a los periodistas y muchos de ellos se han visto metidos en esto, entre los que se cuentan varias reporteras que se han visto acosadas por los hinchas.

Como mencioné, podríamos sentirnos bien por no ser (los colombianos) los únicos mal representados en Rusia, pero no es así, porque como humanos debemos de sentirnos avergonzados por la falta de respeto que unos realizan contra otros. ¿Es quizás el Mundial de Rusia, un espacio para que se exponga el odio y la xenofobia? No podemos, eso sí, justificar tales actos como producto del "calor" del Mundial o el efecto de los tragos, porque lo que ahí aquí es un problema de fondo, un problema de falta de educación para unos, de delirios de superioridad para otros y principalmente de miedo y odio hacia el foráneo, aquel que es ajeno a nuestras costumbres, lengua y tradiciones.

-.
0
1338
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¡Vergüenza mundial!

¡Vergüenza mundial!